Características de los espermatozoides

Características de los espermatozoides
comparte

Los últimos estudios revelan que los espermatozoides tienen diversidad de formas dependiendo de la función a la que estén destinados. Esta variabilidad está determinada por una estrategia de supervivencia milenaria.

Los espermatozoides son los gametos masculinos, es decir, las células reproductoras de los hombres. Su formación o espermatogénesis se produce durante todo la vida sexual activa de los hombres que suele empezar aproximadamente a los 12 años.

 

La producción de estas células reproductoras está regulada por la hormona gonadotrofina que secreta la hipófisis. Los espermatozoides producidos que se almacenan en los testículos no nacen totalmente formados sino que van madurando mientras atraviesan diversos conductos hasta llegar al epidídimo, donde se almacenan para la eyaculación.

 

Función y características

 

La función de los espermatozoides es la de fusionarse con los gametos femeninos (óvulos) para la formación de un cigoto pero, al contrario de lo que se pueda pensar, su capacidad de fecundar está relacionada con la forma, tamaño y función que tengan los espermatozoides en sí.

 

Cada espermatozoide está compuesto por una cabeza donde se almacenan los cromosomas; un cuello para las mitocondrias, encargadas de suministrar la energía necesaria para la actividad de estas células; y una cola o flagelo cuya función es impulsar al espermatozoide para que se mueva hasta el óvulo.

Ser padre después de los 40

Ser padre después de los 40

Diversos motivos (biológicos, laborales, personales) pueden hacer que el padre lo sea después de los 40 años, a una edad que puede ser considerada tardía para tener un hijo. Para Juan Pedro Valencia, experto psicólogo en escuela de padres, las dificultades que pueden surgir por la brecha generacional abierta entre ambos se compensan con la tranquilidad, la mayor información, la paciencia y el cariño reposado que un padre mayor puede proporcionar a su hijo, facilitando ciertas ventajas en su educación.

 

Diversidad

 

Aunque esta morfología es la más común dentro de este grupo celular, la evolución ha originado que exista cierta diversidad entre los espermatozoides, así, algunos no tienen flagelo, otros tienen varios, a veces no aportan genoma, etc. Esta diversidad se debe, ni más ni menos, que a la competencia entre espermatozoides y la capacidad de selección vinculada al ambiente donde se produce la fecundación, es decir, a las distintas estrategias reproductivas que tienen que adoptar los gametos para conseguir su unión con el óvulo de la mujer.

 

La competencia espermática origina una heterogeneidad dentro de este grupo celular cuyo principal objetivo será aumentar su velocidad a la hora de desplazarse hacia el óvulo. Aunque hay varios factores que interfieren en la fertilidad, la capacidad de natación que éstos poseen es el rasgo más determinante a la hora de la fecundación.

 

El último estudio referente al tema, publicado por la clínica de fertilidad Ginemed de Sevilla, ha demostrado que dentro de esta diversidad, el semen (líquido por el que fluyen estas células) que sale impulsado en la primera fase de la eyaculación tiene mejores características con respecto a la cantidad, movilidad y ADN de sus espermatozoides.

 

Este trabajo de investigación ha concluido que la eyaculación en los hombres se produce en dos fases diferenciadas y con funciones distintas:

 

- La primera fase, donde los espermatozoides son más fértiles, está destinada exclusivamente a la fecundación del óvulo.

 

- La segunda fase, en cambio, tiene la función de eliminar a posibles espermatozoides de otro hombre. Es decir, esta segunda tanda contiene secreciones de las vesículas seminales que tienen un impacto negativo en la concepción. Así, si otro hombre intentara fecundar a una misma mujer, los espermatozoides de la segunda fase intentarían “eliminar” a los nuevos gametos eyaculados por un segundo varón. Se trata de una estrategia de supervivencia producto de miles de años de evolución.

 

La importancia de este estudio radica en el impacto que tendrá en la reproducción asistida pues si antes se realizaba la inseminación usando los dos tipos de semen mezclados de una misma eyaculación, ahora se podrá poner en marcha una nueva técnica por la que solo se usen los espermatozoides de la primera fase, mucho más proclives a la fecundación.

 

Foto: freedigitalphotos.net


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×