• Buscar
Publicidad

Riesgos de la amniocentesis

Riesgos de la amniocentesis

Actualmente la amniocentesis es una prueba bastante segura, si bien, no está exenta de riesgos. 

Publicidad

Índice

 

¿Cuándo se realiza la amniocentesis?

Por lo general, este examen de medicina suele hacerse entre las semanas 15 y 20 de gestación, el periodo más seguro para llevarla a cabo ya que la cantidad de líquido amniótico ya es suficiente y las posibilidades de escape son menores. En este momento el riesgo de pérdida gestacional es menor que en otro punto del embarazo.
 

Articulo relacionado: Reposo tras la amniocentesis

¿Cuáles son las causas para llevar a cabo una amniocentesis?

- Detección de anomalías cromosómicas: si tras la prueba del triple screening o el análisis de vellosidades coriónicas el resultado indica un riesgo alto de que el feto padezca alguna mutación cromosómica como trisomía 18 (Síndrome de Edwards) o trisomía 21 (Síndrome de Down), se recomienda realizra una amniocentesis para confirmar el diagnóstico.

- Pruebas de maduración pulmonar: a partir de la semana 32 de embarazo, en el líquido amniótico se puede analizar la maduración pulmonar, lo cual es muy importante si existen condiciones maternas como hipertensión arterial alta o enfermedad renal materna que requieren un parto prematuro. Si los pulmones ya están maduros, se puede adelantar el parto sin tanto riesgo.

- Incompatibilidad sanguínea: cuando existen condiciones de incompatibilidad por el grupo sanguíneo y factor Rh entre la madre y él bebe, el estudio permite determinar el grado de severidad de esta condición y ayuda a los médicos a decidir el tratamiento del bebé.

- Tratamiento: la amniocentesis también puede servir de tratamiento si acumulas demasiado líquido amniótico durante el embarazo (polihidramnios) para drenar el exceso de líquido amniótico del útero.
 

Articulo relacionado: Riesgos de la amniocentesis

¿Cómo se lleva a cabo el proceso?

La amniocentesis consiste en la introducción de una aguja en el útero materno que llega hasta el líquido amniótico para extraer una muestra de líquido y células que pueda ser analizada posteriormente.

Para localizar la abertura del líquido amniótico el médico utiliza un ecógrafo con el que se irá guiando para dirigir la aguja por la cavidad uterina. Una vez alcanzado el líquido amniótico se extrae una muestra gracias a la jeringa unida a la aguja y, finalmente, se retira del abdomen.

Tras la prueba, se recomienda no realizar grandes esfuerzos y permanecer en reposo relativo las 48 horas siguientes. Pasado ese tiempo se puede volver a la vida normal.
 

Riesgos de la amniocentesis

No obstante, aunque el riesgo de aborto con una prueba de este tipo es menor al 1 por ciento, conviene conocer los peligros que conlleva su práctica. Entre ellos:

Aborto involuntario: Cuando la amniocentesis se realiza antes de la semana 24 hay una probabilidad entre 300 de sufrir una pérdida gestacional involuntaria. Si se hace antes de la semana 14 el riesgo aumenta considerablemente. Por el contrario, cuando ésta se practica para determinar la madurez fetal, generalmente entre las semanas 34 y 39, el peligro de aborto es prácticamente inexistente.

Complicaciones posteriores: Tales como hemorragias, dolores abdominales, calambres, cólicos, pérdida de líquido amniótico...

Lesión por aguja: Durante el procedimiento el ginecólogo emplea una ecografía para guiar la aguja a través de abdomen y el útero, y evitar alcanzar al feto o la placenta. Sin embargo, aunque es raro, existe la posibilidad de que la aguja llegue al bebé y le produzca una lesión.

Sensibilización Rh: La invasión de la aguja en el abdomen de la madre y el saco gestacional puede provocar que las células sanguíneas fetales entren en contacto con el torrente sanguíneo de la madre. Cuando el factor Rh de la madre es negativo y el del bebé positivo, se produce una sensibilización Rh (el organismo de la madre considera al bebé que está gestando un cuerpo extraño y produce anticuerpos para atacarlo, lo que puede tener consecuencias fetales para los hijos posteriores). Si bien este peligro no debería preocuparnos ya que en la actualidad se trata preventivamente a todas las madres con Rh negativo. 


Glosario

Factor Rh

Definición:

Cuando la madre es Rh negativo y el padre positivo, habrá que tomar las medidas oportunas para prevenir las secuelas de un posible rechazo sanguíneo.Durante el embarazo, si el feto es Rh positivo, esta madre producirá anticuerpos contra el factor Rh negativo en un 5 por ciento de los casos. Son anticuerpos débiles que, normalmente, no causan daños al primogénito, pero destruyen los glóbulos rojos de la sangre de los hijos siguientes que tengan Rh positivo. Como consecuencia, puede sobrevenir la enfermedad del Rh, que produce ictericia, anemia, daño cerebral y con frecuencia la muerte antes o poco después del nacimiento del bebé.

Síntomas:

Ninguno.

Tratamiento:

Antes se recurría a la transfusión de sangre del bebé nada más nacer. Ahora, se analiza el Rh de la pareja antes de la concepción. Si es incompatible, la solución es la profilaxis anti D, en forma de inyección, con una sustancia llamada Rhogam, que evita que la madre produzca anticuerpos contra el Rh positivo.

Fuentes:

ACOG: Women's Healthcare Physicians. Washington D.C.: American College of Obstetricians and Gynecologists; c2019. Prenatal Genetic Diagnostic Tests; 2019 Jan.

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 16-03-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×