Cuida tu piel en el invierno

Cuida tu piel en el invierno
comparte

Con la llegada del frío es necesario cuidar especialmente la piel. Este órgano, el más extenso de todo el cuerpo, nos protege tanto de las agresiones externas como de la hidroevaporación interna.

En efecto, la piel resulta esencial para la supervivencia de una persona. Protege el cuerpo de las sustancias y microorganismos nocivos que podrían entrar en el medio interno del organismo. Las condiciones meteorológicas propias del invierno, como el frío, el viento y la humedad, contribuyen a resecar la piel. Por eso, es muy relevante aplicar productos que rehidraten la piel. La cara y las manos son las partes que más sufren durante la temporada fría. En este período, los calefactores emiten sustancias que provocan la muerte de las células cutáneas; los sistemas de calefacción juegan en contra de la humedad natural de la piel. Además, cuando pasamos de ambientes cerrados con calefacción al frío de la calle, la piel se deshidrata y reseca mucho más, afectando su elasticidad. Asimismo, en este período nos vestimos con más ropa, lo que entorpece el proceso de transpiración de la piel y eliminación de las células muertas.

 

Algunos consejos para proteger tu piel 

 

- Beber por lo menos dos litros de agua por día; la hidratación es de dentro hacia fuera.

 

Cuidados de la piel en el embarazo

Cuidados de la piel en el embarazo

Sentirse guapa en cualquier etapa de nuestra vida es fundamental para estar bien con nosotras mismas. Los cuidados estéticos engloban un conjunto de actividades, cada vez más demandadas, que harán que nuestra parte externa del cuerpo luzca viva y llena de luz. En el caso de las embarazadas estos cuidados prepararán al cuerpo durante  la gestación ante los cambios que se avecinan y ayudarán a que la recuperación después del parto sea más rápida y eficaz

- Evita usar agua muy fría o muy caliente en la ducha. Esto traumatiza la piel y puede causar la rotura de vasos sanguíneos. Usa agua tibia (32 °C preferentemente).

 

- Lo ideal sería intentar bajar la temperatura de la calefacción a niveles razonables (alrededor de los 20º C).

 

- Diariamente, mantén la humedad natural de la piel aplicando un producto hidratante en crema-gel. No te olvides de poner la crema hidratante en las manos. Hay productos específicos para esta zona. Las manos son la parte del cuerpo que más están expuestas a la acción del tiempo y por eso merecen protección doble.

 

- Como elementos naturales para contribuir a este estado, es esencial incorporar al régimen alimenticio vitaminas de frutas frescas de temporada invernal, a ser posible con su piel, ya que ahí es donde almacenan su riqueza.

 

- Además del frío, en invierno hay que tener en cuenta el viento porque en esta época del año incrementa el efecto de congelación de la piel.


Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar