¿Cómo estimular el sentido auditivo en nuestro bebé?

¿Cómo estimular el sentido auditivo en nuestro bebé?
comparte

Desarrollar los 5 sentidos del bebé es fundamental para mejorar sus capacidades y habilidades, además de que ayuda a fortalecer el vínculo entre el pequeño y sus papás. Respecto al oído, es su primer contacto con el exterior ya que dentro del útero materno puede escuchar las voces de sus papás y la música que le ponen, por eso puedes estimular su sentido auditivo ya desde el embarazo.

¿Cómo se desarrolla el sentido del oído?


El feto comienza a desarrollar sus capacidades auditivas hacia el tercer mes de gestación, aunque se sigue desarrollando hasta el décimo mes de vida. Así, en la semana 14 de gestación su sentido auditivo está ya desarrollado y puede empezar a escuchar sonidos del interior del cuerpo de su madre, aunque le llegan atenuados por el líquido amniótico que le rodea. Después, hacia la semana 16 o 17 empieza a oír sonidos del exterior.


Una vez nace, aún en el hospital, se realiza una prueba de audición al bebé para confirmar si escucha bien. Si no pasa la prueba con alguno de los oídos, se pueden realizar más pruebas para confirmar si tiene hipoacusia (pérdida de audición) o problemas en alguno de los oídos. Estas pruebas son básicamente dos:


- Pruebas de Emisiones Otoacústicas: se coloca un audífono hecho de esponja en el canal del oído, se estimula con sonido y se mide el eco. La ausencia del mismo podría indicar una pérdida de audición.


- Prueba de Respuesta Auditiva Troncoencefálica: evalúa cómo el tronco encefálico y el cerebro responden ante un sonido mediante una serie de audífonos y electrodos colocados en la cabeza y las orejas del bebé a través de los cuales se envían sonidos y se mide la actividad eléctrica en el cerebro.


Si el niño presenta algún problema, es importante buscar solución cuanto antes, para lo cual es conveniente acudir a centros especializados en desarrollo infantil, como GAES Junior, donde cuentan con expertos audioprotesistas y las últimas tecnologías para corregir las dificultades auditivas de los más pequeños. Además, todos los centros tienen zonas específicamente creadas para conseguir la tranquilidad y comodidad de las familias, con juegos para los más pequeños para que estas visitas resulten más sencillas y menos “traumáticas” para los más niños.


Consejos para estimular su sentido auditivo


Además, aunque tu hijo no tenga ningún problema auditivo, es importante que estimules su oído desde el útero materno para que desarrolles al máximo sus capacidades siguiendo estos sencillos consejos y pautas que ofrece GAES:


1- Mientras esté en el útero materno, debes hablarle todos los días varias veces al día durante unos 10 minutos, a poder ser a la misma hora cada día. Puedes contarle cualquier cosa, lo que has hecho en el día, cuánto le quieres, las ganas que tienes de conocerlo, etc. También puedes contarle cuentos.


2- Cántale nanas o tus canciones favoritas.


3- Ponle música. Escucharla de modo regular fomentará el aprendizaje y el desarrollo del intelecto. La elección del tipo de música también es importante ya que la música suave ayuda a tranquilizar al bebé, mientras que la música clásica fomenta su concentración. En cambio, la música más movida, como el rock, produce un efecto excitante sobre el pequeño, por eso no se aconseja ponerle este tipo de canciones mucho rato. Es mejor que optes por piezas instrumentales, tranquilas y de melodías sencillas. También puedes aprovechar los sonidos de la naturaleza para estimular al bebé y que se familiarice con los sonidos y los silencios para que le sea más fácil acostumbrase al exterior cuando nazca.


Estos consejos, además de estimular su sentido del oído y fortalecer sus conexiones neuronales y su inteligencia emocional, ayudan a crear un vínculo mágico con el pequeño ya que le transmites todo tu amor y permitirá que el bebé reconozca tu voz cuando nazca. Así, cuando se ponga nervioso, solo con cantarle o hablarle podrás tranquilizarle. También ayudará a reducir el estrés o la ansiedad de los papás.


Recuerda que los bebés prefieren los sonidos agudos a los graves (por eso prefieren la voz de su madre) y son muy sensibles a los ruidos fuertes y estridentes, por lo que debes evitar su exposición a altos volúmenes y decibelios.


Y, una vez nazca, no dejes de seguir estos consejos y sigue hablándole a menudo, cantándole o poniéndole música para ayudar al desarrollo de su oído y, posteriormente, del lenguaje.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×