• Buscar
Publicidad

¿Qué es la cordocentesis?

¿Qué es la cordocentesis?

Es una prueba invasiva que se realiza solo en determinados casos para obtener sangre el cordón umbilical y analizarla en busca de infecciones o enfermedades genéticas.

Publicidad

Indice

 

¿En qué consiste la prueba de la cordocentesis?

Es una prueba, también denominada muestra percutánea de sangre del cordón umbilical, que se lleva a cabo, si es necesario, a partir de la semana 18. Consiste en insertar una aguja a través de la pared abdominal para entrar dentro de la bolsa de líquido amniótico y llegar al cordón umbilical. Se punciona la vena, intentando no tocar la arteria, y se extrae una muestra de sangre. Se suelen extraer de 3 a 5 mm de sangre.

Este procedimiento hay que llevarlo a cabo con mucho cuidado y monitorizando todo el proceso mediante un ecógrafo. Hay que acercarse al cordón cerca de su inserción con la placenta y lo más lejos posible del bebé para evitar el riesgo de movimientos del mismo.

Después de la prueba se recomienda un reposo de 48 horas.

Además, si la gestante fuera Rh negativo habría que administrarle una vacuna de gammaglobulina anti-D ya que su cuerpo habría entrado en contacto con la sangre del feto y puede ser peligroso para éste.
 

¿Cómo prepararse para la prueba?

Si tienes 23 semanas de embarazo o más, te pedirán que no comas ni bebas nada después de la medianoche anterior por si surgen complicaciones complicaciones y necesites una cesárea de emergencia.

Antes de la semana 23 de embarazo, la cordocentesis generalmente se lleva a cabo en el centro habitual de consultas. Después de esta semana suele realizarse en un hospital por si el bebé presenta complicaciones que puedan requerir un parto de emergencia.
 

¿Cómo se lleva a cabo el procedimiento?

Alrededor de 30 a 60 minutos antes del procedimiento, es posible que te administren antibióticos para reducir el riesgo de una infección uterina. Normalmente, esto se hace a través de una vía endovenosa.

La cordocentesis se realiza insertando una aguja hipodérmica por el abdomen para alcanzar uno de los vasos sanguíneos del cordón umbilical y extraer una muestra de sangre del mismo. Después se saca la aguja. Puedes notar una sensación punzante cuando la aguja ingresa en la piel y podrías sentir calambres cuando la aguja ingresa en el útero, pero no suele ser muy doloroso.

La prueba se tiene que hacer mediante control ecográfico para determinar la ubicación del cordón umbilical en el útero y evitar complicaciones.

Después del procedimiento, el profesional de medicina controlará la frecuencia cardíaca del bebé mediante una ecografía o un monitor externo.

Lo normal es hacer reposo ese día y retomar tu vida normal al día siguiente.

La muestra de sangre se analizará en un laboratorio. Los resultados de la prueba habitualmente están disponibles en unos días.

 

¿Cuándo se realiza la cordocentesis?

Es una técnica invasiva no rutinaria que se realiza solo en ciertos casos:

- Para confirmar posibles anomalías estructurales detectadas en una ecografía

- Para confirmar datos dudosos de una amniocentesis

- Si el feto tiene hidropsia (acúmulo de líquido en el cuerpo)

- Si el feto no crece adecuadamente y la cantidad de líquido amniótico disminuye

- Cuando existe riesgo de una enfermedad monogénica

- Si no puede realizarse una amniocentesis

- Si existe sospecha de anemia en el feto

- Si existe sospecha de trombocitopenia

- Para confirmar una posible infección por citomegalovirus

- Si hay una alteración renal en el feto

Su ventaja frente a la amniocentesis es que los resultados se obtienen entre 48 y 72 horas más tarde.

Además, también sirve para tratar algunas enfermedades como anemia por incompatibilidad de Rh (permitiendo una transfusión) o para administrarle ciertos medicamentos al feto directamente.

No obstante, se utiliza cada vez con menor frecuencia debido a que ciertos procedimientos de diagnóstico, como la amniocentesis y la muestra de vellosidades coriónicas, conllevan un riesgo menor de pérdida fetal.

