Tratamiento de la cándida glabatra

Tratamiento de la cándida glabatra
comparte

Es una infección causada por un hongo denominado Torulopsis glabrata que, en personas inmunodeficientes, puede provocar vaginitis, micosis sistémica grave o candidemia.

La Torulopsis glabrata es un hongo o levadura haploide que se encuentra de manera habitual en el tracto urogenital y en el sistema circulatorio de cualquier persona. Normalmente no causa problemas ni infecciones pero, si se produce una proliferación excesiva de este microorganismo, especialmente en personas inmunodeprimidas, puede causar una infección conocida como cándida glabatra dando lugar a vaginitis, micosis sistémica grave o candidemia ya que, al igual que la cándida albicans, afecta a aquellas partes más húmedas y calientes del cuerpo humano.


Las personas con más riesgo de padecer esta enfermedad son todas aquellas que tengan niveles bajo de linfocitos T, es decir, aquellas hospitalizadas durante mucho tiempo, enfermos con SIDA, trasplantados o con neoplasia.


No está claro si es una enfermedad de transmisión sexual o no, pero sí que se recomienda evitar las relaciones sexuales mientras se padece la infección ya que se puede contagiar a la pareja si no se usan métodos anticonceptivos de barrera.


Los síntomas principales de la infección por este tipo de cándida son:


- Secreción blanca abundante en la vagina.

- Comezón y ardor en la zona vaginal.

- Sensación de ardor al orinar.

- Fiebre.

- Meningitis.

- Escalofríos y temblores.

- Palpitaciones y dificultad para respirar si afecta a los pulmones o el torrente sanguíneo.

- Sangre en la orina.

- Dolores de cabeza frecuentes.

- Sudoración excesiva.


¿Cómo se trata?


El uso de antimicóticos es lo más común ya que se trata de un hongo. Estos, junto con los productos antifúngicos, ayudan a detener y paralizar el crecimiento de estas levaduras. El tratamiento puede ser oral, intravenoso o de aplicación tópica, dependiendo de los síntomas y problemas que haya causado.


Normalmente hace falta seguir el tratamiento entre 2 y 4 semanas apara asegurarse de que se acaba con la proliferación excesiva del hongo.


El problema es que es una infección complicada de tratar por las características genéticas de este hongo ya que presenta una fuerte resistencia a los fármacos azólicos y, además, muchas veces no se detecta en la primera etapa, cuando más sencillo es de curar.


Además de los medicamentos, es importante que sigas una serie de consejos para fortalecer tu sistema inmune y acabar con este hongo, como tomar alimentos con probióticos (yogur, kéfir), consumir ajo crudo, aceite de orégano, aceite de árbol del té o canela.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×