×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal que duelan los riñones en el embarazo?

¿Es normal que duelan los riñones en el embarazo?

El dolor de riñones es habitual en el embarazo a causa del aumento de peso del útero que carga la espalda, provocando este dolor en la zona de los riñones. No obstante, el dolor de riñones puede indicar algo más grave como pielonefritis o infección de los riñones, por lo que debes estar atenta a los síntomas y señales que acompañan a este dolor.

Publicidad

Índice

 

Dolor de riñones en el embarazo

La causa más habitual del dolor en la zona renal durante la gestación es la curvatura de la columna a causa del aumento de tamaño del útero. Por eso, este dolor es frecuente desde el segundo trimestre de embarazo, cuando el aumento de tamaño se hace más patente. Es lo que se conoce como lordosis lumbar y provoca una tensión constante que hace que, sobre todo al final del día, nos duela mucho la zona de los riñones.

Este dolor también puede estar causado por otro problema muscular como es la ciática, es decir, la inflamación del nervio ciático a causa de la compresión de este nervio por el aumento del tamaño del útero. La ciática causa un dolor agudo e intenso que recorre la espalda desde el glúteo hasta el pie, aunque puede irradiarse también a la zona de los riñones.


¿Qué hacer ante este dolor?

No te puedes perder ...

Y tambien:

Para calmar el dolor de riñones causado por molestias en la espalda o musculares, es recomendable que sigas estos consejos:

1- Evita las malas posturas y ten cuidado tanto al sentarte, como al estar de pie o tumbarte. Procura no cargar la espalda.

2- Evita el sobrepeso, no cojas cargas pesadas y, si tienes otro hijo, procura no cogerlo mucho tiempo en brazos.

3- Si tienes que pasar mucho tiempo sentada, pon los pies un poco más elevados y date cortos paseos de vez en cuando.

4- Haz ejercicio de manera regular para fortalecer los músculos de la espalda. Algunos ejercicios recomendados son el yoga, el pilates o la natación.

5- Aplícate calor seco en la zona para aliviar el dolor.

6- Efectúa ejercicios de balanceo de la pelvis con la pelota de pilates. También puedes hacer otros ejercicios como colocarte a cuatro patas y encorvar ligeramente la espalda, enderezando a la vez la cabeza y levantando los glúteos lo más arriba posible. O, tumbada, con las piernas ligeramente flexionadas, las plantas de los pies apoyadas en el suelo y los brazos a lo largo del cuerpo, curvar la espalda y despegar la región lumbar del suelo, levantando la parte superior de las nalgas.


¿Y si el dolor indica algo más serio?

El dolor en los riñones, sobre todo si es muy fuerte y va acompañado de otros síntomas, puede indicar una infección urinaria que se ha extendido a los riñones. La pielonefritis es una infección grave en los riñones que, normalmente, aparece cuando no se trata adecuadamente una infección de la vejiga (cistitis), y las bacterias que han causado la infección suben hasta los riñones (infección ascendente).

Recuerda que las infecciones urinarias son muy frecuentes en el embarazo debido a los cambios hormonales de la hormona progesterona durante el embarazo. Esta hormona relaja los músculos de los uréteres dilatándolos y provocando que el flujo de orina se haga más lento, tardando más tiempo en atravesar las vías urinarias, elevando por tanto el riesgo de que las bacterias se reproduzcan y comiencen a actuar. Además, durante el embarazo, el pH de la orina cambia, se vuelve menos ácida y más propensa a contener glucosa, lo que eleva también el riesgo de proliferación de bacterias.

Y si esta infección no se trata a tiempo, puede causar infección renal o pielonefritis. Para evitarlo, debes estar atenta a los principales síntomas de infección urinaria:

- necesidad frecuente de orinar (incluso si no hay prácticamente orina en la vejiga).

- dolor o ardor al orinar (y en ocasiones también durante las relaciones sexuales).

- molestia pélvica o dolor en la parte inferior del vientre.

- dolor en la espalda en la zona de los riñones.

- fiebre.

- escalofríos.

- náuseas y vómitos.

- pus y sangre en la orina.

Para comprobar si el dolor de riñones está causado o no por una infección de las vías urinarias, es tan sencillo como hacer un análisis de orina. En caso afirmativo, el tratamiento será a base de antibióticos para matar las bacterias causantes de la infección.

Es importante estar atento a estas señales ya que una infección urinaria no controlada puede causar también parto prematuro y bajo peso del bebé al nacer.

La infección en los riñones es la complicación médica grave más común en el embarazo, y puede poner incluso en riesgo la vida de la mujer si no se detecta y trata, aunque es raro que esto pase ya que la pielonefritis causa un dolor muy fuerte que nos hace acudir a urgencias.


¿Se pueden evitar las infecciones urinarias?

Para reducir la probabilidad de contraer una infección de las vías urinarias en estos meses puedes seguir una serie de consejos:

1. Bebe mucha agua, unos 2 litros, a pequeños sorbos durante todo el día para ir al baño a menudo y expulsar las bacterias.

2. Vacía la vejiga completamente al ir al baño y no te aguantes nunca las ganas de orinar.

3. Límpiate de delante hacia detrás para evitar que las bacterias del ano entren en la vagina.

4. Evita jabones fuertes y desodorantes vaginales que alteran el pH. Busca productos naturales y específicos para la zona.

5. Haz pis después de mantener relaciones sexuales.

6. Bebe jugo de arándanos para evitar que las bacterias se adhieran a las paredes de la vejiga y suban a los riñones.

7. Usa ropa interior de algodón y pantimedias con entrepiernas de algodón. Evita la ropa muy ajustada en la zona.


Te puede interesar:

El aumento de peso en el embarazo debe ser controlado periódicamente para así asegurar que no se están cogiendo más kilos de los precisos, evitando la aparición de problemas tanto para la madre como para el bebé.

Fuentes:

Sociedad Española de Medicina Interna, https://www.fesemi.org/informacion-pacientes/conozca-mejor-su-enfermedad/pielonefritis

West, Zita (2007), El cuidado del bebé antes del nacimiento. Ed. Pearson Alhambra.

 

Fecha de actualización: 28-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.