¿Cómo puede afectar el embarazo a una deportista de élite?

¿Cómo puede afectar el embarazo a una deportista de élite?
comparte

Recientemente se han conocido casos de deportistas de alto nivel que han seguido compitiendo en las primeras semanas de embarazo, como Serena Williams. ¿Cómo puede afectar a su rendimiento estar embarazadas? ¿Les puede perjudicar o ayudar?

Cuando se hizo público que Serena Williams estaba embarazada de 20 semanas, echando cuentas podía comprobarse que había ganado el Open de Australia embarazada de 8 semanas. Esto plantea la duda de cómo puede afectar el embarazo a deportistas de élite, como la tenista estadounidense.


Los expertos responden que estar embarazada puede afectar a ciertos aspectos del rendimiento deportivo, pero depende de cómo reaccione el organismo al embarazo ya que no todas las mujeres lo llevan igual ni presentan los mismos síntomas y molestias.


Aumento de los glóbulos rojos


Una de las formas en que el embarazo afecta el cuerpo de una mujer es el aumento del volumen de glóbulos rojos. El volumen de sangre bombeada desde el corazón de una mujer aumenta un 10% al final de su primer trimestre. Con más glóbulos rojos, el cuerpo es capaz de suministrar más oxígeno a los músculos mientras trabajan.


De hecho, algunos atletas tratan de aumentar su nivel de glóbulos rojos mediante el entrenamiento a altas altitudes, un efecto que dura por lo menos unos días y da a los atletas un impulso de oxígeno cuando regresan a tierra baja.

No te puedes perder ...

A punto de dar a luz ¡en verano!

A punto de dar a luz ¡en verano!

Estar embarazada de casi 40 semanas conlleva de por sí una serie de molestias (piernas hinchadas, dolor de espalda, problemas para dormir), que el calor asfixiante de esta estación no contribuirá precisamente a aliviar. Sin embargo, no todo es negativo, la época veraniega también presenta una serie de beneficios, por ejemplo, diversos estudios señalan que los niños nacidos en verano son más felices, optimistas y con una estructura ósea mejor


El corazón también se hace más grande durante el embarazo, lo que también puede proporcionar más oxígeno a los músculos.


Pero los investigadores están divididos sobre si esto mejorar el rendimiento atlético o no. James Pivarnik, de la Universidad Estatal de Michigan en East Lansing, dice que los cambios significativos no ocurren hasta finales del segundo trimestre y, en ese punto, el peso adicional que una mujer está llevando probablemente sobrepasa cualquier mejora del funcionamiento.


Cambios hormonales


Los cambios en las hormonas también pueden afectar al rendimiento y la resistencia. Las oleadas de estrógeno y progesterona que las mujeres embarazadas experimentan pueden cambiar el metabolismo - alentar al cuerpo a descomponer las grasas para obtener energía en lugar de hidratos de carbono. Esto permitiría a las mujeres embarazadas aferrarse a sus reservas de energía de carbohidratos por más tiempo, lo que les permitiría avanzar más a medida que los competidores se cansan. Pero esto es sólo una teoría, explica Pivarnik.


Una teoría que en los años setenta y ochenta llevaron a muchas deportistas a rumores de “dopaje por aborto”, diciendo que habían sido alentadas u obligadas a quedarse embarazadas antes de competir para aprovecharse de esta subida hormonal, y posteriormente a abortar.


"El embarazo no sería reconocido como dopaje", dice Nick Wojek, jefe de ciencia y medicina de UK Anti-Doping. "No hay nada en las regulaciones sobre el embarazo, y sería muy difícil probar que alguien lo estaba haciendo."


Pero desde luego es una técnica muy peligrosa y arriesgada para la salud mental y física de la mujer, por lo que nunca pudo comprobarse si realmente se había llevado a cabo o no.


Por lo tanto, es posible que estar embarazada de pocas semanas pueda ayudar al rendimiento deportivo (lo que quizá le pasó a Serena Williams) pero en ningún caso serviría para aquellas mujeres que se pasan las primeras semanas mareadas, cansadas o con náuseas y vómitos.


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una herramienta para calcular el color de ojos de un bebé según la genética que arroja como resultado la probabilidad de tener uno u otro color en función del color de ojos de los padres.


Fecha de actualización: 13-10-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>