Nombres bíblicos

Nombres bíblicos
comparte

La influencia del Cristianismo en Occidente ha hecho que durante siglos los nombres procedentes de la Biblia fueran muy frecuentes, algunos tanto, que hoy forman parte de nuestra cultura y siguen siendo muy habituales

Según los estudiosos de la Biblia, en el Antiguo Testamento se pueden encontrar hasta 3.000 nombres masculinos, por solo 200 femeninos.

 

Los nombres en la Biblia tienen dos propósitos claros: describir e identificar; el nombre define a su poseedor, nos explica por qué lo utiliza el Señor y nos describe sus cualidades. Muchos de estos nombres describen las naciones, la gente y la historia de los pueblos que componen estos libros. Otros, definen las expresiones de esperanza, las revelaciones divinas, las profecías del futuro. A veces los nombres indicaban ciertas circunstancias del nacimiento de la persona o la línea familiar. También podemos encontrar nombres que hacían referencia a la ocupación del portador o a una característica física suya. Incluso hay algunos que aluden a la naturaleza y sus fenómenos (rayos, lluvia, plantas, animales…).

 

La mayoría son de origen hebreo o arameo.

 

Sin duda, los más comunes en nuestro país de origen bíblico son María, Jesús, José y Juan. Otros nombres habituales extraídos de la Biblia son:

Nombres antiguos

Nombres antiguos

Ya conoces el sexo del bebé que esperas y ahora te planteas qué nombre ponerle. ¿Has pensado en elegir uno típico de tiempos pasados o arcaicas generaciones?

 

Nombres para Hombres

                                                                             

Aarón: Luz, iluminado                         

Abel: Efímero, delicado                               

Abrahán: Padre de una multitud

Adán: Tierra, terrenal, carnal

Andrés: Hombre fuerte

Anselmo: Aquel que tiene un Dios como yelmo (protección)

Barrabás: Hijo de vergüenza o afrenta

Bartolomé: Hijo del Talmay, un hijo que suspende las aguas

Benjamín: Hijo de la mano derecha (hijo predilecto)

Bernabé: Hijo del profeta

Caifás: El que busca con diligencia, El que vomita

Caín: El que forjó su propia lanza

Cristo: El ungido

César: De cabello largo y abundante; nacido con cesárea

Daniel: Mi juez es Dios

David: El amado, el estimado

Edén: Placer, deleite

Efraín: Fructífero

Elí: Alto, Elevado, La Ofrenda, Mi Dios

Elías: Yahvé es mi Dios

Eliseo: Dios es Salvación

Esteban: Coronado de laurel (victorioso)

Ezequiel: Dios es mi fortaleza

Filemón: El que besa o es afectuoso

Gabriel: Dios es mi fortaleza

Goliat: El peregrino

Isaías: Yahvé el Salvador

Ismael: Dios ha escuchado

Israel: Quien reina con Dios

Jacobo: El suplantador

Jeremías: Dios levanta, exaltación del Señor

Jesús: Dios es el Salvador

Joaquín: Dios dispondrá

Job: El que llora o clama

Jonás: Paloma

José: Dios incrementará

Josué: Dios es salvación

Juan: La gracia o la misericordia de Dios

Judas: La alabanza al Señor

Lázaro: Dios ha socorrido

Lucas: Luminoso

Malaquías: Dios es mi Rey

Marcos: Derivado del dios Marte

Mateo: Recompensa

Matías: Don de Dios

Matusalén: Hombre de la jabalina

Miguel: ¿Quién es como Dios?

Moisés: Sacado de las aguas

Nabucodonosor: ¡Que Nebo defienda las fronteras!

Nicanor: Victorioso

Nicolás: Victoria del pueblo

Noé: De larga vida, reposo

Pablo: Pequeño

Pedro: Piedra

Rafael: El medicamento o la medicina de Dios

Rubén: ¡Mira, un hijo!

Salomón: Pacífico

Sansón: Parecido al sol

Saúl: El deseado, el elegido

Senaquerib: Zarza de destrucción

Siloé: Enviado

Simeón: El que escucha u obedece

Teófilo: Amigo de Dios

Tiberias: Buena visión

Timoteo: Que adora a Dios

Tobías: Dios es bueno

Tomás: Mellizo

Zacarías: Dios se ha acordado

Zebedeo: Aquel que sirve a Dios

 

Nombres para mujeres

     

Agar: La que se fugó (extranjera)

Ana: La gracia de Dios

Betsabé: Hija de un juramento

Dalila: Pobreza, languidecer

Débora: Abeja

Dorcas: Corza, gacela

Eva: Vida

Isabel: El juramento de Dios

Jemima: Bonita como el día

Judit: De Judea, judía

Lidia: La que procede de Lidia

Magdalena: De Magdala

María: Amada, la elegida

Marta: La Señora, Dama

Nínive: Bonito, agradable

Noemí: Bella, agradable

Raquel: Oveja

Rebeca: Una cuerda con nudo corredizo

Ruth: Belleza

Salomé: Pacificadora

Sara: Princesa

Susana: Lirio blanco (pureza)

Tamar: Palma, palmera

 

Si estos nombres no te convencen, no dudes en probar nuestra calculadora de nombres. 



Fuentes:

Laurent, Rose (2007), 55.000 nombres, México, Grupo Editorial Tomo.

Redacción: Irene García

1 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
  1. Anónimo

    "¡Qué bonitos nombres bíblicos!, elegir un nombre para nuestro bebé es sumamente importante porque así es cómo lo llamarán toda la vida, me gustaron las opciones de nombres para bebé que aquí presentan, además están llenos de un simbolismo religioso y sobre todo histórico. ".

    Responder
    ×


    ×
    ×
    ×