¿Es normal que zumben los oídos en el embarazo?

¿Es normal que zumben los oídos en el embarazo?
comparte

Uno de los síntomas que muchas embarazadas presenta desde las primeras semanas de gestación es el zumbido de oídos o tinnitus, un zumbido en forma de siseo o ruido constante que puede ser muy molesto, sobre todo al irse a la cama, pero que no resulta peligroso.

El tinnitus, también llamado acúfeno o zumbido de oídos, es un problema que presentan muchas personas en la edad adulta, sobre todo aquellas que trabajan en ambientes con mucho ruido, lo que puede dar lugar a esta alteración del oído. A no ser que esté causada por algún problema en el tímpano, no tiene tratamiento, aunque, generalmente, la persona se acostumbra a este sonido y no le resulta muy molesto, salvo en casos muy graves.


Sin embargo, también puede aparecer de repente en el embarazo a causa de los cambios fisiológicos (cambios hormonales y aumento del volumen sanguíneo) que se producen en estos meses y resultar muy preocupante para la madre, quien puede llegar a pensar que es un síntoma de algo grave que pueda afectar al desarrollo del feto. Otras mujeres que ya lo notaban sienten que este zumbido aumenta la frecuencia, severidad y duración en las primeras semanas de embarazo, pero también es algo normal que suele estabilizarse a medida que se avanza en el embarazo.


También es posible que el tinnitus no sea constante, sino que aparezca tras un episodio de estrés emocional o físico debido a la mayor sensibilidad de la mujer en estos meses.


Generalmente, el zumbido en el embarazo aparece en la segunda mitad de la gestación, aunque algunas mujeres lo experimentan desde las primeras semanas, y suele prolongarse hasta el posparto. Si no desaparece por sí solo, se recomienda acudir al otorrinolaringólogo para que recete un tratamiento, aunque, como decíamos, en muchos casos no desaparece totalmente nunca.


¿Cuándo puede ser peligroso?


El zumbido de oídos suele ser un síntoma normal del embarazo, pero también es síntoma de otras enfermedades que pueden llegar a ser peligrosas, por lo que conviene que estés atento a si este tinnitus va acompañado de otros síntomas que pueden ser señal de estos problemas:


1- Preeclampsia: la tensión arterial alta es un problema que desarrollan algunas mujeres embarazadas y que puede llegar a ser muy grave, puesto que impide que la placenta reciba suficiente sangre, por lo que al bebé le llegará menos oxígeno y nutrientes, lo que puede causar bajo peso al nacer y déficit en el desarrollo. Los síntomas principales de esta toxemia del embarazo son edema (hinchazón brusca de manos y cara), aumento de peso súbito en un par de días, dolor de cabeza, mareo, zumbido en los oídos, tensión arterial alta, visión borrosa o ceguera repentina, dolor abdominal o fiebre. Si experimentas estos síntomas, debes acudir al médico puesto que, como decíamos, la preeclampsia no controlada puede resultar muy grave.


2- Hum Venosa: este problema aparece en personas anémicas, mujeres embarazadas y personas con problemas de tiroides. Causa un aumento del flujo sanguíneo que puede provocar sonidos pulsátiles en el oído, un tipo de zumbido en el que se escucha un silbido o un ruido de golpes que late al ritmo del corazón. Normalmente desaparece tras el parto, pero, si no fuera así, habría que hacer un estudio para evaluar la causa concreta y mandar el tratamiento adecuado.


3- Aterosclerosis: durante el tercer trimestre de gestación es normal que los niveles de colesterol total y triglicéridos aumenten por encima del nivel adecuado a causa de la acumulación de grasa en el organismo para favorecer el crecimiento del bebé. Esto es algo habitual que desparece solo tras el parto, pero puede causar la acumulación de grasa en los oídos que genere estas turbulencias o acúfenos.


Los acúfenos también pueden estar causados por problemas habituales como una infección del oído medio u otitis o un tapón en una de las orejas. Además, existen otras causas que pueden provocar los zumbidos en el embarazo, pero son menos habituales, como tumores en sistema vascular o el sistema nervioso, malformaciones auditivas, infección por herpes.


¿Qué hacer ante este problema?


Lo primero que debes hacer si notas un zumbido repentino en los oídos es acudir al médico ya que, aunque suele ser algo habitual en el embarazo y no tiene por qué ir asociado a ningún problema, es mejor que lo evalúe un otorrino, sobre todo si los acúfenos son muy molestos y constantes, van acompañados de otros síntomas o no desaparecen tras el parto.


El médico comprobará que la causa no es ninguna enfermedad o problema grave y si la mujer ha perdido audición, ya que el tinnitus puede causar hipoacusia temporal o permanente.


El tratamiento más habitual es la terapia de reentrenamiento o habituación, conocida como TRT ("Tinnitus Retraining Therapy"), pero no se aconseja hasta después del parto ya que, como hemos visto, en muchos casos los zumbidos desaparecen solos tras dar a luz, por lo que no haría falta tratamiento.


Mientras, puedes adoptar diversas medidas para aliviar esta molestia, como usar un ruido blanco al dormir para no escuchar los molestos zumbidos, evitar los ruidos fuertes prolongados, ya que pueden empeorar el tinnitus, practicar técnicas de relajación y meditación para que el zumbido no resulte insoportable, consumir alimentos que ayuden a mejorar la circulación sanguínea, hacer deporte de manera regular y tener paciencia, ya que, cuanta menos importancia se le dé al tema, menos nos incomodará y acabaremos por dejar de escuchar los acúfenos. 


Fuentes: 

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Redacción: Irene García

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar