×
  • Buscar
Publicidad

¿El wifi afecta a la fertilidad masculina?

¿El wifi afecta a la fertilidad masculina?

Existen muchas dudas acerca de si las nuevas tecnologías (especialmente internet y las redes electromagnéticas de wifi) pueden afectar o no a la fertilidad. Una revisión de diversos estudios afirma que la exposición a más de 2,45 GHz de radiofrecuencia sí es peligrosa para el sistema reproductor masculino.

Publicidad

Índice

¿Las radiofrecuencias del wifi afectan a la salud?

Desde hace varias décadas, todos hemos sido testigos de una rápida evolución en tecnología de la comunicación. Las redes inalámbricas se han convertido en la ruta preferida de comunicación y conectividad de Internet. Al mismo tiempo, la señal wifi opera en un rango de espectro sin licencia de 2.45 a 5 GHz que minimiza su costo. Por eso, el wifi es ampliamente usado y, aunque sin duda mejora la vida, su extenso uso ha llevado a la proliferación de radiofrecuencia, lo que ha levantado preocupación acerca de los posibles efectos del wifi en la salud humana.

No te puedes perder ...

Y tambien:

La Radiación electromagnética (RF-EMR) emitida por el wifi en espacios públicos implica exposición a todo el cuerpo, mientras que el teléfono móvil involucra exposición localizada a RF-EMR.

La RF-EMR se clasifica como radiación no ionizante y teóricamente es incapaz de inducir la ionización de átomos celulares y moléculas Por lo tanto, los supuestos efectos dañinos del wifi en el tejido biológico podría atribuirse al mecanismo térmico. Sin embargo, estudios recientes han ampliado esta hipótesis para abarcar aún más los efectos no térmicos. Se sospecha que este último efecto juega un papel principal en causar daño celular a través del estrés oxidativo.

La medición de la tasa de energía absorbida en presencia de un campo electromagnético sobre un volumen de tejido se representa como tasa de absorción específica (SAR) y se expresa comúnmente en vatios por kilogramo (W / kg). De acuerdo con la Comisión de Comunicaciones Federales (FCC), la exposición segura de todo el cuerpo a esta forma de energía nunca debe exceder 0.08 W / kg o 1.6 W / kg para cualquier tejido corporal. A pesar de esta recomendación, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado un límite SAR mucho más alto que es de 4 W / kg.

El transmisor Wi-Fi que emite SAR por debajo del umbral mencionado anteriormente se considera seguro para el uso público, pero los estudios han encontrado que los testículos son los más sensibles. Así, estos estudios muestran que esta radiofrecuencia puede afectar al conteo de esperma, viabilidad, motilidad, morfología y porcentaje de esperma con daño severo en el ADN cuando se expone a una frecuencia Wi-Fi de 2,45 GHz. Curiosamente, algunos estudios han informado que solo el conteo de espermatozoides y la motilidad se vieron afectados, mientras que en otros los parámetros espermáticos permanecieron normales. Por lo tanto, los efectos de Wi-Fi en el sistema reproductor masculino no se conocían con seguridad, de ahí la necesidad de hacer esta revisión sistemática.

¿Cómo se llevó a cabo la revisión de estudios?

Una búsqueda en la base de datos computarizada realizada a través de MEDLINE a través de Ovid y PUBMED con el siguiente conjunto de palabras clave: 'Wi-Fi o WiFi o fidelidad inalámbrica o enrutador Wi-Fi o enrutador WiFi o radiación electromagnética o radiofrecuencia' Y 'esperma o espermatozoides o espermatogénesis o semen o plasma seminal o testículos o testículos o testosterona o reproducción masculina” devolvió 526 artículos. 191 artículos fueron eliminados debido a duplicación Posteriormente, 315 artículos fueron excluidos después de revisar los títulos y resúmenes. Solo 17 estudios cumplieron con el criterio de inclusión preestablecido. Los registros adicionales identificados a través de Google Scholar y el artículo revisado revelaron además seis artículos elegibles. Se utilizaron un total de 23 artículos para la extracción de datos, incluidos 15 estudios en ratas, tres estudios en ratones y cinco estudios sobre salud humana.

El conteo de espermatozoides, la motilidad y la integridad del ADN fueron los parámetros más afectados cuando se expusieron a RF-EMR emitido por un transmisor Wi-Fi. Desafortunadamente, la viabilidad y la morfología de los espermatozoides no fueron concluyentes. Los análisis estructurales y / o fisiológicos de los testículos mostraron cambios degenerativos, niveles reducidos de testosterona, aumento de células apoptóticas y daño en el ADN. Estos efectos se debieron principalmente a la elevación de la temperatura testicular y la actividad del estrés oxidativo. En conclusión, la exposición a 2,45 GHz RF-EMR emitida por el transmisor Wi-Fi es peligrosa para el sistema reproductor masculino.

El efecto de la exposición en el microambiente de los testículos

El efecto negativo de la exposición a RF-EMR emitida por el transmisor wifi en los parámetros del esperma es un reflejo de espermatogénesis deteriorada que a su vez es el resultado de cambios negativos en la histomorfometría y la inflamación de los testículos y apoptosis de células testiculares.

La evaluación histopatológica en los testículos había demostrado varias características degenerativas, incluidas irregularidades en la forma y disminución del diámetro del túbulo seminífero (pequeños tubos que se hallan dentro de los testículos,​ los cuales se encargan de producir espermatozoides y la hormona testosterona masculina​), adelgazamiento de la capa de túnica albugínea con vasos sanguíneos dilatados y congestionados tanto en túnica albugínea como en espacio intersticial. También se vieron amplios espacios entre las celdas de Sertoli que causaron la desconexión de Sertoli y la interacción espermatogonia, lo cual conduce a la disminución de la densidad de espermatozoides en el túbulo seminífero y, por lo tanto, reduce el conteo de espermatozoides.

Todos los estudios demostraron también una disminución en el nivel de testosterona. Dado que la testosterona es una hormona muy importante para la espermatogénesis, así como para el mantenimiento de la función estructural y fisiológica de túbulos seminíferos, niveles disminuidos de esta hormona puede exagerar aún más la espermatogénesis.

Además, se vio que la actividad de la 3β-hidroxiesteroide deshidrogenasa (3β-HSD) también disminuyó. Como esta enzima esteroidogénica es responsable de activar esteroides, incluida la testosterona, el agotamiento de la actividad 3β-HSD puede amplificar aún más la disminución en el nivel de testosterona.

La suposición inicial de la vía patológica RF-EMR es que la radiación no ionizante emitida por el transmisor wifi solo causaría daños por efectos térmicos. Sin embargo, en base a los hallazgos de esta revisión, es evidente que el efecto no térmico también juega un papel vital en la creación de daño a los órganos reproductores masculinos.

Asimismo, el estrés oxidativo y nitrosativo en los órganos reproductores masculinos puede aumentar después de la exposición a RF-EMR emitida por los transmisores wifi.

Después de revisar todos los estudios seleccionados, parece claro que los transmisores wifi de 2,45 GHz afectan al sistema reproductor masculino, aunque hay que hacer más estudios que aclaren si el tipo de antena, la distancia entre la fuente de radiación y la persona o la duración de la exposición pueden afectar a estas conclusiones.


Fuente:

Adverse Effects of Wi-Fi Radiation on Male Reproductive System: A Systematic Review, Farah Hanan Fathihah Jaffar, Khairul Osman, Nur Hilwani Ismail, Kok-Yong Chin, Siti Fatimah Ibrahim. PMID: 31353326 DOI: 10.1620/tjem.248.169

Fecha de actualización: 18-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.