Cirugía íntima, ¿qué es y cuándo está indicada?

Cirugía íntima, ¿qué es y cuándo está indicada?
comparte

Las diferentes etapas de la vida se suceden de manera visible en el cuerpo de las mujeres. Nuestra anatomía cambia, envejece, y el estado natural de la piel se transforma, más aun tras pasar por varios partos. En caso de ser multípara, la zona íntima y genital sufre alteraciones que llegan a causar malestar físico y emocional, un problema que en la actualidad puede subsanarse recurriendo a la cirugía íntima.

La cirugía íntima consiste en un conjunto de operaciones de cosmetología vaginal en el área vulvar y de la vagina, en la zona íntima de la mujer. Se utilizan distintos métodos quirúrgicos dependiendo de la necesidad estética y funcional. Es una realidad, el aspecto de los genitales preocupa cada vez más y por eso la demanda de estos métodos de remozado han aumentado considerablemente en la última década.

 

Estados Unidos y Gran Bretaña se sitúan a la cabeza de los países que más tipo de intervenciones de este tipo están practicando, de hecho, empezaron a realizarse por primera vez a este lado del Atlántico. Las más sofisticadas técnicas llegan a Europa importadas desde aquí y son más de 300 mil mujeres al año las que se ponen frente al bisturí. La mayoría de ellas por problemas aparentemente acomplejantes, 7 de cada 10, frente al 30% que lo hacen por motivos puramente estéticos.

En el 70% de las personas que deciden dar el paso hay un factor psicológico de complejo importante, llegando a ser un condicionante serio para chicas jóvenes que no se atreven a verse desnudas ellas mismas. Actualmente todas las personas pueden diseñarse sus partes íntimas a su gusto ya sea por salud o por imagen.

Y es que, lucir una zona vulvar perfecta se está imponiendo dentro de los cánones de belleza. Te cuestionarás si estar dentro de estos cánones está alcance de todas, pues bien, la respuesta es que si. Para la población en general estas intervenciones tienen un costo más o menos asequible en comparación con otras operaciones de estética.

Casos más comunes:

- Corrección de la flacidez vaginal
- Reducción o aumento de labios mayores
- Reducción de labios menores
- Remoción de prepucio excesivo para descubrir el clítoris
- Reducción o aumento del monte púbico
- Corrección de convergencia o asimetría de labios mayores
- Reconstrucción del himen
- Tratar una cistopexia o fijación de la pared anterior de la vejiga a la pared abdominal por encima de la sínfisis pubiana.

Las mujeres, a través de distintas etapas de nuestra vida, notamos cambios progresivos en algunas zonas del cuerpo por la maternidad, el parto, la menopausia... los daños en la musculatura, en el soporte pélvico, las lesiones en los nervios, los desgarros, la utilización de fórceps o la mala circulación de la sangre en general pueden causar relajación en los órganos pélvicos, incontinencia urinaria, flacidez en la vagina y apariencia poco atractiva en los labios.

Hace 10 años la escusa era la salud; en estos casos, ya fuera por ignorancia o desinformación, el problema se alargaba en el tiempo evitando por todos los medios tener que contar  a un profesional qué es lo que ocurría. Con las cirugías de rejuvenecimiento vaginal se puede recuperar tanto el aspecto estético y funcional normal de la zona íntima como retomar la confianza en uno mismo y la vida sexual.

Diferentes tipos de cirugías:

1. Labioplastia: es utilizada para reducir o ampliar el tamaño de los labios mayores. En los casos de reducción del tejido colgante pueden emplearse dos métodos: una que es amputando los labios menores (poco recomendada) y otra quitando el colgajo inferior, cortándolo y reconstruyéndolo para darle unas dimensiones adecuadas y una forma normal. En ocasiones este sistema debe combinarse con una remoción del prepucio para dejar visible el clítoris, sobre todo si la paciente tiene disfunción sexual o es anorgásmica.

2. Vaginoplastia: consiste en retirar el tejido excedente de la pared vaginal afrontando los músculos del  piso pélvico posterior a todo el largo de la vagina. De esta forma, el tamaño de esta puede estrecharse o ensancharse para lograr una mayor satisfacción íntima.

