• Buscar
Publicidad

¿La duración del sueño influye en la fertilidad masculina?

¿La duración del sueño influye en la fertilidad masculina?

Actualmente son muchas las parejas que tienen problemas para concebir. La alimentación, el estrés o el sueño pueden influir en la fertilidad, como así lo demuestran algunos estudios como uno reciente que afirma que la duración del sueño puede ser un predictor de la fertilidad de una persona.

Publicidad

Índice

 

El sueño, un problema muy habitual


La falta de sueño es frecuente y está aumentando en Estados Unidos. El Instituto de Medicina ha estimado que entre 50 y 70 millones de adultos en los Estados Unidos tienen trastornos crónicos del sueño y la vigilia. El porcentaje de adultos estadounidenses que informaron de menos de 7 horas de sueño en promedio casi se duplicó entre 1985 y 2012, alcanzando aproximadamente el 33%.

Y los trastornos del sueño están directamente relacionados con ciertos problemas de salud como la obesidad, las enfermedades cardiovasculares y la mortalidad por todas las causas, mientras que los que duermen de 7 a 9 horas por noche presentan el menor riesgo de resultados adversos para la salud.

La mayoría de los estudios epidemiológicos se han centrado en los efectos sobre la salud de la duración del sueño, más que en la calidad del sueño, aunque algunas pruebas indican que la mala calidad del sueño se asocia con una mayor mortalidad.

Según la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño y la Sociedad de Investigación del Sueño entre los 18 y los 60 años se debe dormir entre 7 y 9 horas, mientras que dormir menos de 6 horas es insuficiente y trae consecuencias negativas para la salud.
 

¿Influye el sueño en la fertilidad masculina?


No está claro hasta qué punto la duración del sueño influye en la fecundidad masculina, pero los datos sugieren que el aumento de la privación del sueño durante las últimas décadas ha coincidido con la disminución del recuento de espermatozoides entre los hombres. Además, los estudios epidemiológicos han demostrado una asociación positiva entre la calidad del sueño y la testosterona, que es fundamental para el comportamiento sexual masculino y la reproducción. En los hombres, la mayor parte de la testosterona liberada diariamente ocurre durante el sueño. Algunos estudios han indicado que la duración más corta del sueño y la mala calidad del sueño se asocian con niveles reducidos de testosterona. Un estudio experimental informó una disminución del 10% al 15% en los niveles séricos de testosterona entre los hombres en edad universitaria expuestos a restricciones de sueño.

Con respecto a la calidad del semen, un estudio transversal de 953 hombres daneses informó que la alteración del sueño, medida por el Cuestionario de Sueño de Karolinska, se asoció con una menor concentración de espermatozoides, recuento total de espermatozoides y porcentaje de espermatozoides morfológicos normales. En un estudio longitudinal de 592 hombres japoneses en edad universitaria, se observó un patrón en forma de U invertida entre la duración del sueño y tanto el volumen de semen como el recuento total de espermatozoides.

Dada la tendencia reciente hacia la reducción de la duración total del sueño entre los estadounidenses, la importancia potencial del sueño para la producción de testosterona y la escasez de datos prospectivos sobre el sueño y la fertilidad, los investigadores decidieron hacer un nuevo estudio sobre la duración del sueño y la fecundabilidad, es decir, la probabilidad media de concepción en un ciclo menstrual teniendo relaciones sexuales sin protección.
 

Datos del estudio


En el cuestionario de línea masculino, se preguntó a los participantes: “En el último mes, en promedio, ¿cuántas horas durmió cada noche?”. Además, se preguntó a los participantes masculinos con qué frecuencia habían tenido “problemas para dormir por la noche” durante las últimas 2 semanas.

En cuanto a las mujeres del estudio, informaron la fecha de la última regla, la duración habitual del ciclo menstrual y el número de ciclos que habían intentado concebir. En cada cuestionario de seguimiento, informaron su fecha de última regla más reciente y si habían quedado embarazadas desde el cuestionario anterior.

