×
  • Buscar
Publicidad

Parto con anestesia general

Parto con anestesia general

Un embarazo sin quejas no suele ser lo más habitual y un parto sin ellas tampoco, pero lo cierto es que en algunos casos en vez de dar a luz de forma natural se lleva a cabo la cesárea que, aunque rara vez, a veces precisa de anestesia general. Pero ¿qué es la cesárea?, ¿qué tipos hay?, ¿cuál es la función del anestesista?, ¿cuándo se pone anestesia general? En este artículo te contamos todo lo que necesitas saber sobre este tema.

Publicidad

No te puedes perder ...

Parto con bolsa sin romper

Parto con bolsa sin romper

Los partos en los que no se rompe la bolsa amniótica son acontecimientos extraordinarios. Son el fruto de partos fáciles en los que el bebé no ha sentido sufrimiento alguno. ¿Quieres saber por qué se suele romper la bolsa? ¿Cómo es un parto con la bolsa sin romper?... ¡Tendrás que seguir leyendo!

Y tambien:

La mayoría de las mujeres tiene algún grado de dolor durante el parto. Algunas lo consideran como una parte más del proceso natural de este y no desean tratamientos con medicamentos para aliviarlo. Será en estos casos en los que se podrán utilizar técnicas de relajación, respiración y masajes con ayuda del acompañante y música suave. Podrán ayudar también el agua caliente, el calor local o caminar y adoptar una postura que proporcione a la mujer embarazada un confort mayor. Hay que recordar, no obstante, que en cualquier momento la mujer podrá solicitar la analgesia epidural y será el anestesista quien valore junto a ella y los profesionales que atienden el parto su conveniencia o no según los antecedentes de esta o según el estado del parto.

Otras mujeres, sin embargo, quieren evitar el dolor desde el principio y desearán y pedirán la analgesia epidural. La analgesia epidural es un método eficaz y seguro para aliviar el dolor en la gran mayoría de las ocasiones. La aplicación de esta conlleva a administrar sueros por vía intravenosa, motorización continua fetal y sondaje vesical intermitente. La madre permanecerá sentada o tumbada. Hay que tener en cuenta también, sea el caso que sea, que la madre previamente informada será la que tome finalmente la decisión.

Empujar con la epidural, por ejemplo, puede afectar a la conciencia de cuándo empujar. En este caso la comadrona comprobará primero que el bebé está bien y puede incluso que decida esperar un poco para que se pase ligeramente el efecto de esta de modo que una pueda sentir cómo y cuándo empujar. También es posible que la comadrona palpe la parte superior del útero para saber cuándo comienza una contracción y guiar a la madre para que empuje.

Pero ¿en qué consiste la analgesia epidural?

Es la introducción de un catéter (tubo muy fino) en el espacio epidural, por la espalda, a la altura de la zona lumbar. Por dicho catéter se introducirán los analgésicos que adormecen la parte inferior del cuerpo y logran el alivio de las contracciones del parto mientras la madre está despierta. Antes de realizarla, eso sí, es imprescindible coger una vía venosa para administrar los sueros necesarios. La analgesia epidural se asocia a una prolongación del último periodo del parto (que es la fase del expulsivo), a una mayor probabilidad de parto instrumental.

¿Cuándo se puede poner?

La analgesia epidural solamente se podrá poner cuando la mujer embarazada que se ponga de parto lo acepte y no existan tampoco impedimentos para su realización como puede ser la infección general o en el sitio de la punción, las alteraciones de la coagulación de la sangre, un parto muy avanzado y las enfermedades o situaciones médicas que la desaconsejen. En este caso será por tanto el anestesista el médico encargado de realizarla y también, por supuesto, de controlarla, y quien elegirá el tipo y los medicamentos a utilizar dependiendo siempre de las características de cada mujer en particular, pero pensando siempre también en la seguridad de ambos (madre e hijo).

Sin embargo, hay otros casos en los que el parto ha de hacerse por cesárea, que a veces requiere de anestesia general, aunque esto sucede, como ya veíamos, muy pocas veces, pero ¿qué es la cesárea? ¿En qué consiste?

