• Buscar
Publicidad

¿Qué es una ecografía 4D?

¿Qué es una ecografía 4D?

La ecografía 4D se diferencia de la eco 3D en que muestra también el movimiento fetal, por lo que, además de mostrar más claramente ciertos rasgos físicos del pequeño gracias al volumen, se puede apreciar también cómo se mueve dentro del útero materno en tiempo real. Si estás pensando en hacerte una ecografía en 4 dimensiones, debes saber que el mejor momento es entre la semana 26 y la 32 de gestación.

Publicidad

Índice

 

¿Qué tipos de ecografías hay?

- Ecografías 2D: imagen bidimensional que se muestra en un monitor en tiempo real, aunque ésta se verá borrosa si el feto se mueve.

- Ecografías 3D: muestra una imagen estática del feto y de sus estructuras en tres dimensiones y con un color más nítido que el blanco y negro.

- Ecografías 4D: es una ecografía en 3D, pero grabada y vista a tiempo real. Las ecografías en 4 dimensiones permiten, al igual que las ecografías en 3 dimensiones, ver al bebé en forma volumétrica. Pero además, añaden la posibilidad de ver al feto en movimiento.
 

¿Para qué sirven las ecografías en 4D?

Estas ecografías no son necesarias para ver el desarrollo y crecimiento del pequeño, por lo que no se contemplan entre las pruebas rutinarias de un embarazo. Sin embargo, a la mayoría de parejas les hace ilusión contratar una ecografía en 4D ya que les permite distinguir los rasgos y expresiones faciales de su pequeño, a la vez que ven cómo se mueve dentro del útero. Se puede ver cómo se ríe, se chupa el dedo, juega, abre y cierra la boca, etc.

Es una experiencia emocionante que muchas parejas recomiendan, y actualmente hay muchas ofertas en el mercado que permiten hacerse una ecografía en 4 dimensiones sin gastar mucho dinero. Y, de recuerdo, os darán un vídeo para que podáis ver a vuestro pequeño siempre que queráis.

Asimismo, al ser una ecografía de gran precisión, también permite evaluar el sistema cardiovascular en general y la detección de posibles cardiopatías congénitas del bebé, detectar o descartar malformaciones y patologías genéticas del feto y analizar su crecimiento.
 

¿Cuándo es el mejor momento para hacerse una ecografía en 4D?

Si os hace ilusión haceros una ecografía en 4 dimensiones, debes saber que el mejor momento para realizarla es entre las semanas 26 y 32 de embarazo, ya que la proporción de líquido amniótico es adecuada y el tamaño fetal intermedio. Además, como cualquier otro ultrasonido no causan ningún daño al bebé.

La cantidad de líquido amniótico es importante ya que permite la transmisión de las ondas, por lo que si se encuentra disminuido las ondas de ultrasonidos no se transmiten adecuadamente y la imagen será peor. Lo mismo ocurre si se utilizan cremas de alto contenido graso antes de la prueba.

No obstante, pueden hacerse desde la semana 12 de gestación, aunque no se recomienda tan pronto, ya que el bebé no está totalmente formado y sus rasgos aún tienen que desarrollarse del todo. Y, aunque es cierto que a partir de la semana 32 se verá mucho mejor su carita y sus rasgos definitivos, si el bebé está muy encajado o de espaldas puede ser posible no verle nada de nada, por eso lo mejor es hacer estas ecografías entre la semana 26 y la 32.
 

¿Son seguras las ecografías en 4D?

Uno de los posibles riesgos que podrían causar las ecografías sería sobrecalentar la matriz, puesto que la energía del ultrasonido es absorbida por el cuerpo subiendo así la temperatura. Y un aumento de calor por encima de 4º C, puede causar anomalías, pero se ha comprobado que las ecografías en 2D, 3D o 4D producen muy poco calor, menos de 1º C, por lo que no implican efectos nocivos. No obstante, se recomienda no realizarlas durante más de 30 minutos. Por lo tanto, como cualquier otro ultrasonido no causan ningún daño al bebé.
 

Consejos antes de hacerse una ecografía 4D

1- No te aplicas crema hidratante o antiestrías en las 48 horas previas en el abdomen ya que la película que forma la crema puede hacer que la imagen no se detecte bien.

2- Bebe mucha agua para que el líquido amniótico esté lo más claro posible y sea vea bien.

3- Come algo dulce justo antes de entrar a la prueba o llévate un par de bombones para tomarte si el bebé apenas se mueve.

4- Evita bebidas excitantes, ya que un exceso de excitación puede hacer que no se capte bien la fotografía o el vídeo si se mueve demasiado.

5- Lleva ropa cómoda que te permita dejar la tripa al aire fácilmente todo el tiempo que dure la prueba.

6- Busca un sitio en el que te den al acabar el vídeo de la sesión para que guardes el recuerdo para siempre y puedas enseñárselo a él de mayor.


Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 11-03-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×