Musicoterapia prenatal en el agua

Musicoterapia prenatal en el agua
comparte

El masaje musical subacuático aporta numerosos beneficios para la salud; los cuales, junto al potencial terapéutico que la música tiene en él, vienen estudiándose y comprobándose desde hace dieciocho años. Ahora las futuras mamás también podrán favorecerse de sus ventajas

¿Qué beneficios proporciona el medio acuático? 

Gracias a los numerosos beneficios aportados por este medio, cada día son más las actividades y programas desarrollados en el agua para mejorar la salud. En circunstancias tales como el embarazo, el movimiento en el agua permite tonificar correctamente la musculatura y potenciar el equilibrio, así como ejercitar la musculatura de la espalda evitando excesos de carga, principalmente en la zona lumbar que es donde se halla el centro de gravedad corporal.

Además, trabajar en el agua induce a realizar ejercicios con mayor confianza, ya que somos conscientes de que no hay riesgo de lesión, proporcionando también la temperatura del agua un mayor nivel de relajación, realizando los movimientos con mayor facilidad y comodidad. Beneficios significativos tanto en relación a las prestaciones musculares como cardiovasculares pueden obtenerse a partir del primer mes; sin embargo, la percepción de relajación y bienestar es inmediata. 


Masaje musical subacuático

Mediante la combinación del agua caliente y de un hidromasaje, el siglo XX democratizó los beneficios del masaje subacuático, que poco a poco se fue independizando de la mano, hasta entonces imprescindible.

Dentro de la continuidad de la invención del jacuzzi, la sociedad Aquamusique ha reemplazado la acción de esas burbujas de aire y de las corrientes de agua sobre el cuerpo por la música. Su fundador, Noël Canivenq, lo explica de la siguiente manera: “Durante una sesión de masaje musical, el altavoz subacuático de membrana emite dentro de nuestra intimidad corporal los beneficios de la música: la postura tumbada y el cuerpo sumergido hasta las orejas en agua caliente, predispone el espíritu al descanso, como el estado de pre-sueño en una cama.

La dimensión subjetiva de la música favorece la relajación muscular gracias al efecto de diversión que procura la escucha musical. Al mismo tiempo, otras áreas se ven directamente afectadas independientemente del oído: una forma vibratoria de la señal sonora sin decodificar, propaga dentro de nuestro cuerpo un masaje global fuera del campo de percepción conocido de la música, y comunica directamente al conjunto de nuestras células esa misma señal sonora, utilizando los líquidos intercelulares, todo esto a la vez que amplía la escucha por conducción ósea timpánica”.

Hace dieciocho años que se está comprobando el potencial terapéutico de la música en cada sesión de masaje musical subacuático. Este potencial es excepcional porque le aporta al oyente un nutrimento psicosensorial y afectivo contenido dentro de la creación musical. Asimismo, libera a la persona de la agresividad y del cansancio acumulado, pero, sobre todo, disipa sus tensiones sin alienarlo. Sin embargo, su resultado está condicionado por dos factores:

    • Una selección musical conforme a la sensibilidad del oyente inmerso.

    • Un altavoz capaz de restituir bajo el agua un ancho de banda audible y sin deformación (entre 100 y 16.000 Hz).

    Si estas condiciones se cumplen, la dimensión subjetiva de la música, combinada con el masaje objetivo de la masa orgánica proporcionado por esta música, favorecen la confluencia simultánea de dos escuchas:

     • Una, a través del oído interno por conducción ósea, pero ampliada.

    • Otra, corporal, a través de la puesta en vibración de los líquidos intercelulares que componen nuestra masa orgánica.


En el embarazo…

El cuerpo humano funciona como una caja de resonancia que recoge los sonidos del ambiente y los transmite al cerebro, que los modifica a través de las emociones y experiencias para luego vivirlos como agradables o desagradables. Ya desde la etapa prenatal, el feto se desarrolla en un universo lleno de sonidos: los sonidos vitales de la madre, el latido de su corazón, el ritmo de la respiración, la vibración del líquido amniótico, la circulación, su voz… Además, el futuro bebé descansa dentro de la barriga de su mamá, rodeado de agua, mientras que la madre estará a su vez dentro de la piscina, a una temperatura muy agradable de 33º, donde resonarán las vibraciones musicales escogidas, que lo harán también en el interior del cuerpo de la madre, en el agua del líquido amniótico donde está el bebé.

El principal objetivo de la musicoterapia prenatal es la búsqueda de un estado de mayor armonización psicofísica que posibilite la aparición de cambios beneficiosos tanto para los padres como para el bebé y que contribuye a:

• La elaboración de sensaciones y emociones (alegría, miedo, ansiedad, angustia, etc.) propias de esta etapa.

• La toma de conciencia y aceptación de los cambios corporales, del desarrollo físico y emocional del bebé.

• La construcción de un vínculo sano con el pequeño.

Además, la variedad de las melodías va a hacer mover el diafragma hacia el fondo del útero y a través del líquido amniótico. Los movimientos espontáneos durante las sesiones han permitido desarrollar todo lo que significa el ritmo y el balanceo a partir de las pulsiones biológicas que nos sostienen. 

Las sesiones de masaje musical acuático incluyen también a los padres, cuya participación es importantísima para que la pareja transite el camino de ser padres, acompañándose, aprendiendo uno del otro y comunicándose con su hijo desde antes de nacer.

Lenoarmi, además de ofrecer la posibilidad a las futuras mamás de disfrutar de una piscina cubierta acondicionada, con música subacuática para que todo el cuerpo reciba las vibraciones de los sonidos, incorpora la cromoterapia en el agua, para que la experiencia sea global. Asimismo, el entrenamiento maternal en este medio tiene como objetivo lograr armonizar el movimiento y estado físico de la madre con las necesidades del bebé, consiguiendo una habilidad de autocontrol espontánea que permite vivir un embarazo saludable y un parto más fluido.

Por el estado de desgravitación, la embarazada se siente más ligera, le permite hacer movimientos con más fluidez, activando también la circulación sanguínea. Además, no se reciben impactos en las articulaciones, se consigue tonificación y se adquiere fondo al mismo tiempo que resistencia, haciendo el agua un masaje lumbar que ayuda a prevenir y aligerar estas molestias. Como complemento, la futura mamá puede relajarse mejor si se deja llevar en el agua, en estado de flotación con ayuda de elementos externos.

    • Oxigena al bebé y a la futura mamá.

    • Previene y elimina las piernas pesadas, los problemas de circulación y de espalda.

    • Estimula la correcta ubicación del bebé en la pelvis.

    • Se establece un vínculo afectivo con el bebé antes de nacer.
 

Fuentes: Aquamusique. Lenoarmi.

Redacción: Silvia Paredes

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×