Estoy embarazada y bajo de peso, ¿qué hacer?

Estoy embarazada y bajo de peso, ¿qué hacer?
comparte

Durante el embarazo hay que engordar progresivamente a lo largo de los 9 meses unos 12 kilos, aunque es normal que en las primeras semanas adelgaces debido a las náuseas y vómitos propios de este primer trimestre.

Todas las mujeres asocian el embarazo con engordar, y esto es normal ya que durante la gestación engordarás sí o sí ya que solo el bebé, la placenta y el líquido amniótico pesan unos 6 kilos, por lo que eso es lo mínimo que se gana. Además, el pecho aumenta de tamaño, al igual que las caderas y los glúteos para soportar el incremento del útero. También se acumula más grasa para favorecer el correcto crecimiento y desarrollo del bebé, por lo que lo normal –y conveniente- es que cojas entre 10 y 12 kilos en el embarazo.

 

No obstante, aunque conviene controlar el peso y no engordar mucho, tampoco hay que obsesionarse ya que no todas las mujeres deben ganar lo mismo durante estos meses. Así, las mujeres que estaban muy delgadas antes del embarazo deberán engordar unos 15 o 16 kilos, mientras que las que estaban muy gordas solo 6 o 7 kilos. Igualmente, si esperas gemelos o mellizos es normal que engordes hasta 20 kilos. Nuestra calculadora de peso del embarazo te indicará cuántos kilos debes ganar según tu índice de masa corporal y tienes un embarazo múltiple o no.

 Estoy embarazada y asustada… ¿Qué hago?

Estoy embarazada y asustada… ¿Qué hago?

Nunca te dijeron que dos rayitas podían hacer que el mundo se te viniera encima. Has esperado al pie de la letra los minutos que recomendaba el prospecto y ha aparecido una banda de color en forma de punto, de cruz o rayita. La prueba ha detectado la hormona HCG en la orina. Toda la escena parece de película, como si la estuvieras viendo desde fuera y no te perteneciera. Alegría, emoción, sorpresa… Y luego un pánico terrible, una sensación de extrañeza que nunca antes habías tenido. ¿Por qué estás asustada?

 

Asimismo, es normal que el aumento de peso se dé sobre todo en los últimos meses de gestación ya que en los primeros el bebé apenas pesa unos gramos. Incluso es normal adelgazar algunos kilos en las primeras semanas debido a las náuseas y vómitos del primer trimestre que pueden hacer que apenas retengas comida. Mientras te mantengas hidratada y no sufras hiperémesis gravídica (vómitos graves), no debes preocuparte. Aunque adelgaces algunos kilos, en estas semanas las demandas de nutrientes del bebé son menores ya que está desarrollándose, pero no empieza a coger peso hasta la semana 20, momento en el que las náuseas suelen haberse pasado, por lo que no debes angustiarte porque tu bebé se vea afectado por tu pérdida de peso.

 

Además, puede haber otras situaciones puntuales que te hagan adelgazar o no coger peso en el embarazo, como sufrir un episodio de gastroenteritis, infecciones de las vías respiratorias altas, infecciones urinarias o enfermedades más graves y crónicas como colitis ulcerosa, enfermedad de Chron, algunos tipos de cáncer, etc. Si tienes más síntomas aparte de la pérdida de peso, consulta a tu médico.

 

Pero no debes angustiarte ni preocuparte ya que, como decíamos, lo normal es que no te pase y que estés bajando de peso porque tienes náuseas o vómitos. Revisa tu alimentación y procura seguir una dieta sana y equilibrada que incluya todo tipo de alimentos.

 

El embarazo no es momento para hacer dietas restrictivas, pero tampoco hay que comer por dos. Debes aumentar tu ingesta calórica en unas 300 calorías al día y evitar alimentos pobres nutricionalmente y poco saludables, como las grasas saturadas o los azúcares. Procura comer muchas frutas, verduras, legumbres, cereales, pescados, carnes magras y huevos. Debes comer de todo, sin privarte de nada, haciendo 5 comidas al día ligeras para evitar que pasen más de 3 horas entre comida y comida.

 

Si durante las primeras semanas tienes muchas náuseas y solo consigues comer galletitas saladas, yogures y pavo, no te preocupes, eso no afectará al estado de salud de tu pequeño. Pero en cuanto las náuseas y los vómitos comiencen a disminuir hacia la semana 16, debes empezar a introducir nuevos alimentos como los antes mencionados, haciendo hincapié en aquellos más saludables. Asimismo, es conveniente que bebas mucha agua y zumos naturales, evitando las bebidas con gas.

 

También es posible que estés adelgazando porque haces demasiado ejercicio o llevas una vida muy estresada. Durante la gestación tu organismo trabaja sin parar para formar una vida dentro de ti, por lo que no es conveniente que realices mucho ejercicio ni te pases el día corriendo de un lado para otro. Frena un poco el ritmo, especialmente en las últimas semanas de embarazo, cuando más debes cuidarte para evitar un parto prematuro.

 

Seguro que si sigues estos consejos, comes bien y te cuidas engordarás los kilos necesarios para que tu bebé nazca con el peso adecuado y no tenga Crecimiento Intrauterino Retardado ni bajo peso al nacer. 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×