Una cesárea es el parto del bebé mediante un corte en el abdomen. Hay cesáreas de diferentes tipos: las cesáreas de emergencia y las cesáreas planificadas. Los médicos determinan la urgencia mediante un esquema de grados. Una cesárea de grado 1, por ejemplo, es la que se lleva a cabo si existe peligro inminente para la vida de la madre o para la del bebé, y la cesárea de tipo 2 la que se realiza cuando se tiene alguna preocupación sobre el bienestar de la madre o del bebé.

Eso sí, antes de realizar la cesárea (sea el tipo que sea), el médico va a necesitar el consentimiento previo de la madre. El profesional de la salud será quien deba explicar a la madre el por qué se ha propuesto dicho procedimiento en caso de que esta (la cesárea) no haya sido previamente programada, y también cuáles son los beneficios y riesgos implicados en esta operación. Además, hay que tener en cuenta también que toda mujer debería tener tiempo suficiente para decidir si desea realmente o no la cesárea, aunque en el caso de la de emergencia, el tiempo para decidirse normalmente suele ser bastante limitado. También existe, por parte de la madre, el derecho a negarse a una cesárea aun corriendo peligro su vida y/o la del bebé.

Antes de la operación de la cesárea se presenta a un anestesista, que será quien se asegurará de que la mujer no sienta dolor durante la operación y también quien controle el dolor después. La gran mayoría de las mujeres va a permanecer despierta durante la cesárea. Será simplemente una inyección de medicamentos en el fluido de la médula en la espalda (bloqueo espinal) lo que va a adormecer la sensación de dolor o, en el caso de que se haya estado utilizando una epidural como analgésico durante el parto, se podrá utilizar también, por tanto, durante la operación. Tras administrar el anestésico, el anestesista deberá comprobar que funciona correctamente. Normalmente no se necesita anestesia general, pero ¿y en los casos en que esta sí se necesite?

La anestesia general

La mayoría de las cesáreas se llevan a cabo con anestesia local, aunque es cierto que a veces sí se necesita la anestesia general para dormir a la madre. Esto puede deberse, por ejemplo, a que falle la anestesia local, a problemas de coágulos en la madre, a una infección en el torrente sanguíneo de la madre o a diversos malestares en el feto.

¿Cómo deberá ser el procedimiento con anestesia general?

Se tomarán precauciones para reducir el riesgo para la madre y el bebé. Se suministrará una bebida de citrato sódico a la madre para reducir la acidez estomacal y, a menudo, se inserta también un catéter en la vejiga y se aplica un antiséptico al abdomen antes de dormir a la madre para reducir la exposición del bebé a la anestesia. Mientras la madre se duerme, se sostiene una máscara de oxígeno sobre su nariz y también sobre su boca, y se aplica presión a parte del cuello para reducir el riesgo de reflujo de comida o ácido desde el estómago hacia el esófago, el cual podría entrar en los pulmones.

En algunas ocasiones esto podría parecer alarmante, pero la mujer suele dormirse en treinta segundos, y una vez dormida el anestesista inserta un tubo en la boca hasta la garganta para que el oxígeno alcance fácilmente los pulmones. Lo único que puede pasar es que una tenga la garganta algo irritada al despertarse. Durante la operación el anestesista cuida de la madre, y le administra analgésicos y medicamentos antináuseas cuando hace falta. La comadrona mientras tanto cuida del bebé, y dependiendo del procedimiento hospitalario la pareja podrá o no estar presente durante el parto.

¿Qué pasa tras la operación?

El procedimiento dura una hora más o menos. La madre se despierta en torno a cinco o diez minutos después de la operación, y se mantiene al bebé con la madre todo el tiempo a menos que este precise de alguna serie de cuidados especiales. Dado que la anestesia general no aporta alivio del dolor localizado es normal también que se necesiten analgésicos después. Se administrarán, por tanto, pastillas de forma regular, y puede que incluso algunos medicamentos derivados de la morfina durante un día o dos.


Fuentes:

SaludMadrid, Comunidad de Madrid

Blott, Maggie (2015), Tu embarazo día a día, Barcelona, Ed. Planeta.

Fecha de actualización: 10-01-2020

Redacción: Ana Ruiz

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.