¿Es posible quedarse embarazada a la primera?

¿Es posible quedarse embarazada a la primera?
comparte

Sí, lo es. A pesar de que oímos constantemente que quedarse embarazada a la primera es prácticamente imposible, esto no es del todo cierto. Tampoco significa que el porcentaje sea alto, pues todo depende de diversos factores. 

No utilizar métodos anticonceptivos y mantener una vida sexual activa solamente durante los días anteriores o posteriores a la ovulación no es suficiente. Es decir, hay una multitud de causas como la edad, la alimentación o la salud reproductiva de la pareja que hacen más o menos posible el embarazo.


A medida que la edad de la mujer aumenta, las posibilidades de quedarse embarazada son menores. La salud reproductiva de la mujer no es igual de óptima a los 25 años de edad que a los 35.


Como bien decíamos, quedarse embarazada a la primera es posible, pero primeramente hemos de conocer el porcentaje existente en el primer mes. Entre un 20 y un 25% de posibilidades para las parejas que tienen entre 20 y 25 años de edad sin ningún problema reproductivo y llevando a cabo una dieta saludable y equilibrada. Pasados unos meses la posibilidad es menor y se reduce al 20%.


Si la mujer tiene entre 30 y 35 años, las posibilidades de quedarse embarazada también se reducen. Esto quiere decir que el porcentaje es menor, puesto que, como hemos dicho anteriormente, a medida que la edad es más avanzada el porcentaje decrece (15%). Una vez cumplidos los 35, el porcentaje es equivalente al 10% y pasados los 40 años de edad se reduce al 5%.


Todos y cada uno de estos porcentajes varían en función de los factores mencionados arriba. Es decir, una pareja joven (20-25 años) sin problema reproductivo alguno pero con una dieta poco saludable, reduce las posibilidades.


En el caso de haber abandonado recientemente algún método anticonceptivo, como la píldora, debes saber que tu cuerpo probablemente vaya a necesitar unos cuantos meses para recuperar el ritmo anterior del organismo. Es cierto que algunas pueden conseguirlo de manera inmediata. No todas las mujeres son iguales.


Lo que sí tenemos claro es que llevar una vida sexual activa semanalmente es necesario. Una media de dos o tres veces por semana se considera suficiente, intentando en la medida de lo posible mantener relaciones dos días antes de la ovulación y dos días después. Sé precavido: tener relaciones sexuales varias veces al día no ayuda. En cada una de ellas el esperma va perdiendo calidad.


Qué debo hacer


Primeramente debes acudir a la consulta pregestacional para que tu médico realice un chequeo previo con el fin de controlar tu salud a la hora de concebir. Es probable que te recomiende tomar ácido fólico y yodo. El ácido fólico ayuda a evitar la espina bífida, un defecto congénito del cerebro, la columna vertebral o la médula espinal. Algunos estudios afirman que es necesaria la toma diaria de 1 mg para facilitar el embarazo.


Aunque sea bastante efectivo conocer nuestro ciclo menstrual, son importantes otra serie de componentes. Si tu ciclo menstrual dura 28 días, los días de mayor fertilidad oscilarán entre los días 12 y 16. Sin embargo, si tu regla es bastante irregular y tu ciclo es de 34 días, los días de ovulación cambian. En este caso deberías intensificar tus relaciones entre los días 18 y 22. Pero, ¿qué más influye?


Lo primero que debéis tener claro tanto tú como tu pareja es que tenéis que seguir una dieta sana y equilibrada baja en grasas y rica en verduras, frutas, hortalizas, legumbres, pescados y cereales.


No cabe duda de que el alcohol y el tabaco son nocivos para nuestra salud en general, pero también son dos factores que influyen de manera negativa a la hora de prepararse para tener un hijo. Por tanto, si tanto tú como tu pareja fumáis o consumís alcohol normalmente, las probabilidades de quedarte embarazada a la primera serán menores. El porcentaje de aborto espontáneo aumentará y la calidad y cantidad del esperma en tu pareja también hará que se reduzcan las posibilidades.


Otra cosa fundamental y a la cual las parejas no prestan demasiada atención es al ámbito relacionado con el trabajo. ¿Es cierto que puede influir a la hora de quedarte embarazada? La respuesta está clara. El estrés o la ansiedad son dos factores que influyen negativamente a la hora de tener un hijo. Ambos revolucionan las hormonas de manera negativa y dificultan la concepción del bebé. Por eso, intenta llevar una vida laboral relajada. Son muchas horas las que pasamos trabajando y todos nuestros estados de ánimo se transmiten. Es fundamental mantenerse estable y con un estado de ánimo óptimo que facilite así las posibilidades de embarazo.


El ejercicio físico es una de las soluciones para reducir ese estrés acumulado durante la jornada laboral. Muchos estudios afirman que realizar algo de ejercicio diario a la semana mejorará notablemente el estrés y la ansiedad ya que liberamos endorfinas, la hormona del bienestar. Con ello también conseguiremos bajar algo de peso si no tenemos el adecuado. Una mujer con un índice de masa corporal (IMC) alto o bajo tiene más probabilidad de desarrollar óvulos no maduros. Debemos fijar un peso conforme a nuestra altura, actividad, complexión física y sexo.


Toma nota: obsesionarte es la peor de las soluciones. Llevarlo con calma es una buena estrategia para alcanzar vuestro objetivo. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×