• Buscar
Publicidad

La 20ª semana de embarazo

La 20ª semana de embarazo

¡Felicidades! Ya has llegado a la mitad del embarazo, aunque a tu bebé todavía le falta mucho por crecer y desarrollarse. En las próximas semanas su peso aumentará 10 veces y su longitud el doble.

Publicidad

Indice

 

Desarrollo del feto en la semana vigésima del embarazo

En el transcurso de esta semana se cumple la mitad exacta del camino. Se habla de 40 semanas de embarazo contadas a partir de la fecha de tu última menstruación, sin embargo no siempre se llega a la semana 40, puede fluctuar entre las 37ª y 42ª semana.

El bebé mide aproximadamente 20 cm largo y pesa cerca de 255 gramos. A pesar de que ya cumplió la mitad del embarazo, le falta mucho por crecer. Durante la segunda mitad restante, su peso aumentará más de diez veces y su longitud aproximadamente el doble.

Articulo relacionado: La 10ª semana de embarazo

A partir de este momento, deja de tomarse como referencia la medida de la coronilla a la rabilla (longitud céfalo caudal) y sus medidas se calculan midiendo su perímetro cefálico, su circunferencia abdominal y la longitud del fémur. Las tres medidas se mezclan y dan un peso aproximado.

Una sustancia grasienta blanca, vernix, cubre su cuerpo entero para proteger su piel durante su larga estancia en el fluido amniótico. (Esta sustancia que le cubre también alivia el viaje a través del canal de nacimiento.).

Su bebé come más. También produce el meconio, una sustancia negra, pegajosa, resultado de la pérdida de células, la secreción digestiva y tragarse el fluido amniótico. Este meconio se acumulará en sus entrañas y lo verás en su primer pañal sucio (aunque algunos bebés lo pasan al útero antes de nacer).

Sus órganos están totalmente formados, por lo que las próximas semanas se dedicará a prepararlos para el nacimiento y crecer y engordar.
 

Cambios en la madre en la semana 20 del embarazo

Tu abdomen crece, ahora es obvio para cualquiera que te vea que estás embarazada. La cima de tu útero está en el ombligo. Ya tendrás que usar ropa ancha y adaptada a tu abdomen, que seguirá creciendo día a día.

En este segundo trimestre es normal que aumenten molestias digestivas como el ardor, causado por las digestiones más lentas y el crecimiento del útero que deja poco espacio al estómago. Procura comer ligero y evitar las comidas fuertes. No te acuestes justo después de comer y, si hace falta, consulta a tu profesional de medicina sobre los antiácidos.

También es normal que se noten más los dolores de espalda, especialmente en la zona del lumbago. Cuida tus posturas y haz ejercicio con regularidad para fortalecer los músculos de la espalda. Los masajes también pueden ayudarte.
 

¿Cómo cuidarse esta semana?

Asegúrate de tomar bastante hierro, ya que el bebé necesita mucha cantidad de este mineral para desarrollarse. Alimentos ricos en hierro son las carnes rojas, lentejas y otras legumbres, espinacas, pescado, etc.

Debes tomar mucho líquido para mejorar la diuresis. No permanezcas de pie mucho tiempo y trata de no sentarte con las piernas cruzadas. Dormir con las piernas más altas que la cabeza es una buena ayuda para mejorar la circulación y prevenir problemas en ellas.

En algunos trabajos se concede la baja laboral a partir de la semana 20, sobre todo aquellos en los que puede existir riesgo. Si no es tu caso, puedes seguir trabajando sin problemas, aunque procura evitar el estrés.

Es una buena idea que te apuntes a clases de preparación al parto, te ayudarán a estar lista cuando llegue el momento.

Estas clases se aconsejan entre la semana 24 y la 36, aunque puedes empezarlas ya si quieres. En ellas te resolverán dudas sobre el embarazo, el parto, el cuidado del bebé.

En la semana 20 se hace la ecografía morfológica, una de las tres ecografías fundamentales de la gestación. Esta ecografía es muy importante ya que sirve para valorar la morfología del feto y comprobar el desarrollo de todos sus órganos.

Además de comprobar posibles malformaciones, se puede saber el peso y tamaño del feto para comprobar si crece adecuadamente, si la placenta tiene alguna anomalía, la cantidad de líquido amniótico y si el cordón umbilical cuenta con tres conductos (dos arterias y una vena). Por último, se examinan los movimientos corporales y respiratorios para comprobar el bienestar fetal. 
 

 

 


Te puede interesar:

La fecha de embarazo es un dato importante para poder realizar el seguimiento correcto de la gestación y averiguar la fecha prevista del nacimiento del bebé.

Fuente:

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Fecha de actualización: 04-02-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×