¿Cómo puedo saber si tengo toxoplasmosis en el embarazo?

¿Cómo puedo saber si tengo toxoplasmosis en el embarazo?
comparte

La toxoplasmosis es una infección que puede ser fatla para el bebé durante el embarazo; a pesar de que no existen tantos casos en el embarazo, siempre es bueno estar consciente de que no tengas esta afección.

No te puedes perder ...

Antes de alarmarte por saber si tienes esta enfermedad es bueno que conozcas de que se trata, después puedes ir con el médico para que te haga un análisis

 

 

¿Qué es la toxoplasmosis?

 

Esta enfermedad es ocasionada por un parásito llamado toxoplasma gondii, de ahí su nombre toxoplasmosis. Esta enfermedad suele ser experimentada de manera leve en gente que tiene su sistema inmunológico saludable, pero en un embarazo es peligrosa porque puede dañar la placenta y al bebé.

 

Esta enfermedad es denominada zoonótica, debido a que esta se transmite a los humanos por medio de animales mamíferos y aves.

 

Esta infección puede ser contraída de las siguientes maneras:

 

- Ingerir productos contaminados con heces de gato.

 

- Comer carne de animales que pueden transmitir la enfermedad.

 

- Transmitir la enfermedad de la madre al feto.

 

- Administrar sangre de un paciente infectado,a otro paciente.

 

La forma más común de contagiarse de toxoplasmosis a por medio de la ingesta de carne cruda o verduras que se lavaron mal. En cambio, esta no puede ser transmitida entre personas, sólo en el caso de madre a hijo mientras está dentro del útero

 

 

Toxoplasmosis en el embarazo

 

Cuando la futura madre se infecta de toxoplasmosis durante el embarazo el peligro de que esta se transmita a su bebé es mayor dependiendo del semestre en que la contraiga, puesto que en el primer semestre menor que el segundo, este último menor que el tercero y el tercero será el que mayor peligro tenga.

 

Cuando la infección ataca al feto durante el primer trimestre va a ser más perjudicial, puesto que va a invadir las células, se va a multiplicar y luego va a generar lesiones en los tejidos de los órganos del feto, los cuales en esta etapa son todavía más vulnerables.

 

A las mujeres en gestación se nos hace una prueba para poder estar pendientes si la enfermedad fue desarrollada antes de entrar en cinta, puesto que si fue de esta forma nuestro pequeño no tendrá riesgo de infectarse.

 

La ventaja de detectar a tiempo esta infección en el embarazo es que se pueden reducir las posibilidades de que el feto sea infectado, claro que esto por medio de la ingesta de un tratamiento adecuado. Cuando el feto está dañado, la madre puede ingerir medicamentos como la pirimetamina y así reducir los daños sobre su futuro hijo.

 

Los síntomas de la toxoplasmosis en el embarazo son los siguientes:

 

- Ganglios del cuello hinchados.

 

- Dolor de garganta.

 

- Dolor muscular.

 

- Cansancio.

 

- Neumonía.

 

- Anemia.

 

- Ictericia.

 

- Ceguera.

 

 

¿Cómo afecta al feto la infección intrauterina?

 

Anteriormente dijimos que el daño depende de la etapa en que se haga la transmisión, en resumen que si es en el primer trimestre va ser fatal.

 

Cuando la infección se transmite al útero va a provocar un retraso en el crecimiento del mismo, incluso puede ocurrir un aborto espontáneo o la muerte del feto.

 

 

¿Cómo evitar la toxoplasmosis en el embarazo?

 

- Lava tus manos antes de comer

 

- Lava los trastes y equipo de la cocina que hayas utilizado para cortar aves o carne.

 

- Utiliza agua envasada cuando salgas

 

- No tocar la cara cuando estés cocinando comida que pueden transmitir la infección.


Te puede interesar:
Algunos padres se preguntan "¿comó saber el color de ojos de mi bebé antes de nacer?" y la respuesta no es sencilla ya que el bebé será producto de la combinación al azar de los genes de los progenitores y su resultado no se sabrá hasta el nacimiento. Eso si, si se analizan los rasgos de los padres y más aún aquellos en los que coinciden es probable que el bebé también los herede.


Fecha de actualización: 23-01-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>