De las 1.176 parejas estudiadas, 754 lograron el embarazo durante 4.821 ciclos menstruales observados de tiempo de intento. Al inicio, la duración media del sueño masculino fue de 7 horas. Treinta y cuatro por ciento de los hombres reportaron 6 horas o menos de sueño por noche en promedio durante el mes anterior. El treinta y cinco por ciento de los hombres informó que no tuvo problemas para dormir en las 2 semanas anteriores, mientras que el 16,1% informó tener dificultad para dormir más de la mitad del tiempo.

Se observó una relación en forma de U entre la duración total del sueño y el uso de multivitamínicos o suplementos de folato, bajo nivel educativo, bajos ingresos familiares, depresión, haber tenido un hijo anteriormente y antecedentes de infertilidad. La dificultad para dormir por la noche entre los hombres se asoció positivamente con baja educación, bajos ingresos familiares, consumo de cafeína y refrescos, tabaquismo actual, haber tenido un hijo anteriormente, antecedentes de infertilidad, depresión clínica, ansiedad, hipertensión. La duración del sueño femenino se correlacionó débilmente con la duración del sueño masculino.

La larga duración del sueño también se asoció con una reducción de la fecundabilidad, pero la asociación fue más débil e imprecisa.
 

¿Por qué el sueño influye en la fertilidad?


Las razones por las cuales dormir poco o tener un sueño de mala calidad pueden reducir la fecundidad masculina no están claras. La hipótesis de la testosterona está respaldada por varios estudios que muestran que los hombres con menor duración del sueño, mayor duración del sueño o mala calidad del sueño han reducido la calidad del semen y / o niveles de testosterona. Sin embargo, dado que se observó poca asociación entre el sueño y los niveles de testosterona en dos estudios que encontraron fuertes asociaciones con la calidad del semen, podrían estar en juego mecanismos adicionales. El sistema circadiano, que está regulado por el ciclo de luz / oscuridad solar, modula los ritmos diarios de alerta, la temperatura corporal central, la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la secreción de hormonas. La desalineación de los ritmos circadianos endógenos con el ciclo sueño-vigilia puede interrumpir la secreción de melatonina y cortisol, disminuir los niveles de leptina y aumentar los niveles de glucosa e insulina. La melatonina, a su vez, influye en la secreción de gonadotropinas y testosterona, mejora la maduración testicular y es un potente eliminador de radicales libres que previene el daño testicular.

En resumen, según este estudio, la corta duración del sueño en los hombres se asoció con una reducción de la fecundabilidad. Los resultados fueron más débiles y menos precisos para la duración del sueño prolongado, pero también sugieren una asociación con la reducción de la fecundabilidad.

Por lo tanto, la duración del sueño femenino y masculino pueden ser predictores independientes de la concepción, por lo que, si estás intentando tener un hijo, debes procurar dormir entre 7 y 9 horas.


Glosario

Hipersomnia

Definición:

La Hipersomnia Diurna consiste en un exceso de Sueño o somnolencia, y aparece por un déficit de Sueño nocturno. Generalmente se habla de Hipersomnia refiriéndose a la Hipersomnia Diurna, esto es, la que se padece durante las horas en las que se permanece despierto. Dicho esto, conviene también aclarar que al hablar de Hipersomnia nos referimos a una Hipersomnia duradera o crónica.

Síntomas:

Exceso de sueño crónico durante el día. Fatiga, cansancio, somnolencia.

Tratamiento:

Terapia del sueño.

Fuente:

Fuquan Shi, Chang Liu, Kun Liu, Lei Sun, Huan Yang, Jia Cao, Qing Chen,Female and male sleep duration in association with the probability of conception in two representative populations of reproductive age in US and China, Sleep Medicine, Volume 74, 2020, Pages 9-17, https://doi.org/10.1016/j.sleep.2020.05.026.

Fecha de actualización: 15-12-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×