¿Cómo evitar la plagiocefalia postural?

¿Cómo evitar la plagiocefalia postural?
comparte

A lo largo de los 9 meses de embarazo debéis prepararos bien para cuando llegue el bebé ya que una vez lo tengáis con vosotros, no tendréis tiempo de leer libros, ni de buscar información si surge alguna duda, por eso es conveniente que aprovechéis estos meses para saber todo lo necesario para evitar problemas como la plagiocefalia postural.

 

La plagiocefalia es un tipo de deformidad craneal posicional, es decir, surge por la postura que adopta la cabeza del bebé en sus primeros meses de vida. Cuando nacen los bebés no pueden moverse, ni siquiera girarse ellos solos, con lo que si les pones boca arriba en la cuna y no les mueves, así permanecerán hasta que los cojas de nuevo.

Desde hace unos años se recomienda colocar a los recién nacidos hasta los 4-5 meses boca arriba al dormir para evitar el riesgo de asfixia y la muerte súbita del lactante. Por eso, cada vez es más habitual encontrarnos casos de bebés con plagiocefalia, es decir, la cabeza ligeramente aplanada por detrás y con forma de rombo.  De hecho, los estudios afirman que el 46,6% de los bebés sufrirá este problema. La más frecuente es la  plagiocefalia posicional derecha, causada al dormir el bebé con la cabeza ligeramente inclinada hacia el lado derecho.

Aunque no es grave de por sí, se ha demostrado que es importante corregirla cuanto antes ya que puede llegar a provocar retrasos madurativos neurológicos, alteraciones visuales o alteraciones de oído, por lo que no se trata solo de un problema estético que hay que dejar que se resuelva solo, hay que acudir al pediatra en cuanto lo detectemos para ponerle solución.

Cómo evitar la episiotomía

Cómo evitar la episiotomía

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ya alertó a España del altísimo índice de episiotomías que registraba el país, donde se realizan como media un 90% de estas incisiones en los partos vaginales, frente al 20% que entran dentro del baremo que recomienda este organismo internacional o el 8% que se practican en países como Suiza.

Además, cuanto antes se lleve a cabo el tratamiento, más fácil y rápido será. En niños en los que la plagiocefalia se detecta pronto el tratamiento es ortopédico y de cambios de hábito. Por una parte, hay que colocar al niño un casco especial corrector que el pequeño debe llevar todo el día para corregir la forma del cráneo. Aunque dé pena, al niño no le duele y en solo unas semanas se lo podrá quitar.

Asimismo, hay que procurar ponerle a dormir siempre del lado contrario al que tiene la deformidad.

¿Se puede prevenir?

Sí, y por eso debes estar preparada ya que “prevenir siempre es mejor que curar”:

- Aunque es cierto que el bebé tiene que dormir boca arriba, procura que la cabeza no la tenga colocada siempre igual. Pónsela de vez en cuando hacia el lado derecho, otras veces hacia el otro lado o hacia arriba del todo. A ser posible, un tercio del tiempo en cada una de ellas.

- El bebé no puede girarse completamente, pero sí puede mover la cabeza y es posible que tenga predilección por dormir sobre un lado. Si es así, compra un cojín especial de posicionamiento que le obligue a adoptar la postura que quieras, al menos para algunos ratitos.

- Durante el día ponle boca abajo para que fortalezca el cuello y explore el mundo desde otro ángulo.

-  Si no le das el pecho, procura darle el biberón cambiándole de lado, no lo hagas siempre sobre el mismo brazo.

- Si le pones en una manta de juego, coloca estímulos a ambos lados para que gire la cabeza de uno a otro.

- En la mochila portabebés no debe ir totalmente en vertical hasta que tenga 5 o 6 meses.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×