×
  • Buscar
Publicidad

Prevenir la incontinencia urinaria tras el parto

Prevenir la incontinencia urinaria tras el parto

Es frecuente que tras el parto el tono vesical se encuentre disminuido. Esto significa que nuestra vejiga presenta menor sensibilidad a la presión, lo que produce un llenado de la misma muy superior al que habitualmente está acostumbrada. Por ello podemos presentar una incontinencia urinaria tras el parto, ya que la orina rebosa y se produce un vaciado incompleto de la vejiga.

Publicidad

Índice

 

¿Por qué ocurre la incontinencia urinaria en el posparto?

La incontinencia urinaria consiste en la presencia de escapes involuntarios de orina. Es muy frecuentes en las mujeres (se estima que alrededor del 40%). En muchas ocasiones estas pérdidas de orina están asociadas a esfuerzos abdominales como la tos, estornudos o la risa (incontinencia urinaria de esfuerzo). En ocasiones, puede ir unida a incontinencia de heces.

Además de los aspectos propiamente mecánicos, se suma una agravante al problema, y es que tras el parto se produce una vuelta a la normalidad a nivel circulatorio; el cuerpo detecta un cambio de volumen en el organismo que nosotras percibimos como un aumento de sed, además de un aumento importante de diuresis, llegando incluso a los tres litros al día en los primeros días tras el parto.

Es por este motivo por el que insistimos tanto en la importancia de los ejercicios de Kegel para fortalecer el suelo pélvico y el periné, tanto en el embarazo como fuera de él. Cuando el suelo pélvico está entrenado, los esfínteres soportan mejor la presión y disminuye la incontinencia, además de favorecer la recuperación rápida.

Existen varias modalidades, pero la base de los ejercicios consiste en contraer la musculatura del suelo pélvico, variando tanto el ritmo como la postura. Lo más importante es identificar correctamente los músculos que deseamos fortalecer y mantener una frecuencia en la realización de los mismos.

Además, las mujeres que realizan una estrategia intensiva de prevención con estos ejercicios durante el embarazo tienen un 30% menos de riesgo de desarrollar incontinencia urinaria en el posparto. La realización de los ejercicios de Kegel pueden disminuir un 40% la probabilidad de tener incontinencia urinaria más allá de los 12 meses posparto.

Cuanto más intensiva es la estrategia de tratamiento, mejores son los resultados obtenidos.


¿Cómo se realizan los ejercicios de Kegel?

No te puedes perder ...

Incontinencia urinaria en el embarazo

Incontinencia urinaria en el embarazo

De acuerdo a los datos del Observatorio Nacional de la Incontinencia (ONI), se estima que alrededor de 5 millones de mujeres en España padecen incontinencia urinaria. Un problema que se caracteriza por la pérdida involuntaria de orina debido a una falta de control de la vejiga.

Y tambien:

La mayor dificultad de estos ejercicios radica en la identificación de los músculos del suelo pélvico.

Ten en cuenta que la eficacia de estos ejercicios puede ser mayor en determinados grupos de mujeres, como las primíparas, las embarazadas jóvenes o en los casos de bebés con gran tamaño o que es necesario usar fórceps.

Se recomienda realizar estos ejercicios diariamente para una mayor efectividad.


¿Hay otras cosas que ayudan a la prevención de la incontinencia urinaria?

Como hemos dicho, lo mejor para la incontinencia urinaria después del parto es la realización de ejercicios de Kegel. Pero existen unos cambios de hábitos que pueden ayudar a que esa incontinencia no se produzca:

- Reducir la ingesta de líquidos en la dieta diaria

- Orinar más veces en el día

- No hacer sobreesfuerzos físicos

- Si tienes sobrepeso se recomienda bajar de peso con dieta y ejercicio

- Dejar de fumar

- Disminuir el consumo de cafeína

- Añadi fibra a tu dieta para evitar el estreñimiento


¿Qué pasa en los casos más graves?

Hay casos de incontinencias urinarias cuya única solución es la ingesta de medicamentos o la cirugía. Será el médico el que valore tu caso y decida qué es lo mejor para tu caso.

Si padeces incontinencia urinaria y notas otros síntomas como dolor al orinar, la orina se vuelve más espesa, tiene una olor fuerte, aparece sangre, o cualquier otro síntoma que parezca extraño, podría ser a caosa de una infección o incluso de otro problema más grave. En estos casos debes acudir a tu médico de forma inmediata.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.