×
  • Buscar
Publicidad

Síntomas de la lumbalgia en el embarazo

Síntomas de la lumbalgia en el embarazo

Una de las molestias que acompaña a la gestación es el dolor lumbar o de espalda, muy frecuente en el tercer trimestre, cuando el peso del útero modifica el centro de gravedad de la madre y sobrecarga la zona.

Publicidad

Indice

 

¿Qué es la lumbalgia?

La lumbalgia o lumbago es el nombre que recibe el dolor lumbar, es decir, aquel localizado en la parte baja de la espalda, en la zona lumbar, sobre la columna vertebral y alrededor de ella, en las vértebras lumbares, aunque puede bajar por las piernas (sin sobrepasar la rodilla).

Es un dolor continuo y sordo, que aumenta de intensidad a medida que avanza el día y cesa al descansar; aunque también puede aparecer al despertarse por la mañana. Puede ir acompañado de otros síntomas como entumecimiento, debilidad muscular…

Esta enfermedad afecta tanto a personas jóvenes, como adultas y mayores y aparece tanto en trabajos sedentarios, como en aquellos que implican un gran esfuerzo físico. Aproximadamente el 80 por ciento de la población ha tenido o tendrá alguna lumbalgia durante su vida, aunque hay momentos de la vida o factores que hacen más posible la aparición de este dolor, como el embarazo.

De hecho, más de las dos terceras partes de las embarazadas presenta lumbalgia y casi la quinta parte presenta dolor en la pelvis. El dolor aumenta con el avance del embarazo e interfiere con el trabajo, las actividades cotidianas y el sueño. Aunque normalmente es de intensidad leve a moderada y suele desaparecer tras el parto, hasta un 21% de mujeres sigue teniendo dolor 2 años después de haber dado a luz.

No debe confundirse con la ciática, que es un dolor que afecta al nervio ciático que baja de los glúteos a las piernas. 

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Causas del dolor lumbar en el embarazo

La lumbalgia se relaciona con trastornos de las vértebras lumbares y las estructuras de los tejidos blandos de alrededor, como músculos, ligamentos, nervios…

En el caso concreto de las embarazadas, aparece este molesto dolor por diversos motivos:

- La posición del útero y su amento de tamaño cambian el centro de gravedad de la madre, que se desplaza para mantener el equilibrio. Se produce así lo que se conoce como hiperlordosis lumbar, es decir, la mujer curva más la espalda en su parte final y separa los pies para evitar caerse. Conforme el centro de gravedad se adelanta, los músculos de la parte inferior de la espalda deben trabajar con más intensidad. El abdomen crece, y la embarazada busca compensar esto inclinándose hacia atrás. El equilibrio se hace más difícil, especialmente al caminar. Todo esto sobrecarga los ligamentos y los músculos de la zona, por lo que cualquier movimiento brusco puede lesionar alguna de estas estructuras musculoligamentosas ya solicitadas en exceso.

- El crecimiento del bebé dentro del útero desplaza los órganos internos hacia arriba y atrás, comprimiendo los nervios de la zona lumbar.

- El peso del bebé sobrecarga los músculos, que tienen que soportar mucho más peso del que están acostumbrados.

- El aumento de ciertas hormonas, como la relaxina, provoca que los ligamentos de todo el cuerpo sean más elásticos, lo que inestabiliza las articulaciones. Para compensar esa inestabilidad, los músculos se contraen, lo que causa dolor.

Además, existe una serie de factores que pueden aumentar la posibilidad de sufrir este problema, como el trabajo con cargas, el tabaco, ser multípara, el aumento de peso excesivo o haber sufrido este problema en embarazos previos.

 

Tratamientos y consejos

El dolor muy intenso se puede calmar con un analgésico, pero la mejor manera de acabar con la lumbalgia es tomar una serie de medidas de prevención. Por ejemplo, cuidar la postura en todo momento. Sentada, de pie, andando, haciendo tareas de la casa, durmiendo… Siguiendo una serie de normas de higiene postural y ergonomía se puede evitar la lumbalgia.

Asimismo, si el dolor es muy habitual, se puede calmar de las siguientes maneras:

- Aplicando calor local a la zona.

- Realizando ejercicio moderado durante toda la gestación para fortalecer los músculos de la espalda, como caminar 30 minutos al día o nadar.

- Usando zapatos de tacón bajo.

- El yoga y el pilates son muy beneficiosos para la espalda y además enseñan técnicas de corrección postural.

- Las fajas de embarazo sujetan la zona para no cargar tanto la espalda.

- Acudiendo a un fisioterapeuta para realizar determinados ejercicios y masajes. El especialista te examinará y determinará qué técnicas son las más adecuadas para ti: termoterapia, masoterapia, estiramientos, elongación, etc.

- Intentando descansar lo más posible; si puedes, duerme una pequeña siesta después de comer.

- Las técnicas de relajación también alivian los dolores de espalda.

- Los AINE (antiinflamatorios) no deberían usarse, ya que pueden producir teratogénesis y mayores tasas de abortos espontáneos.

- Según una revisión de estudios de Cochrane, “los ejercicios de fortalecimiento específicamente adaptados, los programas de ejercicios de sentarse con la pelvis inclinada y la gimnasia acuática informaron efectos beneficiosos. Además, la acupuntura pareció ser más efectiva que la fisioterapia”.

- A no ser que lo indique tu médico por otros motivos, no debes hacer reposo, ya que es más perjudicial que beneficioso para tratar este problema.
 

¿Es posible prevenir la lumbalgia en el embarazo?

La higiene postural es una de las medidas básicas en la prevención del dolor lumbar en el embarazo. Otras medidas preventivas serían:evitar el sedentarismo (el Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología recomienda la práctica de ejercicio físico durante el embarazo para evitar este problema), no hacer reposo sin indicación médica, evitar en lo posible la realización de trabajos estresantes y coger cargas, evitar una ganancia excesiva de peso o el uso de fajas maternales entre las semanas 25 y 36 de gestación.


Fuentes:

“Lumbalgia durante el embarazo. Abordaje multidisciplinar”, D. Gallo-Padilla, C. Gallo-Padilla, F.J. Gallo-Vallejo, J.L. Gallo-Vallejo, Medicina de Familia SEMERGEN, DOI: 10.1016/j.semerg.2015.06.005

Fecha de actualización: 26-08-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.