Tratamiento de la metaplasia epidermoide cervical

Tratamiento de la metaplasia epidermoide cervical
comparte

La metaplasia epidermoide es la transformación de un epitelio maduro en otro en la zona de la epidermis del cérvix. En ocasiones es benigna y no requiere tratamiento, pero también puede dar a células malignas que deriven en cáncer, en cuyo caso sí habría que tratarlo.

El epitelio es un tejido formado por una o varias capas de células que recubre la superficie de cualquier órgano, formando por lo tanto su revestimiento. La metaplasia, por su parte, es un proceso en el que un epitelio maduro se cambia por otro, con el que puede tener un parentesco próximo o no. Por lo tanto, si hablamos de una metaplasia epidermoide cervical o el cérvix, nos referimos al cambio de un epitelio por otro en la piel del cérvix o del cuello uterino.


La metaplasia muchas veces es un proceso normal que asegura la maduración y desarrollo de un organismo, como en el caso de los tejidos embrionarios que tienden naturalmente a diversificar, madurar y especializar sus células.


En ciertas ocasiones la metaplasia implica una regresión en la especialización o maduración de las células hacia formas más primitivas para más tarde madurar hacia otra clase de células. Y también puede presentarse como una respuesta adaptativa fisiológica frente al estrés celular y es reversible una vez cesa el estímulo agresor. En estos casos no se considera una lesión neoplásica o premaligna.


Sin embargo, hay veces que sí puede dar lugar a la generación de células displásicas con el consiguiente potencial de malignidad, dando lugar a cambios precanceroso.


Metaplasia benigna


La metaplasia es un proceso benigno y natural que tiene lugar en ciertos momentos de la vida de la mujer como la pubertad, el embarazo y el posparto. En estos periodos los cambios celulares no son peligrosos ni aumentan el riesgo de padecer cáncer de útero.


Siempre que el epitelio inmaduro se convierta en tejido maduro no hay ningún problema. Sin embargo, en algunos casos, el epitelio endocervical se queda inmaduro. Esto se considera anormal y puede llegar a desencadenar cambios celulares precancerosos (ASCUS). 


Esta evolución no es muy frecuente, pero ocurre en un pequeño porcentaje de los casos debido, generalmente, a una infección por el virus del papiloma humano (VPH). Este virus puede infectar las células metaplásicas escamosas inmaduras y transformarlas en células atípicas con anomalías nucleares y citoplasmáticas (células premalignas).


¿Cuáles son sus síntomas?


La metaplasia en el cérvix puede deberse a diferentes motivos: irritación de la zona, aumento de la acidez en el pH de la zona durante la pubertad, sustancias químicas, falta de estrógenos, déficit de vitamina A, pólipos o la toma de anticonceptivos orales.


Normalmente, no produce síntomas, simplemente se descubre en una revisión ginecológica al realizar una citología rutinaria.


¿Cómo se trata?


Normalmente no precisa tratamiento, solo revisiones médicas periódicas para comprobar si maligniza o no. Lo habitual es que al hacer el siguiente test de Papanicolau salgan los resultados normales.


Sin embargo, si la metaplasia forma parte de un proceso cancerígeno habrá que realizar una serie de exámenes (biopsia, resonancias) para ver dónde está el tumor y tratarlo en consecuencia. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×