×
  • Buscar
Publicidad

¿Cuándo empezar a tomar suplementos para el embarazo?

¿Cuándo empezar a tomar suplementos para el embarazo?

Para lograr un embarazo saludable es fundamental cuidarse desde antes de quedarse embarazada. Para ello es completamente necesario muchas veces hacer algunos cambios relacionados con el estilo de vida que potencien la salud de la madre durante el embarazo y para darle al bebé el mejor comienzo en la vida. Es fundamental, por tanto, comer de forma saludable, hacer ejercicio de forma segura y también evitar riesgos y enfrentarse a las enfermedades. Además, en prácticamente todos los embarazos se necesitarán algunos suplementos vitamínicos como el ácido fólico. ¿Cuándo hay que empezar a tomarlo: antes o en el embarazo?

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Pues bien, antes de quedar embarazada es el momento idóneo para comenzar a tomar ácido fólico. Este lo suelen tomar, o al menos recomendar los médicos, siempre que una mujer va a la consulta porque está pensando quedarse embarazada. Una de las razones es porque el ácido fólico como suplemento vitamínico ya antes del embarazo puede ayudar a reducir junto al folato el riesgo de defectos en el tubo neural como la espina bífida hasta un 50%, según afirman algunos estudios. Además, lo bueno del ácido fólico es que se puede tomar tanto en los alimentos como a través de los complementos. No obstante, hay que tener en cuenta también que en muchas ocasiones los alimentos no van a proporcionar a la mujer la cantidad necesaria de ácido fólico que necesita, por lo que deberá tomar entonces suplementación vitamínica.

¿Qué sucede cuando el bebé tiene defectos en el tubo neural?

En los defectos el tubo neural del embrión no consigue cerrarse adecuadamente durante las primeras cuatro semanas del embarazo, lo que conlleva a un desarrollo incompleto del cerebro y también de la médula espinal. El folato lo que hace es ayudar a que el tubo neural se cierre y se aconseja a las mujeres embarazadas que consuman una dieta rica en folato. Algunos de los alimentos más ricos en folato podrían ser las verduras de hoja verde oscuro, las legumbres y los cereales y, aunque es probable que no se consiga la cantidad suficiente de folato mediante la dieta, se aconseja a la mujer siempre el suplemento de ácido fólico al menos de 400 mcg diarios antes de la concepción y también durante el primer trimestre de embarazo. También el yodo o el hierro son otros suplementos vitamínicos que pueden ser recomendados en el embarazo, pero no siempre son necesarios.

¿En qué cantidades se deben tomar estos dos suplementos vitamínicos?

- El yodo como suplemento vitamínico lo va a incluir en su dieta la mujer con baja ingesta de este, es decir, la mujer que no tome yodo ni tampoco leche u otros derivados lácteos será la que deberá tomar el yodo como suplemento vitamínico. Todas aquellas que consuman sal yodada y tres raciones de lácteos al día, no ya que con eso será suficiente.

El hierro también es necesario, sí, pero solamente si el médico realiza unos análisis de sangre y le salen a esta los niveles de hierro demasiado bajos. No obstante, se deben consumir alimentos ricos en hierro siempre que se pueda como las carnes, la ternera, las aves de corral, los mejillones, las almejas o el bacalao seco. También es recomendable tomarlos de manera simultánea con vitamina C como los cítricos y el kiwi. Eso sí, se debe evitar mezclarlos con inhibidores de la absorción de hierro como el calcio de los lácteos, el té o el café.

Pero ¿son realmente necesarios los suplementos vitamínicos antes y durante el embarazo?

Antes del embarazo el ácido fólico sí porque como ya veíamos puede prevenir, por ejemplo, algunas malformaciones congénitas del feto durante el periodo de gestación. Además, y según algunos expertos como la farmacéutica y nutricionista Marian García García, “los suplementos de hierro son también importantes durante este periodo ya que la anemia ferropénica es la deficiencia nutricional más frecuente en el embarazo”. Es por eso por lo que, tal y como ella misma afirma “es tan importante tomar el hierro en ayunas o entre comidas para favorecer su absorción y no mezclarlo con té, leche o café”. Para la experta, otros nutrientes también como el yodo y la vitamina B12 son claves también en esta etapa.

¿Qué es la anemia ferropénica? ¿Por qué se produce?

