• Buscar
Publicidad

Precauciones después de un legrado

Precauciones después de un legrado

El legrado es una intervención sencilla que se suele realizar después de un aborto espontáneo (entre otros casos). ¿En qué consiste? ¿Cuándo está indicada? ¿Qué precauciones tengo que tomar después? Descubre estas y muchas otras respuestas en nuestro artículo.

Publicidad

Índice

 

¿En qué consiste el legrado?


En medicina, el legrado es un procedimiento quirúrgico en el que se rapan algunos tejidos, normalmente el endometrio (la membrana que recubre el útero). Normalmente se realiza tras un aborto espontáneo, aunque también puede que sea necesario después del parto.

A pesar de que sea una intervención quirúrgica normalmente se hace de forma ambulatoria y no requiere de hospitalización. Suele ser un procedimiento sencillo que no dura más de 30 minutos, pero que requiere anestesia (o local o general).

Para realizar un legrado se debe dilatar el canal cervical (normalmente con un espéculo). Posteriormente se introduce un instrumento llamado legra con el que raspará el revestimiento del útero para “limpiar” los tejidos que puedan quedar en él. Después de esto se recomienda guardar 24 horas de reposo. También puede ser una prueba diagnóstica en otras enfermedades y realizarse en huesos, por ejemplo.

 

¿En qué casos entonces se realiza un legrado?


- Abortos terapéuticos y provocados: durante el primer trimestre el embarazo puede ser interrumpido por diversas razones, por voluntad de la madre, porque el feto no es viable o por peligro de salud de la madre.

Aborto espontáneo: se realiza en el caso de que no haya dado un aborto completo y quedan restos. Esto solo puede darse durante el primer trimestre, en una gestación más avanzada necesitarán métodos más agresivos.

- Para sacar un DIU: este método anticonceptivo (dispositivo intrauterino) puede quedarse atrapado en las paredes del endometrio. En el caso de que esto ocurra, no se podrá extraerlo de manera natural y se procederá a un raspado del tejido que lo tiene atrapado.

- Como prueba diagnóstica de cáncer de endometrio: analizando los tejidos extraídos pueden detectar una malignidad en el endometrio. No es muy común, pero puede ocurrir en mujeres que llegan a la menopausia.

- Tratamiento de pólipos y miomas endometriales: aunque no suelen ser malignos pueden causar problemas de fertilidad o, incluso causar abortos. Se realiza el legrado como solución a estos problemas.

- Menstruación irregular o muy abundante: en estos casos los médicos pueden recomendar un legrado para detectar si hay signos de malignidad en el endometrio y esto ser la causa de los sangrados excesivos o la menstruación irregular.
 

¿Qué hacer y qué no hacer después de un legrado?

 

- No se recomienda tener relaciones sexuales por lo menos hasta 10 o 14 días después del legrado.

- Tendrás que usar métodos anticonceptivos porque, aunque puedas tener sangrados durante dos semanas posteriores al legrado, la ovulación ha podido producirse antes.

- Si tu legrado se ha debido a un aborto, es normal que tengas sentimientos que no sabes cómo abordarlos. Muchas mujeres sufren un gran impacto emocional tras un aborto, si ves que no superas esto lo mejor es que pidas ayuda a un profesional.

- A pesar del sangrado no se recomienda la utilización de tampones, en el lugar de esto se utilizarán toallas sanitarias.

Articulo relacionado: Consecuencias de un aborto

- Tampoco se recomiendan los baños, lo adecuado después de un legrado es la ducha.

- Las duchas vaginales tampoco es algo que se deba utilizar tras un legrado.

- No se deberá realizar ejercicio físico intenso.
 

¿Qué síntomas deben preocuparme después de un legrado?


Existen síntomas que deben preocupar a una mujer y por los que se tiene que acudir a tu centro médico de inmediato. Estos síntomas son:

- fiebre

- calambres

- cólicos intensos

- flujo vaginal con muy mal olor

- sangrados abundantes con coágulos

- mareos

Normalmente después de un legrado el médico realizará algún control, normalmente en los siguientes 15 días. Así se comprobará que el legrado se ha hecho bien y que no quedan residuos.

 

¿Me puedo volver a quedar embarazada después de un legrado?

 

Estudios médicos vislumbran que no existen efectos negativos sobre la fertilidad después de un legrado. Esto es debido a que este no es un procedimiento muy agresivo, por lo que las posibilidades de quedarte embarazada siguen siendo las mismas.

En cambio, si el aborto se ha producido por alguna enfermedad, deberás tenerla en cuenta y acudir a un especialista. Una enfermedad sí que podría aumentar los riesgos de sufrir otro aborto (depende de la enfermedad).

Para volver a quedarte embarazada, se debe esperar al menos 3 meses (90 días) antes de buscar un nuevo embarazo. La menstruación debe haber vuelvo de forma natural, sin complicaciones y haber realizado los ciclos menstruales enteros.

Lo más importante es que te sientas preparada para volver a intentarlo, ya que el impacto del aborto ha sido fuerte. Tendrás que darte el tiempo necesario para superarlo.

 

¿Qué riesgos tiene un legrado?

 

Este procedimiento raras veces tiene complicaciones, aunque si pueden suceder problemas a raiz de ellos.

Punción en el útero: una varilla de curetaje llega a perforar el útero. Esto era algo que sucedía con frecuencia hace bastantes años, cuando no había cámaras que permitiesen ver el interior del útero. Hoy en día esto casi no se suele dar debido a las nuevas tecnologías surgidas. Para solucionar esto se tiene que recurrir a la cirugía, en la que en el peor de los casos había que extraer el útero.

Oclusión del útero por cicatrización: después del legrado las superficies uterinas tienen que cicatrizar, en ocasiones estas contactan entre sí y cicatrizan pegadas. De esta forma las paredes del útero colapsan y no permiten que se desarrolle un embarazo. Esto causa esterilidad permanente.

Desgarro del cuello uterino: esto sucede en el momento del legrado y se puede corregir suturando en el momento si es pequeño, o con una intervención si es más complicado.

Infección: al introducir los instrumentos quirúrgicos necesarios para el legrado no están esterilizados o dejan pasar algún germen o bacteria hacia el interior puede darse una infección. La infección puede darse también por los propios microbios de la vagina de la mujer si se traspasan al interior del útero. Se trata con antibiótico.

Abandonar tejido en el interior del útero: si no se extrae todo el tejido puede pudrirse y ser un foco de infección futuro. Esto es especialmente grave si la causa del legrado es un aborto.

Hemorragia: es raro que sea grave ya que en el útero no hay arterias grandes, pero hay que vigilar los sangrados durante y después de un legrado.


Te puede interesar:

"¿cómo sacar la cuenta de un embarazo?" es una de las primeras preguntas que se hace una mujer al quedar embarazada. Y la respuesta es muy sencilla! Se puede calcular la fecha probable de parto y el periodo de gestación sumando 280 días al primer día de la última regla.

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×