• Buscar
Publicidad

La 39ª semana de embarazo

La 39ª semana de embarazo

¡Tu bebé está a punto de nacer! Puede que esta sea la semana tan esperada, y si no es así, falta muy poquito para que puedas ver a tu bebé. Tendrás que estar muy atenta a los síntomas del parto, como la rotura de aguas o la pérdida del tapón mucoso.

Publicidad

Indice

Articulo relacionado: La 10ª semana de embarazo

 

Evolución del feto en la semana trigésima novena del embarazo

Tu bebé está listo para nacer. Su peso debería estar entre 2,9 y 3,6 kilos y debería medir entre 45 y 52 cm. En estos últimos días el peso se ralentiza ya que la placenta se va envejeciendo. Tu bebé ha perdido el lanugo, aunque todavía se podrían encontrar algunos restos en su espalda y frente.

Sus ojos al nacer probablemente serán grises azulados pero esto puede cambiar en las semanas siguientes; de hecho el color de ojos puede ir cambiando hasta el sexto mes de vida.

El cordón umbilical, que hasta el momento había trasportado los nutrientes desde la placenta al bebé, mide ahora unos 50 cm de largo y 1,3 cm de ancho. Como el bebé ocupa todo el espacio en el útero, es común que el cordón umbilical se enrolle a su alrededor.
 

Cambios en la madre en la semana 39 del embarazo

Las contracciones pueden empezar esta semana, trata de tener presente cada cuánto se presentan y con qué intensidad.

A estas alturas puedes también tener una rotura de membranas, comúnmente conocido como rotura de aguas. Algunas mujeres experimentan una gran caída de agua, mientras que otras sienten un chorrito estable. Si piensas que rompiste la bolsa o estás experimentando contracciones regulares, ve inmediatamente al hospital.

Hay otros signos menos inminentes del parto que la rotura de agua. Puedes notar también cómo se cae el tapón mucoso que taponaba el canal para evitar la entrada de infecciones. Podría salir con un poco de sangre pardusca, rosada o roja. Normalmente el parto comienza uno o dos días después de perder el tapón, pero pueden pasar hasta semanas.

Es normal que te cueste andar, ya que el bebé lleva encajado varias semanas y causa molestias y dolor en la pelvis. A pesar de eso, tienes que seguir saliendo todos los días un rato a caminar, ya que favorece el parto.
 

¿Cómo cuidarse esta semana?

Existen una serie de remedios caseros que según dicen aceleran el trabajo de parto. Quizás te sientas tentada de intentar alguno. Algunos de ellos pueden ser inofensivos como tener relaciones sexuales, caminar o tomar comidas picantes, sin embargo otros como medicaciones o té de hierbas pueden ser peligrosos sin supervisión médica, antes de intentar pregúntale a tu médico.

En cada visita, tu comadrona, matrona o médico te harán un examen abdominal para comprobar el crecimiento de tu bebé y la postura. También podría hacerte un examen interno para ver si la cérvix sale hacia fuera o si estás dilatando. Si nota que el bebé deja de moverse, habrá que adelantar el parto.

Además, te pueden hacer cada semana o cada 10 días unos monitores fetales para comprobar el bienestar fetal y la actividad uterina.

Permanece tranquila y a la espera, sin ponerte nerviosa porque los días pasen y el parto no llegue ya que es normal que en las primerizas se retrase y el bebé nazca pasada la semana 40.

Si es necesario practicar una cesárea por algún motivo, lo normal es que te la programen para esta semana. 
 

 


Glosario

Infección

Definición:

Enfermedad producida por la invasión de un germen (bacteria, virus, hongo, etc.), a un organismo superior. Como consecuencia de la misma, suelen producirse alteraciones en la estructura o funcionamiento de los tejidos comprometidos.

Síntomas:

Fiebre, decaimiento general, y un sinnúmero de síntomas que dependen del tipo de germen y de la reacción inmunológica ante el mismo.

Tratamiento:

Habrá que tratar la infección con antibióticos o fármacos dependiendo de su causa.

Fuente:

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Fecha de actualización: 08-02-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×