×
  • Buscar
Publicidad

¿Es normal tener depresión en el embarazo?

¿Es normal tener depresión en el embarazo?

Es sabido que el embarazo es uno de los momentos más felices para una mujer, además de para las personas que rodean a la futura madre. Sin embargo, hay casos donde algunas mujeres tienen que lidiar con síntomas de la depresión en la gestación.

Publicidad

Índice

Una mujer va a vivir muchas experiencias en tan sólo 9 meses, desde notar que su cuerpo ha cambiado radicalmente y verse distinta, hasta experimentar toda una cadena de síntomas y cambios de emociones.

Un embarazo es un momento único en la vida de una mujer y de su pareja. Cuando la pareja ha estado buscando embarazarse y lo logra, cambian sus vidas y seguramente son las personas más felices del mundo.

Sin embargo, hay casos en los que un embarazo puede llegar de sorpresa en el momento menos indicado, por lo que hay parejas que no se sentirán felices del todo debido a su situación económica o cualquier otra que les haga conflicto. Además, también hay mujeres que sufren de depresión a lo largo de su embarazo sin ningún motivo aparente que las ha llevado a ello.

No te puedes perder ...

¿Es normal tener agruras en el embarazo?

¿Es normal tener agruras en el embarazo?

En el embarazo tendremos bastantes cambios fisiológicos, por lo que se presentarán distintos síntomas que nos harán sentir disgustadas o dejarán con un mal sabor de boca. Las mujeres suelen presenciar las agruras por primera vez durante la gestación. Es esa sensación de ardor que va desde el pecho, específicamente el esternón, hasta la garganta.

Y tambien:

Si es tu caso y no te sientes feliz por lo que estás viviendo, o incluso te sientes algo confundida o triste, seguramente estás pasando por un episodio de depresión. No te preocupes, puesto que todo tiene su solución.
 

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad que afecta física, mental y anímicamente a la persona que la experimenta. La tristeza es un sentimiento totalmente humano, pero este puede ser experimentado de manera prolongada y entonces dar lugar a una depresión.

Todos los aspectos de tu vida pueden verse afectados por esta enfermedad, desde la manera en la que piensas, tu forma de vestir, tus hábitos alimenticios y cómo duermes.
 

Depresión en el embarazo

La depresión es algo que nadie quiere padecer, y cuando se experimenta es igual de difícil para la persona esté en la etapa en la que se encuentre. Sin embargo, durante el embarazo es más confuso y complicado de sobrellevarla.

Una mujer embarazada puede sentirse obligada a no poder mostrarse incómoda o sentirse mal por sus síntomas, puesto que la sociedad parecer forzarla a estar siempre feliz solo por el hecho de estar embarazada, por lo que puede resultar más complicado para ella aceptar sus sentimientos y reconocerlos.

Es posible que pienses que la manera en que te has sentido últimamente se deba a los cambios de humor del embarazo, sin embargo no debes confundirlo con la depresión, que debe ser detectada por tu médico, así que si tienes dudas es mejor que le des una visita.

Las señales que puedes presentar en caso de que estés experimentando depresión son las siguientes:

- Te sientes más triste que otras ocasiones

- Te sientes irritada por todo

- Lloras mucho

- Te sientes culpable

- Te sientes despreciada

- Comes menos que antes

- Tienes problemas para concentrarte

- Te cuesta recordar cosas

- Duermes en exceso o de plano no puedes dormir

- Pierdes el interés en cosas que antes disfrutabas hacer

- Te sientes sin energía

- Tienes molestias físicas que no se van

- Sientes ansiedad, tristeza, culpa...

El problema es que algunas de estas señales pueden confundirse con síntomas propios de la gestación, por eso no siempre se detecta fácilmente. Además, muchas mujeres son reacias a hablar de sus trastornos mentales por vergüenza o culpa, lo que puede dificultar aún más su diagnóstico.
 

¿Es muy frecuente la depresión durante el embarazo?

Las investigaciones de medicina sugieren que alrededor del 7 % de las mujeres embarazadas experimenta depresión durante el embarazo, aunque podría ser un porcentaje mayor ya que no se detectan todos los casos, sobre todo en algunos países. Y es que la depresión es el trastorno del estado de ánimo más común en la población general y ocurre con el doble de frecuencia en las mujeres que en los hombres.


¿Cómo tratar la depresión en el embarazo?


Durante el embarazo debes asistir a varias consultas médicas en las cuales tu médico puede ayudarte a diagnosticar si estás pasando por depresión, además de ayudarte a tratarla.

Además de solicitar ayuda a tu médico puedes asistir a un especialista, como un psicólogo. Además, puedes seguir estos consejos:

- Hacer psicoterapia con un terapeuta.

- Asistir a un grupo de apoyo, es decir, personas que experimentan la misma situación y se apoyan mutuamente.

Tomar antidepresivos que recete tu médico. Algunos medicamentos antidepresivos, tomados en las dosis adecuadas, no son perjudiciales para el feto y sus efectos beneficiosos al ayudarte a tratar la depresión superan los posibles efectos secundarios, pero nunca debes automedicarte.
 

Consecuencias de la depresión en el embarazo

Si la depresión no se trata durante la gestación es más probable que se agrave y acabe en depresión postparto o incluso en psicosis. Además, la mujer puede no cuidarse adecuadamente, olvidar las citas y pruebas o poner en riesgo su salud y la del bebé antes del parto.

Por eso, hay que acudir a un profesional de psicología cuanto antes y recibir el tratamiento que este recomiende.


Fuentes:

Aceves, K. G. S., Ureña, B. E. C., Contreras, M. E. D., Magaña, M. A. S., & Romero, M. A. R. (2013). Ansiedad y depresión en pacientes embarazadas. Atención Familiar, 20(1), 25-27. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1405887116300827

Elsevier: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-depresion-el-embarazo-el-posparto-13097330

Fecha de actualización: 12-01-2021

Redacción: Genaro Aguilar

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.