• Buscar
Publicidad

Contraindicaciones de la amnioscopia

Contraindicaciones de la amnioscopia

La amnioscopia es una prueba que puede realizarse en las últimas semanas de embarazo para visualizar directamente el líquido amniótico. Se realiza solo en determinados casos, no es una prueba rutinaria.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la amnioscopia?

La amnioscopia consiste en introducir un tubo hueco a través del cuello del útero para llegar a la placenta y observar el líquido amniótico a través de las membranas ovulares.

Con esta prueba se busca comprobar el bienestar fetal, en concreto, visualizar la posible presencia de meconio, las primeras heces que expulsa el feto con el líquido y otras sustancias que ha tragado en estas últimas semana y que, si se expulsa antes de nacer y dentro del útero, puede llegar a ser muy peligroso.

El médico observará las características del líquido y, si observa presencia de líquido no transparente (amarillo, marrón o verde), significa un riesgo para el embarazo y habrá que provocar el parto cuanto antes.

Articulo relacionado: Componentes de la leche materna

Color verdoso significa que el feto ha expulsado el meconio; amarillento puede indicar isoinmunización (las defensas de la madre reconocen como extraños a los tejidos del bebé, y por tanto pueden reaccionar contra él); y sanguinolento, hemorragia activa.

No es una prueba rutinaria, se lleva a cabo solamente si existe placenta previa o si hay infección activa o sangrado abundante.

Generalmente, no se realiza antes de la semana 36 ya que es el momento en el que el feto alcanza su mayor tamaño y tiene la cabeza colocada en la pelvis, lo que hace que el cuello del útero esté lo suficientemente reblandecido como dejar pasar el amnioscopio.
 

¿Cómo se lleva a cabo la amnioscopia?

La amnioscopia se realiza en la consulta de tocología o ginecología con la embarazada tumbada en la camilla. Previamente a la prueba, se realiza a la gestante una exploración vaginal que garantice la permeabilidad del cuello uterino al paso del amnioscopio. Esta prueba no se debe hace antes de la semana 37 de gestación para evitar un parto prematuro y, además, el bebé debe estar boca abajo.

Después, el médico introducirá el amnioscopio a través de sus dedos en el cuello uterino apoyando este sobre la cabeza fetal sin forzar la manipulación para no producir la rotura de la bolsa amniótica y mediante la exposición con una luz fría se realiza la visualización del color del líquido amniótico.

 

Contraindicaciones de esta prueba

El riesgo de esta prueba es muy pequeño, aunque siempre hay una pequeña posibilidad de rotura de membranas o de infección amniótica al introducir el tubo.

Además, es posible que la mujer experimente después un ligero sangrado a causa de la manipulación del cuello del útero y la introducción del amnioscopio.

Las contraindicaciones para la realización de la amnioscopia son la prematuridad, la ausencia de permeabilidad del cuello del útero y la placenta previa.


Glosario

Amnioscopia

Definición:

Se trata de una prueba que se realiza en la etapa final de la gestación (a partir de la semana 36) y permite determinar el estado del feto a partir del color del líquido amniótico.

Síntomas:

Ninguno.

Tratamiento:

Consiste en la introducción a través del cuello del útero de un tubo metálico provisto de una luz. No supone apenas riesgo, aunque siempre existe una pequeñísima posibilidad de rotura de membranas al introducir el tubo, o de infección amniótica.

Fuente:

Goetzl, Laura (2006), Concepción y embarazo a partir de los 35, Pearson Educación.

Fecha de actualización: 17-03-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×