Estoy embarazada y se me duermen las piernas

Estoy embarazada y se me duermen las piernas
comparte

Durante el embarazo, y especialmente en los últimos meses, es frecuente sentir molestias en las piernas: hormigueo, hinchazón, tirones. La mayoría de estos trastornos se pueden prevenir.

¿Por qué sucede esto?


Las piernas sufren mucho los cambios que se producen en el sistema circulatorio y más durante el embarazo ya que en la gestación el corazón bombea mucha más sangre para que también le llegue una cantidad suficiente al feto. Como resultado, el volumen de sangre que circula por las venas y arterias aumenta, y también lo hace la producción de líquido adicional en el cuerpo para permitir que los tejidos soporten el desarrollo del bebé.


Además, el útero, a medida que crece, va comprimiendo las venas de las piernas y de la pelvis. Un aumento de peso excesivo también les afecta negativamente.

 

Padecimientos más frecuentes

 

- Varices


Las sufren el 20% de las embarazadas, y estas son venas dilatadas que se ven como líneas azules transparentes a través de la piel. Algunas veces, cuando están muy hinchadas, producen dolor. Generalmente son hereditarias, pero pueden aparecer por muchos factores como la presión de las venas de las piernas por el propio embarazo, permanecer muchas horas de pie, el calor, o por la acción de las hormonas femeninas. Suelen desaparecer tras el parto.

No te puedes perder ...

 

- Hinchazón


La hinchazón leve de las manos, piernas y tobillos se llama edema y es normal en los últimos meses del embarazo. La presión del útero hace que el líquido se acumule en zonas donde la circulación es más lenta, como los pies o los tobillos, que se inflaman. Si es muy acusada o aparece de repente en manos, pies o cara y se acompaña de mareos o dolor de cabeza, hay que acudir a urgencias ya que puede deberse a una hipertensión.

 

- Pesadez


Es la molestia más común y esta se debe a la ganancia de peso y a la retención de líquidos, que dificulta la circulación de retorno al corazón.

 

- Calambres


Son espasmos musculares dolorosos, localizados generalmente en la pantorrilla. Suelen producirse cuando las madres están acostadas (por la noche o por la mañana) y son más frecuentes en el segundo o tercer trimestre. Pueden deberse a la sobrecarga de trabajo a la que están sometidos los músculos y huesos, pero en ocasiones también evidencian un déficit de potasio en la dieta.

 

¿Cómo aliviarlo o disminuir los síntomas?

 

-Caminar, hacer ejercicios de rotación de los pies y nadar.


-Acostarse con las piernas en alto varias veces al día.


-Utilizar medias elásticas de compresión, incluso en verano, ya que favorecen la circulación de retorno.


-Seguir una dieta rica en fibra para regular el tránsito intestinal. El estreñimiento aumenta el riesgo de varices.

 

Síndrome de las piernas inquietas en el embarazo


Este síndrome puede ocurrir tanto en niños, como en personas mayores y también en las mujeres embarazadas. Sus síntomas son difíciles de describir. Quien lo padece dice sentir dolor, ardor y una sensación de un hormigueo muy acentuado en las piernas, principalmente al dormir. Estos síntomas llevan al afectado a necesitar moverlas de forma incontrolable ya que al hacerlo tiene la impresión de alivio y de que los síntomas desaparecen. Por otro lado, al volver a estar parado, sentado o acostado, las molestias vuelven a aparecer.


Algunas investigaciones señalan que el embarazo puede agravar o empeorar el SPI. Los síntomas suelen ser más fuertes cuando la mujer se encuentra en el sexto, séptimo u octavo mes de gestación. Además, revelan que este síndrome incide más en las mujeres con más edad, con bajos niveles de hierro y que presentan problemas para conciliar el sueño.


Se acredita que la cuarta parte de las mujeres embarazadas puede sufrir de este síndrome, por lo menos, una vez a la semana.

 

¿Cómo aliviar el dolor?


Los expertos afirman que hay tratamiento y muchas formas para aliviar los síntomas; los cambios en el hábito de dormir, las técnicas de relajación como el yoga, masajes y el ejercicio moderado como es el pilates durante el día pueden ser muy útiles.

 

Siempre será una buena idea que hables con tu médico si te preocupa la sensación de hormigueo, calambres o adormecimiento en las extremidades, en especial si también tienes otros síntomas. Se le deberá hacer saber si el adormecimiento es permanente o es acompañado de cambios en la vista, debilidad, torpeza en los movimientos, dificultad para caminar, dolor agudo o hinchazón excesiva, ya que estas pueden ser señales de complicaciones en el embarazo.

 

 


Te puede interesar:
La calculadora de cuándo va nacer el bebé permite realizar un seguimiento del embarazo y prever la fecha prevista de nacimiento, facilitando al máximo así los cuidados de la gestación.


Fuente:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 01-10-2018

Redacción: Edgar Corona

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>