×
  • Buscar
Publicidad

Medicamentos para las náuseas del embarazo

Medicamentos para las náuseas del embarazo

Las náuseas son muy habituales en el primer trimestre de gestación. Normalmente no hace falta medicación para tratarlas, siguiendo una serie de consejos es posible aliviarlas. Pero para los casos más graves, en los que la alimentación se vuelve casi imposible, ¿se pueden suministrar fármacos?

Publicidad

Indice

 

Cómo combatir las náuseas

Las náuseas, sobre todo en las primeras semanas de gestación, son muy comunes. La causa principal de esta molestia son los cambios hormonales que afectan a todo el organismo, incluyendo el sistema digestivo.

Para combatirlas, existen muchos trucos y consejos:

- Tomar un yogur o una galleta en la cama, antes de levantarte por la mañana.

- Comer a menudo, es decir, tres comidas y dos tentempiés.

- Evitar las comidas grasas y copiosas.

- Tomar zumo de limón o jengibre.

- Beber mucha agua.


¿Se pueden tomar medicamentos?

No te puedes perder ...

Y tambien:

A la mayoría de mujeres estos trucos les funcionan, y a partir de la semana 12, cuando empieza el segundo trimestre, las náuseas disminuyen. Sin embargo, otras continúan sufriendo náuseas todo el embarazo, y a veces son tan intensas que van acompañados de vómitos constantes, haciendo imposible la alimentación normal.

En estos casos, puedes consultar a tu ginecólogo, quien te recomendará pastillas o jarabes antimareo (los mismos que te pueden recetar si sufres mareos al viajar) o antieméticos tipo Cariban. Estos fármacos son seguros y no dañan al feto, permitiéndote así alimentarte y alimentar a tu bebé. Eso sí, siempre debes tomar los que te recomiende tu obstetra, ya que en el mercado existen muchos antieméticos y no todos son adecuados.


Fuente:https://www.saludcastillayleon.es/portalmedicamento/es/boletines/boletin-mensual/novedades-portal/manejo-nauseas-vomitos-embarazo-hiperemesis-gravidica

Fecha de actualización: 06-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.