×
  • Buscar
Publicidad

Parto con walking epidural

Parto con walking epidural

La “walking” epidural, conocida también con el nombre de epidural ambulante, es una anestesia que consigue controlar los propios dolores del parto sin dejar a la mujer paralizada de cintura para abajo. Pero ¿cómo es un parto con “walking” epidural?

Publicidad

Índice

 

El dolor en el parto

Esta modalidad de analgesia para el parto permite a la futura madre conservar la sensibilidad con ausencia de dolor. Y es que desde hace ya muchos años, la anestesia epidural es elegida por un elevado número de mujeres embarazadas a la hora de dar a luz porque gracias a esta analgesia la paciente consigue liberarse de ese dolor tan propio de la dilatación y también de la expulsión, es decir, que se logra un menor sufrimiento para ella y también una angustia mucho menor durante el embarazo reduciéndose el miedo al parto.

Sin embargo, cabe destacar que la epidural convencional de la que hablamos tiene un gran inconveniente y es que entumece las piernas. Esto obliga, por tanto, a que la futura mamá tenga que permanecer tumbada durante toda la dilatación, algo que además en muchas ocasiones se puede prolongar durante horas. También son muchas las mamás que, una vez dan a luz, aseguran que incluso llegan a experimentar una sensación de lejanía bastante grande durante todo el proceso afirmando también que pierden tanta fuerza y sensibilidad en la zona inferior del cuerpo que no se sienten en absoluto partícipes del trabajo de parto.

Para poner remedio a ello, por tanto, se ha desarrollado una variante de la epidural a la que se le ha denominado “walking epidural”. Debe su nombre a la palabra inglesa “walk”, que significa caminar en español ¿y por qué? Porque gracias a la “walking” epidural la mujer puede caminar durante todo el proceso de dilatación e incluso de expulsión.
 

¿En qué consiste exactamente la “walking” epidural?

No te puedes perder ...

Parto con anemia

Parto con anemia

Durante el embarazo es normal que la mujer desarrolle anemia debido al incremento del volumen de sangre para satisfacer las necesidades del feto. Por eso, no es raro que muchas lleguen al parto con anemia, condición que se puede ver agravada tras este por la pérdida de sangre ocasionada durante el mismo.

Y tambien:

Pues bien, la walking epidural o epidural móvil es la modalidad en la que se emplean dosis mínimas de anestésicos para conseguir dos objetivos fundamentales: la analgesia y la ausencia de bloqueo motor. Y sí, evidentemente esta modalidad es una opción más a elegir que no va a excluir en absoluto a la epidural convencional, pero que sí va orientada a todas esas mujeres que demandan más participación y autonomía en el parto. Además, los objetivos de esta modalidad están claros. Se trata de conseguir un efecto analgésico eficaz y preservar la movilidad de la madre proporcionándole una mayor autonomía y más participación en el parto.

Se administra igual que la anestesia epidural normal, mediante un fármaco anestésico que se 
introduce por medio de una aguja especial en el espacio que existe entre dos vértebras de la región lumbar. A través de esa aguja se pone el catéter por el que se va suministrando la anestesia. La única diferencia, como veíamos, es que la dosis es menor, por eso permite a la mujer seguir andando. 
 

¿Cuáles son las principales ventajas de la “walking” epidural?


- Las contracciones son menos dolorosas, pero más intensas y eficaces

- Disminuye el tiempo de dilatación al poder seguir de pie

- Disminuye la probabilidad de necesitar instrumentación en el parto

- Se reduce la necesidad de sondajes urinarios

- Se produce una mayor satisfacción materna

Y sí, está claro que dentro de la tendencia creciente a la humanización del parto, la “walking” epidural, la epidural móvil o la epidural ambulante ha supuesto un gran avance en el ámbito de la analgesia obstétrica, una técnica segura que permite un parto natural con el mínimo dolor y en el que, además, la mujer puede participar de manera totalmente activa en todas sus fases y adoptando distintas posturas.
 

¿Y los inconvenientes de esta modalidad?


Probablemente una de las peores inconveniencias a la hora de elegir “walking” epidural es que no la ofrecen en todos los hospitales debido a que requiere de personal adicional especialmente capacitado. Los hospitales que, por ejemplo, sí ofrecen estas anestesias han establecido unos procedimientos para garantizar que el movimiento de las piernas de la mujer es seguro tanto para ella como para su bebé.

Además, es mejor para partos cortos, ya que su efectos solo dura varias horas. 

¿Y vosotras? ¿Elegís la “walking” epidural para vuestro parto?


Fuentes:

 

Fecha de actualización: 19-09-2020

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.