 

Complicaciones de la prueba

El riesgo de aborto es mayor que con la amniocentesis (entre un 2 y un 6%), así como el de parto prematuro. De hecho, cuando se realiza esta prueba en bebés de más de 26 semanas se suele administrar una inyección de corticoides para madurar los pulmones por si la mamá se pusiera de parto tras la prueba.

También hay riesgo de infección, hemorragia del cordón umbilical o de la placenta. Las hemorragias se producen entre un 20 y un 40% de los casos pero generalmente se resuelven espontáneamente en unos pocos minutos y no dan lugar a mayores problemas.

La complicación más común es el sangrado en la zona donde se introduce la aguja. El sangrado fetal es muy grave, puede ser necesario el tratamiento con reemplazo de hemoderivados en el feto.

Asimismo, puede aparece una acumulación de sangre fetal dentro del cordón umbilical. La mayoría de los bebés no presentan signos o síntomas cuando esto ocurre. Sin embargo, algunos bebés podrían tener una frecuencia cardíaca baja que dura poco tiempo.

Si el hematoma está estable, no hace falta hacer nada. Si el hematoma no está estable o si la frecuencia cardíaca del bebé no regresa a la normalidad, puede ser necesaria una cesárea de emergencia.

En el 40 % de los procedimientos la sangre del feto podría ingresar en la circulación de la madre, un problema más habitual cuando la placenta se encuentra en la parte delantera del útero.

Si la madre tiene determinadas infecciones, como hepatitis B, hepatitis C o VIH, podría transmitírselas al bebé.

La cordocentesis presenta un riesgo mayor de provocar la muerte del feto que otras pruebas de diagnóstico prenatales, como la muestra de vellosidades coriónicas o la amniocentesis. El riesgo para un feto que se ve normal y al que se le están realizando pruebas para detección de trastornos genéticos es de aproximadamente 1 % al 2 %.

Sin embargo, dado que muchos bebés están enfermos cuando se realiza la prueba, con frecuencia es difícil determinar si la muerte fetal está relacionada con el procedimiento o con la salud del bebé.

Otra complicación, que ocurre en el 8% de los casos, es la bradicardia, es decir, la disminución de los latidos fetales. Suele durar un minuto y se pasa solo.

Como en todas las pruebas no rutinarias, será el médico quien dictamine si los beneficios de realizar la prueba son mayores que los posibles riesgos.
 

Ventajas de la cordocentesis

Esta técnica supone dos ventajas respecto a la amniocentesis: una es que se puede llevar a cabo más tarde si ya han pasado las semanas apropiadas para la amniocentesis; y la otra es que es más rápida, los resultados se obtienen en unas 72 horas.

Además, sirve como tratamiento para ciertas enfermedades ya que permite hacer transfusiones sanguíneas al feto dentro del útero o administrarle medicamentos.
 

¿Cómo interpretar los resultados?

Si los resultados de la prueba son normales, no hará falta hacer nada más. Si tu bebé tiene una infección, habrá que ver cuál es el mejor tratamiento. Si tu bebé tiene anemia grave, podría necesitar una transfusión de sangre a través del cordón umbilical.

Si los resultados de las pruebas indican que tu bebé tiene una enfermedad que no se puede tratar, tendrías que decidir si seguir adelante con la gestación o no.


Glosario

Bradicardia

Definición:

Descenso de la frecuencia cardíaca por debajo de 60 latidos por minuto. Puede asociarse a transtornos en la conducción (ver bloqueo cardíaco),al efecto de algunos fármacos o a causas fisiológicas (bradicardia del deportista).

Síntomas:

Sensación de cansancio, falta de aliento, mareo o debilidad.

Tratamiento:

Por sí sola, no requiere tratamiento. Si en cambio va precedida de desnutrición o ictericia y/o produce desmayos, mareos o debilidad, deberá sospecharse de una condición cardiopática que deberá atenderse de inmediato con un cardiólogo y/o un médico internista.

Fuentes:

American Pregnancy: https://americanpregnancy.org/es/prenatal-testing/cordocentesis-736/

Scielo: http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0048-77322001000200003

Fecha de actualización: 17-03-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×