La anemia o anemia ferropénica es una afección producida en la que el cuerpo no tiene suficientes glóbulos rojos sanos. Los glóbulos rojos son los que les proporcionan a los diferentes tejidos corporales el oxígeno suficiente y, aunque existen muchos tipos de anemia, la anemia ferropénica es la que ocurre cuando el cuerpo no tiene suficiente cantidad de hierro que es el que ayuda realmente a producir los glóbulos rojos. Este tipo de anemia, es decir, la anemia por deficiencia de hierro, es la forma más común.

Este tipo de anemia suele presentarse cuando las reservas corporales bajan, algo que además puede ocurrir porque uno pierde más glóbulos sanguíneos y hierro de lo que el cuerpo puede reponer, si el cuerpo no trabaja lo suficiente absorbiendo hierro o si su cuerpo necesita más hierro de lo normal cuando una mujer, por ejemplo, está embarazada. También se va a necesitar más hierro durante la lactancia.

¿Qué pasa con el ácido fólico?

Pues bien, como ya veíamos, el ácido fólico es fundamental desde antes de estar embarazada. Es decir, que desde que empieza a rondar por tu cabeza la idea del embarazo deberás ir pensando en relacionarte con este suplemento vitamínico que es tan importante. Eso sí, en las medidas aconsejadas. Se ha descubierto que aproximadamente un tercio de las mujeres españolas no toma la cantidad aconsejada por los profesionales de la salud.

El Ministerio de Sanidad, por su parte, recomienda el consumo de un suplemento de ácido fólico de 0,4 mg/día con una antelación de entre uno y tres meses previos a la concepción y aconsejando a su vez mantenerlo al menos hasta el final del primer trimestre de embarazo.

¿A qué se debe tanta antelación?

Es importante tener en cuenta que la antelación tan necesaria se debe principalmente a que el ácido fólico es clave para la fusión del tubo neural y esta tiene lugar concretamente entre los días 21 y 27 de vida embrionaria. La regularidad de este también es muy importante. De hecho, tomar el suplemento vitamínico un día sí y un día no, podría llegar a anular o a disminuir el efecto protector de este.

¿Dónde podemos encontrar el ácido fólico?

El ácido fólico lo podemos encontrar fácilmente en los cereales enriquecidos, en el pan, en prácticamente todas las verduras de hojas verdes y en las naranjas. Y este va a aportar, además, multitud de beneficios a la mujer embarazada ya que el ácido fólico interviene en el correcto desarrollo del tubo neural, aunque también interviene en el ADN y el ARN (lugar donde está la información genética de las células). Es por todo ello por lo que es tan importante. El ácido fólico va a ayudar también al organismo a producir células nuevas y sanas de forma constante. Además, no tomar ácido fólico tiene sus consecuencias ya que si no se consume antes y durante el embarazo la mujer embarazada se está exponiendo a un riesgo mayor de padecer cualquiera de los problemas de salud que precisamente el ácido fólico ayuda a prevenir.

¿Cómo sé si me falta el ácido fólico?

Las llagas en la boca, los dolores corporales, la piel pálida, algunos problemas digestivos o cognitivos, una leve pérdida del gusto, algo de fatiga, irritabilidad o diarrea e incluso también algunas pequeñas úlceras en las piernas son señales que alertan de que el nivel del ácido fólico está demasiado bajo.

Para averiguar si el ácido fólico es demasiado bajo es importante acudir al médico y especialmente a todas las consultas médicas cuando una está embarazada. Se trata de consultas prenatales, y cualquiera de ellas tiene como finalidad cuidar del estado de salud de la madre y su bebé. Es importante que la madre acuda a todas las consultas programadas de forma periódica, aunque se encuentre bien, ya que esta es la única manera de saber cómo evoluciona el embarazo, valorar también si este tiene algún riesgo, programar los análisis y las exploraciones y saber si faltan vitaminas o nutrientes esenciales en el embarazo.

Hay que tener en cuenta que recibir a su debido tiempo las recomendaciones oportunas y según cada caso informar sobre la posibilidad de realizar algún tipo de diagnóstico prenatal determinado puede ayudar y mucho.


Te puede interesar:

Algunos padres se preguntan "¿cómo saber el color de ojos que tendrá mi bebe?" y la respuesta no es sencilla ya que el bebé será producto de la combinación al azar de los genes de los progenitores y su resultado no se sabrá hasta el nacimiento. Eso si, si se analizan los rasgos de los padres y más aún aquellos en los que coinciden es probable que el bebé también los herede.

Fuentes:

Laboratorios dermatológicos AVÈNE. Las 100 preguntas del embarazo (2016)

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 30-12-2019

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad