×
  • Buscar
Publicidad

Efectos de la plagiocefalia

Efectos de la plagiocefalia

Uno de cada cuatro niños con plagiocefalia no tratada sufre problemas graves de lenguaje a los 3 años de edad según detecta el estudio científico “Deficient language acquisition in children with single suture craniosynostosis and deformational posterior plagiocephaly” publicado recientemente en Childs Nerv Syst, el órgano oficial de la International Society for Pediatric Neurosurgery (ISPN).

Publicidad

Indice

 

Los resultados de este trabajo confirman que el 25% de los bebés que padecen plagiocefalia, o deformidad craneal no tratada, presenta problemas severos de lenguaje a los tres años de edad. Teniendo en cuenta la incidencia de niños que a los dos años tienen plagiocefalia permanente (el 3,3% del total), si en España nacen cada año 472.000 bebés (datos de 2011, INE), se calcula que 15.576 tendrán algún tipo de plagiocefalia para siempre, y de estos, 3.894 tendrán problemas de lenguaje provocados por esta causa.

 

¿Qué es la plagiocefalia?

La plagiocefalia es un tipo de deformidad craneal (hay de tres tipos: la plagiocefalia, la braquicefalia y la escafocefalia posicional) producida entre el tercer trimestre del embarazo y el primer trimestre de la vida del bebé.

No te puedes perder ...

Consecuencias de la triquinosis en el embarazo

Consecuencias de la triquinosis en el embarazo

La triquinosis es una enfermedad infecciosa causada por las larvas de un pequeño parásito llamado Trichinella spiralis. Es muy poco frecuente en países desarrollados ya que la comidas pasa muchos controles sanitarios, por lo que es muy difícil que se contagie en el embarazo.

Y tambien:

Consiste en un aplanamiento de la parte posterior de la cabeza del bebé, acompañado de un desplazamiento más o menos severo de toda la mitad del cráneo deformado hacia adelante y también del sistema nervioso, provocando no sólo alteraciones en la forma normal de la cabeza sino también de la función.

Las causas son factores mecánicos de presión continua o excesiva en la zona posterior de la cabeza. Si se detecta a tiempo (lo ideal es alrededor de los 3-4 meses de edad), la plagiocefalia puede corregirse con ortopedia craneal (el uso de bandas ortopédicas dinámicas) y fisioterapia del cuello si hay tortícolis acompañante.

Las deformidades craneales siempre han existido, pero no con la incidencia e intensidad de ahora. Para evitar el síndrome de la muerte súbita, desde el año 1992 se recomienda que los bebés duerman de espalda. Si bien gracias a ello se ha reducido en más de un 40% los casos de muerte súbita en lactantes, este hecho ha provocado la aparición de una gran cantidad de deformidades craneales por presión continuada sobre la zona posterior de la cabeza. Otras causas concomitantes de este incremento son la tortícolis muscular congénita, la prematuridad y/o el embarazo gemelar.

 

Incidencia creciente

En el año 1974 la plagiocefalia aparecía en 1 de cada 300 recién nacidos, mientras que hoy, según datos del estudio “Plagiocephaly and brachycephaly in the first two years of life: a prospective cohorte study” -publicado en la revista Pediatrics en 2004 por el Dr. Hutchison-, el 37% de los recién nacidos sanos tienen deformidad craneal al nacer y un 20% de los lactantes de 4 meses aún la tiene. Es precisamente a partir de los 4 meses de edad que la Academia Americana de Pediatría (Pediatrics, 2006) aconseja hacer tratamiento ortopédico con los casquitos craneales. A partir de los 2 años de edad la cabeza se cierra, ya no responde a la ortopedia y sólo pueden corregirse las deformidades con cirugía.

 

Problemas funcionales

Son cada vez más las evidencias de que la plagiocefalia deformativa provoca problemas funcionales en el cerebro del bebé en crecimiento, básicamente, alteración del tono muscular, retraso madurativo neurológico global o problemas en el lenguaje, así como afectaciones en aspectos psicomotores y cognitivos del niño.

Según el Dr. Kordestani  el 25% de los niños con plagiocefalia tiene retrasos psicomotrices y el 10%, retrasos cognitivos (el 3% graves).

Y según Speltz los niños con plagiocefalia están 10 puntos por debajo de lo normal del punto de vista de motricidad y 5 puntos por debajo de lo normal del punto de vista cognitivo.

De hecho, muchos de los niños que en la primera infancia llegan al psicólogo, al logopeda o al psicoterapeuta tienen como base una plagiocefalia no tratada. Sin embargo, en la práctica pediátrica habitual, las deformidades craneales no despiertan la atención debida y suelen plantearse como un problema meramente estético.

 

¿Cómo se trata la plagiocefalia?

Es necesario realizar un diagnóstico precoz y riguroso. A partir de los 3-4 meses de edad, la mayor parte de los bebés que padecen algún tipo de deformidad craneofacial puede tratarse de manera definitiva con ortopedia craneal, sin la necesidad de pasar más adelante por el quirófano.

La ortesis craneal se aplica en recién nacidos y lactantes de entre 3 y 24 meses y a veces sólo es necesario seguir el tratamiento dos o tres meses para corregir la deformidad y ahorrar problemas futuros en la etapa de crecimiento.

El Dr. Joan Pinyot, responsable de Cranial Technologies Inc. en Europa, afirma que "los padres deben saber que la plagiocefalia no se arregla con la edad" y que "son cada vez más las evidencias de que la plagiocefalia deformativa provoca problemas funcionales en el cerebro del bebé en crecimiento". El Dr. Pinyot hace además un llamamiento a la comunidad médica pediátrica y a la Administración de Salud para que atiendan este problema tan prevalente y den respuesta a los padres.


Fuentes:

AEPED. Libro Blanco Muerte Súbita, "Plagiocefalia posicional: nuevas recomendaciones para el diagnóstico precoz y registro en la cartilla sanitaria del niño" https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/libro_blanco_muerte_subita_3ed_1382444179.pdf

Fecha de actualización: 07-04-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.