×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué ejercicios puedo hacer estando embarazada?

¿Qué ejercicios puedo hacer estando embarazada?

Cuando nos enteramos de que estamos embarazadas nos surgen multitud de dudas e inquietudes que hasta la fecha no nos habíamos planteado. ¿Qué ejercicio puedo hacer? ¿Cómo afecta a mi bebé? ¿Cuál es el más indicado para favorecer un parto normal?

Publicidad

Primero vamos a ver qué beneficios obtenemos de practicar ejercicio físico en el embarazo.


- Sabemos que aporta endorfinas, por lo tanto nos causará bienestar físico y mental.

- Disminuye el riesgo de diabetes gestacional e hipertensión inducida por el embarazo (preeclampsia).

- Hay un menor riesgo de padecer varices y menor riesgo de trombosis venosa.

- Mejora la disnea (sensación de falta de aire).

- Disminuye, además, la ganancia de peso durante el estado de gravidez, por lo tanto nos encontraremos mejor y con menos molestias derivadas de éste.

- Reduce el dolor lumbar, púbico y el dolor derivado por la compresión del nervio ciático.

- Pero, además, aumenta el riego sanguíneo a nivel placentario, teniendo niños con más peso.


¿Sabías que los partos de las mujeres deportistas son más rápidos y con bebés más grandes? Sorprendente, ¿verdad?.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

¿Qué ejercicio puedo hacer?

 

Lo primero que hay que evaluar es el estado físico en el que nos encontramos; no es lo mismo una mujer que nunca ha realizado ejercicio que una que ya lo realizaba de manera habitual.


La que realizaba ejercicio de forma habitual, vamos a modificarlo a medida que avanza el embarazo, evitando las actividades con alto impacto como running, equitación… con el fin de cuidar el suelo pélvico. Evitando, además, aquellos ejercicios que puedan provocar riesgo de caída (escalada, bicicleta al aire libre, patinaje…) y aquellos que sean de contacto (boxeo, fútbol, rugby).


Si no estábamos habituadas a realizar ejercicio, durante el embarazo es una buena época para empezar a realizarlo, siempre de manera gradual.


Tanto si tenemos una excelente forma física, como si no, una manera muy buena de hacer ejercicio es en el medio acuático. La piscina tiene la ventaja de que, al no existir gravedad, nos vamos a encontrar más ligeras.

 

Pero, ¿solo nadar en el agua?

 

No, hay un método muy novedoso que se llama el Método AIPAP®. Es un programa de ejercicios realizados por matronas en el agua. En dicho programa se trabaja la fuerza, la elasticidad y la resistencia de los músculos, ligamentos y tendones que intervienen en el parto; sin olvidarnos también de la respiración en diferentes situaciones.

 

Se ha comprobado que estos ejercicios realizados a partir de las 14 semanas de embarazo aumentan la posibilidad de un parto eutócico (parto normal) hasta en un 96,87%. Y es que el agua nos facilita multitud de ejercicios sin riesgo de lesión para el bebé ni para nosotras, y con multitud de beneficios (menos lumbalgias, pubalgias, menor riesgo de diabetes gestacional, preeclampsia, mejora el estado anímico…).


Además, no es necesario saber nadar, y muchos ejercicios se realizan a través de juegos; y con la ventaja añadida de que los realizamos junto a un profesional del parto como es la matrona, resolviendo dudas sobre embarazo, parto y posparto.

 

¿Buscas dónde realizarlo?

 

En Madrid puedes realizarlo junto a SusMatronas (www.susmatronas.com). Estas clases se imparten en Valdemoro, y cuentan con el primer y único centro autorizado de la Comunidad de Madrid.

 

Colaboradora: Susana Bravo, matrona.

 

 

Foto: Designed by Photoduet - Freepik.com


Te puede interesar:

La ganancia de peso en el embarazo es absolutamente normal siempre y cuando los kilos adquiridos en total no excedan los 12. Para ello, se recomienda visitar periódicamente al obstetra para poder así llevar el control adecuado de este parámetro.

Fecha de actualización: 03-02-2017

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.