×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué es bueno para el asco en el embarazo?

¿Qué es bueno para el asco en el embarazo?

Las náuseas o el asco en el embarazo es un síntoma muy común de esta etapa, pero también muy molesto por lo que nunca está de más saber cómo aliviar este malestar. ¿Sabes qué es bueno para aliviar el asco en el embarazo?

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Indice

Son varios los síntomas que una mujer experimenta durante el embarazo, algunos soportables y otros algo incómodos, por lo que siempre es bueno conocer alguna forma de controlarlos y hacerlos menos fastidiosos.

Los síntomas del embarazo se hacen presentes desde el principio del mismo, aunque a veces pueden ser un poco insignificantes y pasar desapercibidos, pero también pueden informarte de que estás embarazada en caso de que no lo sepas.

Las náuseas del embarazo

Las náuseas son uno de los primeros síntomas que presenta tu cuerpo en el embarazo, por lo que si no estabas consciente de estarlo este te puede dar una pista, aunque al principio puede parecerte normal ya que las náuseas pueden ser causadas por otros problemas.

Después de haber sentido náuseas más de lo normal es cuando caes en cuenta de que algo está pasando en tu cuerpo, entonces, al ser el síntoma más famoso del embarazo, puedes pensar que estás en gestación.

Este puede ser un síntoma algo molesto debido a que las náuseas pueden ser muy frecuentes, llegan cuando menos lo esperas y también provocan tener asco.

Este síntoma puede aparecer entre la cuarta y quinta semana del embarazo, pero van a comenzar como una sensación ligera y soportable de náuseas, el problema llega cerca de que finalice el segundo mes, cuando comienzan a incrementarse.

No debes preocuparte de que este síntoma dure todo el embarazo, ya que, normalmente, sólo forma parte del primer trimestre, disminuyendo a partir de la semana 12 hasta desaparecer totalmente.

Las náuseas y el asco están relacionados con el incremento hormonal que tiene el cuerpo, puesto que durante el primer trimestre ocurren estos cambios y los síntomas responden ante ellos.

La Hormona Coriónica Humana va de la mano con las náuseas debido a que tienen un rango de incremento muy similar, aumenta cerca de la octava semana del embarazo y disminuye después de la semana 12.

¿Por qué tengo asco en el embarazo?

El asco puede estar relacionado también con los cambios hormonales que experimenta tu cuerpo, ya que tus sentidos se hacen más sensitivos que antes, por lo que sabores u olores a los que antes estabas acostumbrada pueden comenzar a causar este síntoma.

Puede pasar que olores que antes eran tus favoritos se conviertan en lo que menos quieras oler durante esta etapa o que tu postre favorito ya no lo puedas ni ver por imaginarte el sabor, por lo que debes buscar una forma de aliviar este asco.

Durante esta etapa es normal que muchas emociones crucen por tu vida, por lo que puedes entrar en una etapa de estrés que provoque que tengas un asco psicológico.

¿Qué es bueno para el asco en el embarazo?

Ten en mente que el asco puede ir dirigido a cualquier cosa que puedas percibir con el olfato, la vista y el gusto, la mayoría de los casos con comida, por lo que es buena idea que realices un cambio en tu dieta, evitando comer las cosas que ahora te provocan esta sensación aunque antes las comieras como si nada.

Puede ser algo difícil cambiar tus hábitos alimenticios por el asco, ya que además de tener que cuidar una buena alimentación ahora tienes que quitar algunos alimentos que pueden ser tus preferidos, pero te vas a dar cuenta de que también te pueden comenzar a gustar cosas que antes no podías ni ver.

Si te está dando asco es bueno que sepas cómo aliviarlo:

- Come unas galletas saladitas, dicen que por la mañana funciona más, si en ayunas tomas unas galletas saladas o algo de pan y sigues en cama unos minutos, las náuseas se reducirán.

- Bebe zumo de limón: beber zumo de limón puede ayudarte con las náuseas, además olerlo también puede ayudarte. Durante el embarazo la percepción olfativa también cambia. Olores muy fuertes te pueden llegar a producir repugnancia y hay otros que alivian las náuseas. Este es el caso de oler limón (y otros cítricos).

El té de jengibre ayuda a prevenir las náuseas: es de las infusiones más efectivas contra las náuseas son las infusiones de jengibre. Para muchas embarazadas estas son mano de santo. Esto se debe a que el jengibre contiene un componente activo (gingerol) que parece tener un efecto que acaba con los vómitos.

- Si no puedes beber, opta por la fruta: es normal que si estás embarazada tengas cierto rechazo a los líquidos, sobre todo en la etapa inicial del embarazo. Una gran alternativa son las frutas con alto contenido en agua o hacerte un granizado de frutas.

Evita comer comidas con grasas o demasiado especiadas: este tipo de comidas no suelen ayudar a la hora de acabar con las náuseas, más bien suelen producir el efecto contrario. Cuanto menos espaciada esté la comida y menos grasa tenga, mejor.

Ten aperitivos a mano: con el objetivo de que no aparezcan las náuseas lo mejor es que tu estómago no permanezca vacío demasiado tiempo. Por eso, es conveniente tener algo a mano para picar y no dejar que pasen más de 3 horas sin llevarte nada a la boca. Opta por aperitivos sanos como frutos secos, alguna cortita de maíz, una fruta que te guste, etc.

- Mantente relajada: el estrés y el cansancio pueden aumentar la sensación de náuseas. Es importante que pares para descansar y procures dormir lo mejor posible. Esto puede hacer que tengas menos náuseas durante todo el día.

- Come en menor cantidad, pero más a menudo durante el día: esto es otro remedio efectivo contra las náuseas. Debes ingerir poca cantidad de comida pero muchas veces al día, el lugar de darte grandes atracones pocas veces.

- Consulta a tu médico sobre alguna medicación.


Fuentes:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Clínica Mayo: https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/pregnancy-week-by-week/expert-answers/nausea-during-pregnancy/faq-20057917

Fecha de actualización: 20-03-2020

Redacción: Genaro Aguilar

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.