¿Por qué nacen más niños que niñas?

¿Por qué nacen más niños que niñas?
comparte

Es un hecho, en todo el mundo nacen (levemente) más niños que niñas. Una vez que se constató este hecho alrededor del siglo XVII los biólogos evolutivos han intentado encontrar las causas para ese desequilibrio en los nacimientos que hace que, en todo el mundo, nazcan alrededor de 107 niños por cada 100 niñas. 

Niños y niñas deberían nacer en una relación 50-50, ¿no? Pues lo cierto es que no es así, desde el siglo XVII, los científicos han detectado sistemáticamente y en todo el mundo que los nacimientos siguen la misma tendencia: nacen más niños que niñas. La proporción es que por cada 100 niñas, nacen 107 niños. Basta con mirar la pirámide de población de la mayoría de países para constatar que la base (donde se sitúan los nacimientos) es mayor en el lado masculino que en el femenino. Como ejemplo, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2014 nacieron en España 220.843 niños y 206.752 niñas, y la misma tendencia se sigue en otros años.

 

¿Por qué?

 

Hay una parte cultural y antropológica: en ciertos países los hijos varones son más deseados, lo que lleva al llamado “genericidio”, que, en una de sus múltiples vertientes, lleva a que algunas mujeres embarazadas, por propia voluntad o bajo coacción, decidan no dar a luz o llevar a término un embarazo cuando el feto es femenino. Pero esto no explica por completo la diferencia en los nacimientos de niños y niñas.

Consejos para niños que duermen mal

Consejos para niños que duermen mal

¡Cuántas veces tenemos que pelear con los niños para que se vayan a dormir! En muchas ocasiones, resulta incomprensible que les cueste tanto irse a la cama. Esto desemboca en una pelea constante que se complica por el cansancio acumulado del día, no sólo de los niños sino también de los padres. Ellos están agotados pero no quieren ir a dormir y el cansancio hace que estén más irascibles y que nosotros, los padres, tengamos menos paciencia para enfrentarnos a ellos.

 

Además, hay otros componentes biológicos que hacen que los embarazos de niños sean un poco más mayoritarios. Muchos demógrafos apuntan a una causa evolutiva. En nuestros muchos años de historia como especie, los hombres siempre han presentado una mayor mortalidad que las mujeres. De hecho, a pesar de que la proporción mundial de nacimientos de hombres y mujeres sea de 107:100, en la población total (incluyendo niños y adultos), la proporción queda en 101 hombres en el mundo por cada 100 mujeres. Es decir, se acaba igualando.

 

Además, hay otra razón gestacional apuntada por diversos estudios. En el momento de la concepción, la probabilidad de concebir un feto masculino o femenino es de alrededor del 50-50. Es lo que ocurre durante el embarazo lo que lleva a ese leve desequilibrio a favor de los bebés varones.

 

Diversos estudios, como uno publicado por la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) recientemente, han concluido que durante el embarazo la pérdida natural de fetos femeninos es más común que la de fetos masculinos. Es decir, se ha detectado que hay un mayor porcentaje de abortos naturales de niñas que de niños.

 

Referencias:

PNAS. The human sex ratio from conception to birth. http://www.pnas.org/content/112/16/E2102

 

EuroParlamento. Genericidio: ¿dónde están las mujeres que faltan? http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+REPORT+A7-2013-0245+0+DOC+XML+V0//ES

 

CDC. Nacen más niños que niñas. https://www.cdc.gov/nchs/pressroom/05facts/moreboysespanol.htm


0 Comentarios

Escribe tu comentario

Enviar
×


×
Volver

En Todopapás utilizamos cookies, propias y de terceros, analíticas y publicitarias, basadas en hábitos de navegación del usuario, para mejorar la calidad del servicio, medir la audiencia y ofrecerle publicidad que pueda ser de su interés. Puede obtener más información en nuestra Política de Cookies. Entendemos que acepta el uso de cookies en caso de que siga navegando. Puede gestionar las cookies y aceptarlas o rechazarlas en el Panel de Configuración.