Demostrado: el embarazo se “contagia”

Demostrado: el embarazo se “contagia”
comparte

Diferentes estudios realizados en los últimos años demuestran que los embarazos “se pegan”, es decir, que cuando una chica de un grupo de amigas se queda embarazada, rápidamente le siguen unas cuantas más. ¿No es así? Piensa, si no, en tu propio círculo de amigos o tu trabajo. ¿Quieres saber por qué pasa esto?

En 2012 investigadores de la Universidad de Bamberg (Alemania) analizaron a más de 42.000 mujeres que desempeñaban su trabajo en un amplio abanico de empresas. Así, descubrieron que cuando en una compañía una empleada se quedaba embarazada, al año siguiente se duplicaban los casos de embarazo en dicha empresa.


Otro estudio presentado en 2014 y realizado durante casi 15 años analizando a más de 1.700 mujeres comprobó que cuando en un círculo de amigas una se queda embarazada, en los dos años siguientes se duplican los casos de embarazos en el grupo. Pero pasado ese periodo de dos años, las probabilidades de buscar un embarazo vuelven a la normalidad.


Por lo tanto, parece claro que la expresión que muchas veces hemos oído de que el embarazo “se contagia” es real. Esto se debe a varios motivos:


1- A la edad similar de las mujeres que forman estos grupos de amigas. Hoy en día,
casi todo el mundo tiene su primero hijo a los treinta y pocos años, por lo que si estás entre los 30 y los 40, es normal que de pronto te veas rodeada de bebés ya que, como también se dice “es la edad”.


2- A la envidia sana al ver la felicidad que se experimenta a l tener un hijo.

Reeducación postural en el embarazo

Reeducación postural en el embarazo

El cuerpo de una mujer embarazada cambia de una forma muy rápida, la lordosis fisiológica (curvatura anómala de la columna hacia delante) de la zona lumbar se transforma en una hiperlordosis durante el embarazo debido a la postura que la mujer tiende a tomar. El aumento de la tripa produce un desplazamiento anterior del eje de gravedad del cuerpo, lo que provoca que haya que compensarlo mediante un incremento de la base de sustentación (separación de los pies) llevando los hombros hacia atrás y la cabeza hacia delante.


3- Al ver tantos bebés cerca, es normal que se despierte el instinto paternal y nos demos cuenta de que es el momento de tener hijos. Al fin y al cabo, “Si Fulanita ha tenido un hijo, quizá también deba tenerlo yo”.


4- Muchas personas tienen miedo ante la idea de tener un hijo, criarlo y educarlo. Pero el ver a amigos cercanos hacerlo nos hace darnos cuenta de que no es tan difícil (o eso parece).


5- Cuando en un grupo de amigos todos empiezan a tener hijos, las salidas en grupo y los fines de semana cambian, por lo que cuesta menos abandonar esa vida anterior sin hijos y amoldarse a la nueva que ya han empezado otros amigos.


En definitiva, el ver a muchos conocidos con hijos despierta nuestro deseo de ser madres y aumenta la confianza en nosotras mismas para dar el paso.


Además, hay que tener en cuenta que este “contagio” también presenta muchas ventajas para los nuevos papás:


- Pueden prestarte ropita y productos de puericultura que ya no usen.

- El estar embarazadas en un tiempo cercano puede fortalecer lazos de amistad.

- Tienes amigas cercanas que han pasado por lo mismo y te pueden aconsejar y apoyar.

- No te sientes solo ante este gran desafío.

- Los hijos podrán hacerse amigos y jugar juntos cuando quedéis.

 

Así que si tus amigas están empezando a quedarse todas embarazadas, ¡quizá seas la siguiente!


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×