×
  • Buscar
Publicidad

Diferentes formas de dar a luz: Partos alternativos

Diferentes formas de dar a luz: Partos alternativos

En casa, en el hospital, bajo el agua, en una gran variedad de posturas…Hay muchas más formas de traer un bebé al mundo que en el hospital y en la postura de litotomía. Vamos a repasar algunas, en qué consisten y qué ventajas aportan.

Publicidad

Indice

 

Natural, en casa, o bajo el agua. Estos son algunas de las formas en que las mujeres embarazadas pueden elegir dar a luz frente a los partos convencionales. En base a su criterio informado, los profesionales disponibles o las experiencias previas, estas son tres versiones al parto convencional.

 

Parto natural

Cada vez es menos alternativo y más común la elección de este tipo de parto. Sin epidural, sin estar instrumentalizado…sin intervención médica (lo que le diferencia del parto vaginal). Respetando que sean la madre y el bebé los que guíen el proceso y con la asistencia de una comadrona y sin apenas intervenciones médicas como el monitoreo fetal o la episiotomía.

En general es un tipo de parto que se realiza fuera de hospitales, aunque también se puede hablar con el personal del hospital para determinar si sería posible. La principal ventaja de este tipo de parto reside en que permite que la madre dirija el proceso de trabajo de su propio parto y se respete el proceso natural de este.

No te puedes perder ...

Juan José Vidal Peláez, ginecólogo y médico obstetra

Juan José Vidal Peláez, ginecólogo y médico obstetra

El Dr. Vidal Peláez es desde 1991 jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Ruber Internacional (Madrid). Miembro Fundador de la Sección de Ecografía de la Asociación Ginecológica Española, así como de la Sociedad Española de Contracepción, nos responde a una serie de preguntas relacionadas con el embarazo y el parto, cómo han evolucionado en los últimos años, las mejores posturas para dar a luz, por qué ha aumentado el número de cesáreas y de niños prematuros…

Y tambien:

 

Parto en casa

Según datos del Observatorio del Parto en Casa, en España se realizan al año unos 800 partos en casa. Es decir, más o menos 1 de cada 500 partos en España se hacen en casa. Este tipo de parto está lejos de ser algún tipo de nueva moda. Antes de los años 60 era bastante común, aunque con el tiempo ha ido perdiendo prevalencia frente al parto en hospital.

En países como Reino Unido es una práctica cubierta por el sistema público de salud y recomendada por el Servicio Nacional Británico en embarazos de bajo riesgo. Las ventajas que defienden son una reducción de cesárea, de uso de fórceps y episiotomías.

Este tipo de partos suelen estar restringidos a embarazos de bajo riesgo. Las comadronas establecen si una madre es apta o no para este tipo de parto. En España, asociaciones como Nacer en casa aglutinan a los profesionales especializados en el parto en casa. Las comadronas realizan un seguimiento de la embarazada y preparan la casa o el espacio elegido para el parto.

Las ventajas defendidas por mujeres que han dado a luz en sus casas son principalmente la seguridad y comodidad que da el contexto de tu propio entorno. Por otro, son un tipo de partos naturales, en los que se sigue el procedimiento natural para el que tanto madre como bebé están preparados.  

Respecto a los posibles riesgos, en asociaciones como Nacer en casa establecen que, ante cualquier duda o estancamiento en el momento del parto, se realiza el traslado al hospital. Además, según datos de esta organización, la mortalidad perinatal en este tipo de partos frente a los de hospital es la misma en embarazos de bajo riesgo: 6 de cada 1.000.

 

Parto bajo el agua

El parto bajo el agua ha sido señalado por muchos como una alternativa perfecta para hacer más suave la transición del pequeño desde el útero materno al exterior, un ambiente mucho más relajante para madre y bebé…No obstante, conviene hacer un matiz: lo recomendable no es parir, sino dilatar bajo el agua.

Y es que la Academia Americana de Pediatría (AAP) o el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomendaban recientemente evitar realizar la fase de expulsivo bajo el agua. ¿Las razones? De acuerdo a las investigaciones realizadas por estas dos instituciones, existe un mayor riesgo de infección materna y del recién nacido, especialmente cuando se ha producido rotura de membranas. Además, defienden que dificulta la termorregulación del pequeño, dificultad respiratoria, de ruptura del cordón o que implica un mayor riesgo de asfixia.

No obstante, sí se ha demostrado que la inmersión en agua durante la fase de dilatación a partir de los 5 cm (lo ideal), es tremendamente positiva en el proceso de parto. Sus beneficios van desde la estimulación de oxitocina, relajación de la madre, mejor regulación de la temperatura de la madre (se recomienda una temperatura del agua en torno a los 37º) o un acortamiento del parto, al estimular las contracciones y dilatación.

Así, lo ideal sería hacer el proceso de dilatación en el agua por las ventajas que aporta y la fase de expulsión fuera del agua. De hecho, es una vía de parir (o de dilatar) cada vez más utilizada, ya sea en casa o en centros hospitalarios, en bañeras o piscinas…


Fecha de actualización: 25-06-2020

Redacción: Irene Gómez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.