¿A qué edad se puede comer paté?

¿A qué edad se puede comer paté?
comparte

Muchos padres y madres se preguntan a qué edad sus hijos pueden comenzar a comer ciertos alimentos o cuando su cuerpo está preparado para consumir todo tipos de alimentos. La introducción de los sólidos es una de las mayores preocupaciones de los progenitores, ¿pueden comer de todo desde ese momento?

A partir de los 12 meses de vida y hasta los 36 es una etapa de grandes avances y cambios para ellos. Ya son capaces de caminar, de entender muchas palabras, de decir “mamá” o “papá”, de abrir cajones y sacar cosas, etc. Pero lo cierto es que su alimentación también sufre grandes cambios porque a partir del primer año de vida su dieta evoluciona.

 

Cuando cumplen el año se les debe ir introduciendo progresivamente alimentos más gruesos para que vayan acostumbrándose a la comida troceada. Esto dependerá del ritmo que tenga cada niño para aprender a masticar.

 

Los nuevos alimentos que se les puede ofrecer hay que dárselos poco a poco, además la leche seguirá siendo un alimento básico en su dieta. Al cumplir los 13 meses ya pueden comer una gran variedad de legumbres como los garbanzos, las habas, las lentejas, los guisantes, las carnes rojas y de cerdo también pueden añadirse a su alimentación, los huevos enteros. A partir de los 18 meses ya pueden disfrutar del pescado azul, quesos semicurados, chocolate, judías blancas o coles de Bruselas, entre otras muchas cosas. Y a partir ya de los 3 años se añadirían la última clase de alimentos que no habían probado aún entre los que están los quesos curados, los frutos secos, los calamares o los patés.

¿A partir de qué edad se puede dormir al bebé con un peluche?

¿A partir de qué edad se puede dormir al bebé con un peluche?

Las mantitas de sueño, los peluches o los doudou (dúdú), son un recurso que se utiliza frecuentemente en los niños para ayudarles a dormir, por eso también se les puede llamar “mantitas o trapitos de apego”, “mantitas de seguridad” o “juguetes de apego”, entre otras variedades. El bebé siente seguridad cuando tiene esta mantita porque le recuerda a casa, a lo seguro, a sus padres, a su vida feliz y a que le cuidan y le protegen.

 

¿Cómo se prepara el paté?

 

El paté se prepara con vísceras de animales, generalmente de pollo y cerdo y su consumo frecuente no está recomendado por el alto contenido calórico, de sodio y de colesterol. Además, también está compuesto por harina, leche y otros condimentos. Aunque siempre se confunde, el paté y el foie gras no son lo mismo, ya que este último está hecho solo de hígado de pato, oca o ganso.

 

Esta pasta tiene un alto valor energético y nutritivo ya que unos 100 gramos de paté de hígado tienen 300 calorías aproximadamente debido a la alta concentración grasas y proteínas. También es una fuente de vitaminas A, D y E. Aun así, no se recomienda un consumo excesivo ya que puede ser perjudicial y, por eso mismo, no es adecuado para los niños antes de los tres años. Además, también es importante prevenir la obesidad en los niños pequeños, por ello es fundamental que tanto los padres como las madres sigan unos sencillos consejos para mejorar la alimentación de sus hijos:

 

1- Retrasar la ingesta de dulces, chucherías y refrescos.

2- Cocinar sus comidas con pocas grasas.

3- Ofrecerle mucha fruta, verduras y legumbres.

4- Las carnes, lácteos y pescados son indispensables para su alimentación ya que le proporcionan muchos nutrientes y no calorías innecesarias.

5- Hacer ejercicio al aire libre diario, como andar o jugar en el parque.

 

¿Y si mi niño come poco?

 

En esta etapa de su crecimiento parece que los niños comen menos debido a que sienten una mayor curiosidad por el mundo que les rodea y no pueden estarse quietos. Para que los niños pequeños coman más y de mejor forma se pueden seguir algunas recomendaciones como estas:

 

1- Dale varias comidas ligeras al día en lugar de tres muy abundantes

2- Ofrécele tentempiés ligeros y sanos para que los coma mientras está jugando

3- Enséñale a no comer deprisa ya que puede sentarle mal

4- Acostúmbrale a que mastique adecuadamente

5- Siéntale en la mesa junto a vosotros. Los comentarios que pueda escuchar sobre la importancia de una buena alimentación también le ayudarán a concienciarse

 

Recuerda que, es, durante la primera infancia cuando se adquieren unos estándares sanos de alimentación siendo la familia el punto más importante en esta parte de su desarrollo por lo que la dieta que se le ofrezca en casa va a ser también fundamental para que el niño adquiera unos adecuados patrones alimentarios.

A partir del primer año de vida la energía que les hace falta para desarrollarse y crecer ya no es tan elevada. A esta edad solamente necesita un 6% de las calorías que consume para seguir creciendo mientras que un recién nacido necesitaría el 40%. Aun así, al encontrarse en constante evolución su cuerpo exigirá una mayor cantidad de nutrientes en proporción a su peso que las personas adultas.

 

Finalmente, recordemos que introducir poco a poco alimentos en su dieta está bien, pero es necesario hacerlo en pequeñas cantidades, y dejando al menos una semana entre la introducción de un nuevo alimento u otra, ya que hay que analizar las reacciones alérgicas, por ejemplo, que pudiera tener en el niño. Todo ello por la necesidad de conocer su tolerancia a ciertos alimentos. Además, una vez que haya probado un nuevo alimento no se recomienda dárselo de manera habitual hasta que hayan pasado unos 7 o 10 días. Lo importante es que el niño crezca con una dieta equilibrada y rica en nutrientes que le ayuden a tener un desarrollo adecuado.

 


Fuentes:

Recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría sobre la alimentación complementaria https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/recomendaciones_aep_sobre_alimentacio_n_complementaria_nov2018_v3_final.pdf

 

Redacción: Andrea Rivero

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×