• Buscar
Publicidad

¿Qué es bueno para los pies hinchados en el embarazo?

¿Qué es bueno para los pies hinchados en el embarazo?

Los pies hinchados durante el embarazo son uno de los ambios que ocurren en tu cuerpo durante esta etapa debido a la retención de líquidos, pero a veces pueden ser molestos y es necesario que sepas qué es bueno para aliviar esta molestia.

Publicidad

Índice

 

¿Por qué se hinchan los tobillos en el embarazo?

La hinchazón de pies durante el embarazo es difícil de evitar, pues el cuerpo va cambiando conforme van pasando estos 9 meses; pero lo que sí se puede hacer es minimizar los riesgos que esta molestia implica.

Durante esta etapa es normal que la mujer tenga que adaptar su vida y sus hábitos constantemente, ya que su cuerpo va cambiando conforme los meses pasan.

El aumento de peso durante el embarazo es una de las causas por las que la mujer embarazada requiere de ropa premamá para estar más cómoda, ya que necesita ropa holgada que no haga presión sobre su vientre o cuerpo en general, pues hasta los tobillos se hinchan.

Hay dos causas por las que durante el embarazo vas a notar que tus tobillos se hinchan, pero no debes preocuparte porque esto pase a menos que la hinchazón presente alguna dificultad o se presente en otra parte del cuerpo.

El aumento del peso durante el embarazo se debe a que el útero aumenta de tamaño para crear un ambiente óptimo para el desarrollo del bebé dentro de tu cuerpo.

Conforme el bebé va creciendo va a generar presión sobre tus órganos, por lo que va a ser normal que tu digestión cambie desde las cantidades que comes hasta la frecuencia en que lo haces.

Cuando el feto realiza presión dentro de tu cuerpo también lo hace sobre los vasos sanguíneos y la sangre, lo que puede provocar que tus tobillos se hinchen, ya que hace propensa la retención de líquidos. Además, la presión del útero sobre la vena cava y la pelvis provoca una circulación más lenta, afectando al sistema circulatorio y al retorno venoso al corazón. 

Otra causa de que los tobillos se hinchen son las hormonas, esas que también se encargan de generar otras muchas molestias y síntomas de esta etapa, y que pueden favorecer la retención de líquidos de las piernas.

Lo normal es que la hinchazón o edema aparezca en el tercer trimestre de embarazo, aunque en el caso de mujeres con embarazo múltiple o con líquido amniótico excesivo este síntoma se produce antes.

Puede ser normal que en el posparto inmediato vuelvan a aparecer edemas. Esto se produce por la redistribución vascular que se produce desde el útero. El útero ha pasado de ser uno de los órganos que necesita más sangre para mantener la gestación a tener que distribuir el volumen sanguíneo a través de los tejidos periféricos, propiciando la aparición de estos edemas. Estos edemas desaparecerán paulatinamente en los siguientes días posparto.


¿Qué es bueno para la retención de líquidos en el embarazo?

Lo primero que tienes que hacer es aceptar que durante esta etapa es normal que haya muchos cambios en tu cuerpo, los cuales son totalmente normales y ocurren de manera natural por el bien del desarrollo del embarazo, pero a veces es bueno controlarlos para evitar algunos riesgos de medicina.

Algunos consejos que puedes seguir para reducir la hinchazón de tobillos son los siguientes:

1.- Eleva las piernas. Recuéstate y eleva tus piernas sobre otra superficie a unos 15 o 20 centímetros sobre la altura del resto de tu cuerpo.

2.- Masajea tus piernas. Aplicar un masaje sobre las piernas diariamente puede reducir la retención de líquidos.

3.- Haz ejercicio moderado. El ejercicio físico durante el embarazo tiene muchos beneficios, como reducir la retención de líquidos.

4.- Evita la sal. Comer sal hace que tu cuerpo retenga más líquidos de lo normal, por lo que debes evitar comer mucha durante esta etapa.

5.- Bebe mucha agua: aunque te pueda parecer contraproducente beber agua te ayudará a retener menos líquido.

6.- Lleva medias de compresión: es muy conveniente llevar estas medias durante el día y descansar durante la noche. Las medias de compresión graduada facilitan el reflujo venoso y proporcionan una sensación agradable de bienestar en las piernas.

7.- Evita estar demasiado tiempo de pie: si estás sentada es recomendable que uses un reposapiés y cambiar a menudo de posición.

8.- Usa cosméticos descongestionantes y refrescantes: esto puede ayudar con la descongestionar las piernas. Estos productos suelen ser ricos en aceites esenciales y ayudan a calmar la sensación de pesadez. Además, las cremas y los geles refrescantes proporcionan alivio a los pies y piernas cansados, especialmente si se aplican con cierta frecuencia. Como hemos dicho, es recomendable hacerte masajes por lo que acompañarlo de esto es una muy buena opción.

9.- Cuidado con las prensas de vestir: los vestidos y los pantalones estrechos interfieren en la circulación sanguínea, así como los tacones que son demasiado altos o completamente planos. El tipo de calzado puede agravar la hinchazón de los pies y la pesadez de las piernas. La medida de tacón ideal en el embarazo oscila entre los 3 y los 5 centímetros.

10.- Toma arándanos: el consumo de arándonos o de extractos de arándano favorece la circulación sanguínea y está especialmente indicado en caso de que tengas hinchazón de tobillos, calambres o hormigueo en las piernas. Existen fármacos vasoprotectores a base de sustancias extraídas de este fruto, pero las debe recomendártelas tu médico. Los principios activos del arándano refuerzan las paredes de los vasos y facilitan la circulación, aliviando pies hinchados y piernas.

11.- Cuida tu dieta: aumenta el consumo de fruta, verdura y cereales integrales. Estos alimentos no pueden faltar en la dieta de una embarazada ya que están indicados para mantener la sangre fluida. Otros alimentos que consiguen esto son el pescado, el ajo, la cebolla o los puerros.

12.- Realiza ejercicios con los pies para mejorar la circulación como flexionar los pies hacia arriba para estirar los músculos, mover los dedos de los pies y rotar los tobillos.

Si observas hinchazón en las manos o en la cara debes acudir a tu médico, puede ser síntoma de preeclampsia. También es común la preocupación y necesita consultarse con un médico si la extremidad se empieza a poner muy caliente, roja o aparecen ampollas. Tu médico puede valorar alguna medida para ayudar la eliminación del exceso de líquido y descartará que se esté desencadenando alguna complicación.


Fuentes:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 04-03-2021

Redacción: Genaro Aguilar

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×