Hidronefrosis fetal: evaluación y pronóstico

Hidronefrosis fetal: evaluación y pronóstico
comparte

La hidronefrosis es la hinchazón del riñón, una enfermedad que puede desarrollarse en adultos, pero que normalmente es un defecto de nacimiento que se detecta en alguna de las ecografías de revisión que se hacen a lo largo del embarazo. La mayoría de los casos se curan solos y no dan lugar a ningún problema más.

Lo normal, cuando el riñón funciona correctamente, es que la orina drene a través del uréter hacia la vejiga. Pero en las personas afectadas con hidronefrosis la orina no drena normalmente, lo que provoca la inflamación del riñón y, a veces, también del uréter.


La hidronefrosis, uroectasia o ectasia piélica puede ser unilateral, es decir, sucede solo en un riñón, o bilateral, si afecta a ambos. Asimismo, si la acumulación de orina afecta al riñón y al uréter se le denomina hidroureteronefrosis.


Aunque es una enfermedad que puede darse en adultos, lo normal es que aparezca en fetos y que se descubra en alguna de las revisiones que se hacen a lo largo de la gestación.


Es uno de los defectos congénitos más comunes, afectando a aproximadamente 1 de cada 300 embarazos.


¿Por qué aparece este problema?


La mayoría de las veces se desconoce porqué surge este problema en el embarazo, aunque hay varias alteraciones del sistema urinario que pueden causar esta enfermedad:


• Válvulas uretrales posteriores: un colgajo de tejido anormal en la uretra que bloquea el flujo de salida de orina de la vejiga. Esta afección sólo se presenta en fetos varones.


• Reflujo vesicoureteral: se produce cuando hay una válvula entre el uréter y la vejiga que no se cierra adecuadamente, permitiendo que la orina retroceda desde la vejiga hacia el riñón.


• Obstrucción de la unión pélvica: una obstrucción donde el uréter se conecta con el riñón, que bloquea el flujo de salida de orina desde el riñón.


En algunos casos es hereditaria, pero normalmente aparece sin una causa justificada.


¿Cómo se detecta?


Evidentemente, estando el feto dentro de la mamá solo puede diagnosticarse en alguna de las ecografías que se realizan durante la gestación ya que la hinchazón del riñón es visible para el médico mediante esta prueba.


Algunos casos no se detectan hasta que el bebé nace.


¿Cómo se trata la hidronefrosis?


La mayoría de los casos de hidronefrosis fetal o ectasia pielocalicial se resuelven solos y no causan problemas permanentes. Sin embargo, en los casos graves, la hidronefrosis puede dañar los riñones o poner en riesgo la vida del feto.


Por lo tanto, lo primero que se hace al detectar este problema es evaluar la gravedad del mismo. Si no presenta problemas, lo normal es que se hagan revisiones rutinarias para ver si la condición mejora o empeora.


Si no se agrava, no se hace nada hasta que el bebé nace. Una vez que se produce el parto, si la hidronefrosis sigue existiendo, el médico valorará cuál de estos tratamientos es el más adecuado:
 

- Antibióticos para prevenir las infecciones del tracto urinario mientras el problema se resuelve.


- Pruebas adicionales para ver si hay una causa detrás de esta inflamación, como una ecografía de los riñones o una cistouretrografía miccional (VCUG por sus siglas en inglés). En esta prueba se coloca un tubo pequeño en la uretra del bebé, a través del cual se inyecta un tinte especial hacia la vejiga y, cuando está llena, se toman imágenes con rayos X para ver si existen otras alteraciones en el sistema urinario.


- Cirugía para corregir la causa de la afección. Para evitar daños permanentes en el riñón, en algunos casos es necesario realizar una operación a lo largo del primer o segundo año de vida del bebé.


En raras ocasiones la hidronefrosis puede poner en riesgo la vida del feto. En estos casos se recurriría a la cirugía fetal.


¿Se puede hacer algo durante mi embarazo?


Si han diagnosticado hidronefrosis a tu bebé, lo único que puedes hacer en estos meses es cumplir con todas las revisiones médicas para vigilar la evolución de la inflamación; elegir un pediatra o centro en el que sepan bien cómo tratar la hidronefrosis una vez el bebé haya nacido; y tratar de estar tranquila y pensar que la mayoría de casos se curan solos, sin necesidad de hacer nada.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×