¿Puede un bebé en el vientre sentir frío?

¿Puede un bebé en el vientre sentir frío?
comparte

A lo largo de los nueve meses que el bebé permanece en el vientre las conexiones con ellos son realmente hermosas. Ellos escuchan a mamá, ellas pueden sentir sus movimientos, y debido a este tipo de vivencias pueden disfrutar al máximo del embarazo. Sin embargo, aún tenemos dudas sobre si sentirán determinadas cosas.

Todas las madres son muy curiosas y delicadas al cuidar y conocer a su bebé antes de dar a luz. Es común que nuestros sentidos se activen para lograr una conexión única entre ambos, sin embargo, lo que pasa allí adentro genera mucha curiosidad en las madres.

 

¿El bebé que está dentro del vientre puede llegar a sentir frío?

 

Los bebés pueden llegar a sentir frío y calor a partir de la semana 32 del embarazo, pero no solo comienzan a sentir la temperatura, también su cuerpo comienza a regularla.


Durante esas semanas el cerebro comienza a desarrollar el hipotálamo, que es el encargado de regular la temperatura de nuestros cuerpos. Los bebés desarrollan su sensibilidad en la última etapa del embarazo, es por eso que los bebés prematuros son menos sensibles a la temperatura a lo largo de su vida.

 

¿Si hace mucho frío el bebé lo sentirá?


Nuestra temperatura en el interior es relativamente constante ya que nuestro cuerpo la regula. Los cambios de temperatura en el invierno o en el verano no afectan al bebé debido a que en el vientre no hay grandes variaciones.

No te puedes perder ...

La llegada de un bebé

La llegada de un bebé

¿Cómo te cambia la vida? El nacimiento de un bebé, sobre todo del primero, supone una serie de cambios rascendentales: económicos, laborales, afectivos… De repente, un nuevo miembro llega a la familia y ocupa el centro de atención de los padres, pasando su relación de pareja a un segundo plano. Esto puede suponer una serie de problemas para los que conviene estar preparados


Ante cambios bruscos sí será más fácil de sentir, por ejemplo si pones una bolsa caliente u helada en la pancita, él lo va a sentir y como mamá sentirás más de una patada.

 

Temperatura y Desarrollo Neurológico

La capacidad de un feto en desarrollo para sentir la temperatura proviene de su sistema nervioso. La parte receptiva de las neuronas sensoriales, o receptores térmicos, se vuelve más avanzada para que puedan codificar los cambios en la temperatura. Los receptores que se piensa que responden al calor son las "fibras C amielínicas": estas fibras llegan al cerebro en pocos segundos y tienen una baja velocidad de conducción. Por el contrario, las fibras C desencadenantes en frío y las fibras A-delta envían señales al cerebro en un segundo.

 

Temperatura y Bebés Prematuros 


Dado que el desarrollo de la sensibilidad a la temperatura ocurre al final del embarazo, los bebés prematuros serán menos sensibles a los cambios de temperatura en etapas posteriores de la vida; las investigaciones sugieren que esto puede suceder a bebés nacidos 14 semanas antes o más. Los bebés prematuros que se someten a cirugía muestran la menor sensibilidad a los cambios de temperatura.


Una vez que nacen, los bebés prematuros tienden a tener mayor dificultad para mantenerse calientes, ya que no tienen los meses adicionales para empacar las libras. El bajo peso al nacer se correlaciona con una tendencia de frialdad. Sin embargo, incluso los bebés a término pierden calor aproximadamente cuatro veces más rápido que un adulto. 

 

Regulando la temperatura del cuerpo


Al mismo tiempo, el bebé comienza a percibir las temperaturas externas y también comienza a regular su propia temperatura interna, en gran medida debido al hipotálamo en su cerebro. El hipotálamo actúa como un centro de control, como el termostato del cuerpo. Sabe qué temperatura debería tener el cuerpo del bebé y envía mensajes para mantenerlo regulado. 


Alrededor del quinto mes de embarazo, los bebés desarrollan una fina capa de vello llamado "lanugo". Este cabello crece en las partes del cuerpo sin mucha grasa. El lanugo no solo ayuda a aislar al bebé y lo mantiene caliente, sino que también ayuda a regular la temperatura corporal. Aproximadamente a las 32 semanas, el lanugo comienza a caerse, alrededor del tiempo en que el cerebro está lo suficientemente desarrollado como para asumir la regulación.

 

Conclusiones


La temperatura materna interna se mantiene relativamente constante, ya que como madre una regula la temperatura de su cuerpo utilizando su propio hipotálamo. Un viaje al aire libre en un clima muy caluroso o muy frío no debería afectar al bebé, ya que la temperatura corporal de la madre no debe fluctuar mucho. Solo en circunstancias extremas, como hipotermia, donde la temperatura corporal de la madre se altera significativamente, sí se podrá notar un cambio.


Te puede interesar:
El peso durante el embarazo es una de las variables que el obstetra controla periódicamente con el fin de que la madre gestante adquiera más peso del debido. Tanto la madre como el bebé pueden sufrir importantes problemas de salud si se adquieren más kilos de los precisos.


Fuente:

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 21-09-2018

Redacción: Edgar Corona

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>