¿Es normal no sentir contracciones?

¿Es normal no sentir contracciones?
comparte

Las contracciones son la manera en la que el cuerpo se prepara para el nacimiento del bebé. El útero es un músculo y, como tal, tiene una fase de contracción y otra de relajación. Cuando se contrae, se produce presión en la parte superior de tu útero que se extiende hacia todo el órgano para empujar al bebé hacia el canal cervical. Una de las señales más evidentes de que estás experimentando una contracción es el endurecimiento del abdomen. Si se trata de contracciones de parto lo más normal es que vengan acompañadas también de dolor.

También existe otro tipo de contracciones que no son persistentes, a las cuales llamamos contracciones de falso parto, en las que se debe esperar un poco más para el nacimiento del bebé. Por lo regular este tipo de contracciones desaparecen al descansar, tomar suficiente agua o cambiar de posición. Para distinguir las contracciones de falso parto de unas contracciones verdaderas como las antes mencionadas hay que valorar dónde se sitúan: las contracciones de falso parto se sitúan en la zona baja del vientre mientras que las contracciones verdaderas son más hacia la espalda.

Los expertos comentan que es absolutamente normal no tener contracciones en el embarazo en ausencia de trabajo de parto. Incluso es posible no percibir las contracciones de Braxton Hicks o es probable que no las sientas hasta después de la segunda mitad del embarazo, a medida que este avanza tienden a aparecer más seguidas pero hasta que no se esté en las últimas semanas, suelen ser poco frecuentes, irregulares y generalmente sin dolor.

 

¿Cuando estás embarazada es normal no engordar?

¿Cuando estás embarazada es normal no engordar?

Durante las primeras semanas de embarazo es normal que apenas engordes o incluso que pierdas peso si tienes muchas náuseas y vómitos ya que te costará comer y echarás lo poco que ingieras. Sin embargo, a no ser que tengas alguna enfermedad, a partir de la semana 12 debes empezar a ganar peso ya que el bebé, la placenta y el líquido amniótico suponen un incremento de peso por sí solos. 

Tipos de contracciones


- Contracciones A: se presentan en las etapas iniciales y hasta las 28 semanas, son de muy baja intensidad (2-4 mmHg) y de escasa frecuencia. No suelen ser percibidas nunca por la embarazada.

 

- Contracciones focales: son contracciones de poca intensidad (menos de 10 mmHg) localizadas en pequeñas aéreas del útero. Por lo general, se producen como reacción a un movimiento del bebé.

 

- Contracciones generalizadas: comienzan en un área pero se van extendiendo al resto del útero. Se pueden producir por movimientos del bebé o por esfuerzos o cambios de posición de la madre.

 

- Contracciones de Braxton Kicks: tienen una intensidad de entre 10-15 mmHg. Se propagan en un área más grande del útero, la panza se endurece pero no hay dolor. Duran aproximadamente entre 30 y 60 segundos. Su frecuencia es baja alrededor de cada hora, pero aumentan a medida que se desarrolla el embarazo. Pueden aparecer desde la semana 13 pero lo normal es que empiecen a notarse hacia la segunda mitad del embarazo. Son contracciones irregulares, arrítmicas e indoloras.

 

- Contracciones preparto: son contracciones más intensas que las de Braxton Hicks, pero no son las del trabajo de parto propiamente dicha, suelen aparecer unos días antes del parto e indican que el momento está por llegar. Su función es la de madurar y ablandar el cuello del útero. Son más frecuentes y pueden causar alguna molestia. Su intensidad es de 20 mmHg aunque pueden llegar a 30 mmHg cada 5-10 minutos, pero no son rítmicas.

 

- Contracciones de parto: son regulares, progresivas e intensas, se producen en períodos regulares con una frecuencia de 3 a 5 contracciones cada 10 minutos. Van aumentando su duración llegando a durar aproximadamente entre los 60 y los 90 segundos. Y son dolorosas, su intensidad es superior a 30 mmHg y en el expulsivo pueden alcanzar los 60 mmHg.

 

- Contracciones del día después: después de dar a luz, cuando se pasa el efecto de la anestesia, se comenzará a sentir de vez en cuando unos fuertes retortijones en el vientre bajo, a estos se les llama entuertos. Estas contracciones que se sienten en la zona inferior de la barriga uno o dos días después del parto son completamente normales y se producen porque el útero ha empezado a contraerse para recuperar su tamaño normal, el que tenía antes de que quedaras embarazada.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×