Cordocentesis en el embarazo

Cordocentesis en el embarazo
comparte

Es una prueba invasiva que se realiza para extraer sangre del cordón umbilical del feto para estudiar si éste padece alguna enfermedad genética o infección. Nos es una prueba habitual y, como todos los análisis invasivos, comporta ciertos riesgos.

Esta prueba se recomienda a partir de la semana 20 de embarazo, una vez que el cordón umbilical se ha desarrollado y es más grueso, para que sea más fácil. Asimismo, después de esta semana se minimiza el riesgo de muerte fetal.

Se realiza insertando una aguja hipodérmica por el abdomen para alcanzar uno de los vasos sanguíneos del cordón umbilical y extraer una muestra de sangre del mismo.

No es una prueba rutinaria del embarazo, se realiza solo en aquellos casos que se considera necesario por alguno de los siguientes motivos:

 - Si se observa alguna anomalía en la estructura del feto.

- Para confirmar un resultado poco claro de una amniocentesis previa.

- Si el feto padece hidropesía fetal (edema).

- Cuando hay riesgo de una enfermedad genética.

- Si el feto no crece adecuadamente y el líquido amniótico es escaso.

- Si existe sospecha de ciertas enfermedades en el feto (anemia, trombocitopenia, infección fetal por citomegalovirus…).

No te puedes perder ...

- Cuando hay un diagnóstico previo de alteración renal fetal.

Una vez acabada la prueba, si la gestante tiene más de 26 semanas, se le realiza una monitorización para comprobar el ritmo cardiaco del bebé tras la prueba. Se aconseja, además, hacer reposo 48 horas.

Esta técnica supone dos ventajas respecto a la amniocentesis: una es que se puede llevar a cabo más tarde si ya han pasado las semanas apropiadas para la amniocentesis; y la otra es que es más rápida, los resultados se obtienen en unas 72 horas.

Además, sirve como tratamiento para ciertas enfermedades ya que permite hacer transfusiones sanguíneas al feto dentro del útero o administrarle medicamentos.

¿Qué riesgos implica?

Las complicaciones más habituales son la hemorragia de la placenta o del cordón umbilical, que se producen en un 20-40% de los casos. No obstante, la mayoría de las veces se resuelve sola en unos minutos.

También puede provocar bradicardia en el corazón del feto, es decir, un latido más lento. También suele desaparecer solo al cabo de un minuto. Por eso se debe monitorizar al feto.

Mucho más rara es la muerte fetal, aunque puede suceder hasta en un 3% de los casos.

Otras complicaciones son riesgo de aborto o parto prematuro, infecciones o lesiones de estructuras vecinas.


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora para combinar nombres online en función de cinco criterios para facilitar al máximo la dificil tarea de encontrar el nombre perfecto para cada bebé.


Fecha de actualización: 06-05-2014

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>