×
  • Buscar
Publicidad

Efluvio telógeno en mujeres

Efluvio telógeno en mujeres

Estas dos palabrejas tan raras no significan otra cosa que “caída transitoria del cabello” debido a causas tan diversas como el estrés, enfermedades como el hipotiroidismo, el posparto o una dieta insuficiente en determinados nutrientes. Lo bueno es que, al contrario de la alopecia, es posible recuperar todos los cabellos perdidos.

Publicidad

Índice

 

Causas del efluvio telógeno


Cuando hay un efluvio telógeno en medicina se produce la inactividad de los folículos pilosos que se mueren y se caen. Lo normal es una persona sana es que solo un 10% de los folículos se encuentren en fase telógena, mientras que el 90% restante está en fase de crecimiento. Pero si esos porcentajes se alteran, el cabello se vuelve más frágil y quebradizo y el número de pelos que se caen al día aumenta considerablemente.

Existen muchas causas que provocan esta pérdida transitoria de pelo:

- Ingesta de algunos medicamentos

- Hipertiroidismo o hipotiroidismo: al ser desequilibrios orgánicos, afectan a la actividad de los folículos

No te puedes perder ...

Y tambien:

- Posparto: los cambios hormonales sufridos tras dar a luz tienen un gran impacto en el organismo, lo que puede derivar en una pérdida de cabello

- Los traumas o impactos emocionales, como la pérdida de un ser querido

- Enfermedades crónicas

- Estrés o situaciones de ansiedad y nerviosismo

- Infecciones

- Seguir una dieta estricta y pobre en nutrientes o un cambio repentino en la rutina alimentaria puede hacer que los folículos cesen su actividad

Lo más importante de este cuadro es que es reversible y su pronóstico capilar es excelente. Nunca conduce a una calvicie o alopecia por sí sola.
 

¿Cómo se realiza el diagnóstico del efluvio?


Para diagnosticar correctamente este trastorno hace falta el estudio clínico de la paciente mediante interrogatorio  médico y exploración y realizar una tricoscopia digital. Además, se puede realizar un “pull-test” para valorar la calidad de cabello tirando de él con suavidad.

También se harán análisis completos para comprobar los niveles de tiroides, hierro, oligoelementos y vitaminas.
 

¿Cuál es el tratamiento a seguir?


La solución en todos los casos pasa por lo mismo: terminar con la causa que nos ha llevado a esa situación telogénica. Acabar con el estrés, superar la situación traumática, sobrellevar la enfermedad, dejar los medicamentos que provocaban la pérdida de cabello, etc.

En el caso del posparto, lo habitual es unos meses después de dar a luz se empiece a recuperar el cabello perdido. Es importante, para eso, que la mujer esté lo más descansada posible y lleve una dieta equilibrada y sana.

La caída se frenará progresivamente y cada vez se caerá menos pelo. Después comenzará una fase de recrecimiento con pelo fino corto que, poco a poco, se engrosará hasta recuperar la longitud y el tallo habitual. Todo este proceso es muy lento y puede durar más de un año, por lo que no hay que alarmarse.

Solo hace falta un tratamiento específico cuando la causa va a estar mucho tiempo presente o no se puede tratar adecuadamente.

Se recomienda el lavado frecuente del cabello, 3 o 4 veces por semana para eliminar el pelo maduro; y recurrir a los suplementos vitamínicos y nutricionales. A veces también es beneficioso el uso de lociones o serums que fortalezcan el cabello y regulen el ciclo capilar.

En ocasiones se recurre a medicamentos con melatonina que ayuda a regular el ciclo capilar reactivando los mecanismos que estabilizan el crecimiento del pelo.

Otra opción es el plasma rico en plaquetas que consiste en la extracción de sangre al paciente que, después, se estimula para que liberen los factores de crecimiento naturales. Estos factores se aplican en el cuero cabelludo mediante microinyecciones con anestesia local para reactivar el crecimiento capilar.

Existen también tratamientos naturales que estimulan el crecimiento del pelo y evitan su caída, como el té verde, que puedes aplicar sobre el cabello y dejar actuar una hora. O el jugo de cebolla, que tiene altos niveles de azufre que mejora la circulación de la sangre hacia los folículos pilosos impidiendo la caída del pelo. Extrae el jugo de una cebolla para aplicarlo sobre el cuero cabelludo dejándolo actuar durante media hora.

Por último, en tu alimentación no pueden faltar una serie de nutrientes como proteínas, vitaminas y minerales que ayuden a tener un cabello sano y fuerte. Se aconseja consumir frutos secos ricos en ácidos grasos esenciales omega-3 y omega-6, vitamina B, vitamina E, magnesio, zinc; huevos, fuente importante de vitamina D, proteínas y biotina; pescados azules y grasos que aportan proteínas, vitamina D, grasas omega-3 ; y verduras de hoja verde o legumbres ricas en hierro y zinc.


Fuentes:

Baldari M, Montinari M, Guarrera M, Rebora A. Trichodynia is a distinguishing symptom of telogen effluvium. J Eur Acad Dermatol Venereol. 2009;23(6):733-734. doi:10.1111/j.1468-3083.2009.03201.x.

Fecha de actualización: 09-07-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.