• Buscar
Publicidad

¿En qué semana se ve el saco gestacional?

¿En qué semana se ve el saco gestacional?

Desde el mismo instante de la concepción empiezan a ocurrir cambios complejos en el interior del útero que tienen por objetivo crear un entorno óptimo para que el embrión pueda desarrollarse y convertirse, poco a poco, en un bebé.

Publicidad

Índice

 

¿Cómo se desarrolla el saco gestacional?

Tras la concepción el cigoto resultante se implanta en el útero materno, allí establecerá contacto con la circulación de la madre y extraer así el alimento necesario para crecer. Es el comienzo de la placenta, pero hasta que ésta esté formada, las células del cigoto crearán dos cámaras, una será el saco amniótico, que se llenará de líquido donde luego flotará el feto, y otra el saco gestacional, más grande y cercana a la futura placenta.

El saco se conforma por la fusión de dos membranas; la externa, denominada corion, y la interna, la que está en contacto con el feto, y que es conocida como amnios.

En esta fase todas las necesidades del feto son cubiertas por este pequeño saco que al principio tiene la misma medida que el disco de células embrionarias (3-4 mm) y que más tarde evolucionarán en el feto. Así, durante las primeras semanas tras la implantación, el saco gestacional indica el lugar del embarazo, y es perfectamente visible con ultrasonidos. 

De hecho, el saco gestacional es el primer indicador de embarazo y es visible desde las semanas 4-5 de embarazo con un ultrasonido, cuando su diámetro mide aproximadamente 2’5 mm.

El saco gestacional crece una media de 1’15 mm por día. Al principio su forma es redondeada, pero luego va haciéndose más oval e irregular para adapatrse a la forma del útero. Finalmente, el saco va desapareciendo hacia la semana 9-10 de embarazo, dando lugar a la placenta.
 

¿Qué función tiene el saco gestacional?

El saco gestacional será el encargado, durante la etapa temprana del embarazo, de suministrar la mayor parte de los nutrientes al embrión. Cumple la misma función que la placenta y que algunos órganos que se formarán después, como el hígado, produciendo por ejemplo, hematíes. A medida que éstos se van desarrollando y el embrión va creciendo, el saco gestacional va encogiendo hasta desaparecer. La placenta, ya formada, ocupa ahora su lugar.

Además, en las primeras semanas nos permite saber si el embrión se ha implantado adecuadamente o está fuera del útero por medio de una ecografía. Asimismo, una vez detectado, las medidas del saco gestacional nos permitirán saber si el embrión está creciendo correctamente.

Estas son las medidas que debe tener el saco gestacional en cada semana:

Semana 3-4: 3-4 mm

Semana 5: 5,15 mm

Semana 6: 6,30 mm

Semana 7: 7,45 mm

Semana 8: 8,60 mm

Semana 9: 9,75 mm

Semana 10: 10,90 mm

Esto ocurre aproximadamente en la décima semana de gestación, momento en el que la placenta asume todo el control de la alimentación del feto.


Glosario

Saco amniótico

Definición:

Es la cubierta de dos membranas que cubre al embrión y que se forma entre el octavo y noveno día de la fecundación. La membrana interna contiene el líquido amniótico y el feto en su interior. La membrana exterior es la parte de la placenta. La ruptura de aguas se produce cuando el saco amniótico libera su contenido. Cuando se produce al final del embarazo o en el momento de parto, se denomina \"ruptura espontánea de membranas\". Si por el contrario las membranas se rompen antes del parto, este hecho se denomina \"ruptura prematura de membranas\"

Tratamiento:

El saco amniótico se utiliza para reconstruir y tratar lesiones de la superficie ocular en oftalmología, tanto en la córnea como en la conjuntiva, en tratamientos de quemaduras, en cirujía reparadora y maxilofacial.

Fuente:

Huggins-Cooper, Lynn (2005), Maravillosamente embarazada, Madrid, Ed, Nowtilus.

Fecha de actualización: 10-02-2021

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×