 

3. Lipoplastia vulvar: se realiza cuando las mujeres tienen un monte de venus prominente. La intervención consiste en practicar una liposucción de la grasa que se acumula en esta zona.

 

4. Redefinición del punto G: consiste en rellenar con 1 centímetro de colágeno en dicho punto para exponerlo más a la fricción del pene. Es una intervención muy sencilla que cuesta alrededor de $6000.

 

5. Blanqueamiento vaginal: acuden a esta técnica las mujeres que tienen los genitales de color oscuro, casi negro, para blanquearlo. Sucede por el exceso de hierro o por el constante contacto con la sangre. Para aclararlo, los expertos recomiendan una dieta alimenticia especial o la aplicación de cremas para la mucosa vaginal o la piel de la vulva.

 

6. Himenoplastia: bien para reconstruir el himen o bien para subsanar problemas de incontinencia urinaria. En este último caso se trataría de una operación muy sencilla vía vaginal en la que se colocan unas especies de mallas.

Contamos con la ayuda del doctor José Alfonso Barea, Cirujano Plástico de Opción Médica. Gracias a su testimonio podemos aclarar varias cuestiones que nos parecen interesantes respecto al tema.

No te puedes perder ...

El uso de tablets en los niños

El uso de tablets en los niños

No hay duda de que la mayoría de los niños se sienten como pez en el agua manejando aparatos tecnológicos. Ya sea por imitar a los adultos, por su facilidad de uso, por su interactividad, por la variedad de aplicaciones… lo cierto es que ya son pocos los que se resisten a utilizar tablets para aprender o jugar. Por ello cada vez la oferta de estos dispositivos móviles dirigidos a los más pequeños es mayor.

 

-    ¿Qué tipo de mujer lo demanda (edad, condición social) en Estados Unidos? ¿Cuál es el perfil de sus clientas?

 

Normalmente, son pacientes multíparas en la tercera década de su vida. No existe una predeterminación social para éste tipo de cirugía, a excepción de las Himenoplastias que por motivos culturales o religiosos, reclaman éste tipo de cirugía.

 

-    ¿Cuáles son las intervenciones más demandadas por el conjunto de la población?

 

Estamos hablando de un conjunto de intervenciones destinadas a rejuvenecer la zona íntima de la mujer. En ella está, la más contemplada, la Vaginoplastia propiamente dicha cuyo objetivo es la de tensionar los músculos vaginales y el tejido blando circundante reduciendo el exceso de la mucosa vaginal. Así se consigue una disminución del diámetro de una vagina agrandada y sin tonicidad debido a múltiples partos. Pero no menos importante -y más frecuente motivo de consulta- son también el conjunto de aquéllas intervenciones que van encaminadas a mejorar el aspecto estético de los genitales externos femeninos, como son las Labioplastias (destinadas a aumentar o disminuir el tamaño y grosor de labios mayores o menores) y la Himenoplastia o la Liposucción y Lifting del monte de venus.

 

-    ¿Son muy dolorosas?

 

Es normal experimentar incomodidad, inflamación y una moderada molestia en el área operada en las Vaginoplastias y Labioplastias reductoras. En las Labioplastias de aumento, la paciente no experimenta ningún dolor.

 

-    ¿Exigen una preparación previa de la zona?

 

Las normales en una intervención quirúrgica: rasurado y lavado con geles antisépticos. Evidentemente, no realizamos éste tipo de intervención durante el periodo menstrual.

 

-    ¿Cómo es el postoperatorio?

 

Absolutamente cómodo para la paciente: la mayoría de éstas técnicas (a excepción de las Vaginoplastias) se realizan en forma ambulatoria, y la incorporación a las actividades normales, se realiza al cabo de 48-72 horas.

 

Solemos indicar el inicio de las actividades sexuales al cabo de 3 semanas después de la intervención.

 

-    Las mujeres intervenidas, ¿pueden sufrir alguna lesión (desgarramientos, molestias) en caso de partos posteriores?

