×
Publicidad

Cuándo realizar una amniocentesis

Cuándo realizar una amniocentesis

La amniocentesis es una prueba de diagnóstico prenatal cuyo principal objetivo es descubrir la presencia de anomalías en el bebé que va a nacer. 

Publicidad

Se lleva a cabo mediante la extracción de una pequeña cantidad de líquido amniótico, que se analiza posteriormente en busca de alteraciones cromosómicas en el feto. Esta muestra se recoge en una jeringa tras atravesar la pared abdominal de la madre con una aguja, concretamente en la zona entre el ombligo y el pubis. La punción se ayuda de una ecografía para dirigir la aguja y asegurar que no toca al feto ni la placenta. El proceso completo dura pocos minutos.

Normalmente se realiza por recomendación médica cuando hay un riesgo de anomalía, descubierto mediante un diagnóstico que combina la edad maternal, la edad gestacional, la medida de la translucencia nucal y los marcadores séricos.

El momento idóneo de hacer la amniocentesis es entre la semana 15 y la 18 de gestación, ya que antes no hay líquido amniótico suficiente para un examen apropiado y además los riesgos son mayores. (No hay que olvidar que la amniocentesis es una práctica invasiva que conlleva un riesgo de aborto de hasta el 1%). Aunque lo habitual es realizarla tras la ecografía de la semana 20, por indicación del obstetra.

No te puedes perder ...

Y tambien:

Tras la amniocentesis se suele recomendar a la gestante un periodo de reposo de 48 horas.

El tiempo de espera para obtener los resultados dependerá del laboratorio o del centro médico donde se esté llevando a cabo el test, si bien, por regla general el resultado suele comunicarse en un plazo de entre 20 días y 4 semanas después de la punción. No obstante, en algunos centros, pueden dar un primer resultado en las 72 horas siguientes, con una alta fiabilidad.   


Fecha de actualización: 22-04-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.