 

Evidentemente, en éste tipo de intervenciones retiramos "lo que sobra" y conservamos el resto. De tal forma, que la paciente se encuentra en las mismas condiciones que antes para afrontar un nuevo parto. De todas formas, el mejor de los consejos es que, con cirugía o sin ella, la mujer se debe de cuidar no solamente en el embarazo, sino también en el postparto.

 

-    ¿Son caras estas intervenciones? La alta demanda de otras operaciones estéticas (aumento de pecho, liposucción…) ha hecho que sus precios disminuyan… ¿podría llegar a pasar eso con este tipo de intervenciones?

 

En absoluto son caras. La mayoría de ellas se realizan en régimen ambulatorio (Sin internación hospitalaria). Por término medio, son incluso más baratas que un aumento de mamas o una liposucción.

 

Hemos consultado precio aproximado para algunas de las operaciones mencionadas:

 

Reducción de labios vaginales: $1700

 

Eliminación de la capucha del clítoris: $1100

 

Liposucción de pubis: $1700

 

Reconstrucción del himen: $2500

 

Cirugía para la incontinencia urinaria + lifting de vejiga: $7300

 

(Precios aproximados)

 

Los resultados positivos se aplican al 100% de las mujeres intervenidas. El escaso tiempo de la operación, las pocas complicaciones que se derivan, la relación calidad de vida-coste de la cirugía y recuperar la seguridad en una misma hacen que todas estas técnicas sean cada vez más demandas.

 

El 80% de las señoras que se han sometido a un proceso de Vaginoplastia, Labioplastia… afirma que la calidad de sus relaciones íntimas mejora considerablemente, son más decididas y ya no tienen reparos en quedarse desnudas. Entre ellas, 7 de cada 10 ni se planteaba tener un hijo por el simple hecho de querer esconder sus genitales, eso ha cambiado.

 

Las que se operaban sin haber sido mamás ahora están más dispuestas a probarlo ya que sus relaciones sexuales son placenteras, no tienen ningún tipo de vergüenza ni prejuicios. Por tanto, se deriva de esto que estas intervenciones aumentan la natalidad entre mujeres que antes ni se lo planteaban por puro complejo.

 

¿Podría asociarse esta cirugía a un posible aumento de la natalidad? De ser así, ¿podría ser utilizado por los gobiernos de multitud de paises como política de fomento de la natalidad financiando esta cirugía? Siempre y cuando, obviamente, el factor psicológico sea la causa del impedimento para gestar.

 

El doctor José Alfonso Barea también nos intenta aclarar estas dos cuestiones.

 

-   Hemos podido leer a través de la red que estas intervenciones hacen sentir a la mujer más segura a la hora de mantener relaciones sexuales con sus parejas y que podría ser un método útil para fomentar, gracias a lo anterior, el aumento de la natalidad ¿qué opina?

 

Sí, la mujer se siente atractiva tanto por fuera como por dentro y disfruta más de sus relaciones sexuales. Pero relacionar esto con un posible aumento de la natalidad, es bastante aventurado.

 

-   ¿Se ha encontrado usted casos en los que la estética de la zona íntima se ha convertido en un verdadero problema psicológico, causando complejo?

 

Sí. Sobre todo en casos de Labioplastias, en los que hemos conocido casos de mujeres que por ése motivo, se sentían acomplejadas o avergonzadas delante de sus compañeros hasta el punto de no mantener relaciones sexuales. Otras, se quejan de que se sienten incómodas al usar ropa ajustada o al montar en bicicleta.

 

Actualmente el seguro médico no cubre la cuantía de la cirugía cosmética pero si usted sufre de vejiga caída, recto caído, vagina o útero caídos, o incontinencia, entonces estas cirugías se puede realizar en combinación con la patología de base.

 

Ponte siempre en manos de ginecólogos o cirujanos profesionales que garanticen el buen desarrollo de la intervención.


Te puede interesar:
Hay algunas parejas que exploran la idea de combinar para niños. Esta práctica tiene como ventaja que hace que el nombre resulte original pero, por contra, puede que el resultado no sea muy afortunado y no guste a todo el mundo.


Fuente: José Alfonso Barea, Cirujano Plástico de Opción Médica

Fecha de actualización: 07-02-2011

Redacción: Almudena Villoslada

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>