¿Qué puede comer una embarazada con azúcar alta?

¿Qué puede comer una embarazada con azúcar alta?
comparte

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que solo se desarrolla durante el embarazo y es considerada una de las patologías más comunes en esta etapa de la vida. Pero, por cuestiones genéticas, el porcentaje es aún mayor.

La consecuencia de la diabetes gestacional es que aumenta la glucosa en sangre (glucemia), sobretodo después de las comidas, y el feto crece demasiado. 

 

Este tipo de diabetes no presenta ningún síntoma, y por ello es por lo que a casi todas las mujeres embarazadas se les realiza la prueba de la tolerancia a la glucosa entre las 24 y las 28 semanas de embarazo para determinarlo.

 

Si la diabetes gestacional no se trata adecuadamente puede tener consecuencias serias a corto y a largo plazo para el bebé y la mamá.

 

Alimentación de la embarazada con azúcar alta

 

Para poder mantener los niveles de glucosa en la sangre bajo control es aconsejable que se sigan algunas pautas durante el embarazo, como, por ejemplo: 

 

-Seguir una dieta equilibrada y variada. De esta manera, el azúcar en la sangre permanecerá más estable si la comida se distribuye de manera equilibrada a lo largo del día y de forma consistente de un día a otro. 

 

 -Tomar un buen desayuno. Los niveles de azúcar en la sangre generalmente están más descompensados por la mañana. Para mantener los niveles en un grado aceptable, es recomendable limitar los hidratos de carbono (pan, cereales, fruta y leche) y aumentar la ingesta de proteína. 

 

-Incluir comidas con mucha fibra. Las frutas, los vegetales, el pan integral, los cereales y las legumbres son fundamentales. Estos alimentos se absorben de forma más lenta que los hidratos de carbono simples como la harina blanca o el azúcar, y ayudarán a que los niveles de azúcar en sangre no se eleven demasiado rápido después de las comidas. 

 

 -Evitar el consumo de azúcares simples y alimentos de alto índice glucémico. La bollería industrial, el chocolate, la miel, los zumos, los refrescos y las golosinas son un tipo de comidas que elevan rápidamente el nivel de azúcar en la sangre.

 

-Hacer ejercicio. Los estudios también muestran que el ejercicio moderado ayuda al cuerpo a procesar la glucosa y hace que los niveles de azúcar en la sangre estén en su nivel adecuado.

  

-Respetar los horarios de las comidas. Con el fin de que los niveles de glucosa en sangre sean lo más equilibrados posible es muy conveniente el reparto de comidas a lo largo del día.

Se deberán realizar cinco o seis comidas al día adaptándolas al horario habitual, pero manteniendo entre ellas un intervalo de 2.5 a 3.5 horas; y no deben pasar más de ocho horas desde la última comida antes de ir a dormir y el desayuno del día siguiente.

 

-Disminuir el consumo de sal. Los expertos recomiendan consumir diariamente 5 g de sal, pero en muchos países se triplica esa cantidad. 

 

Cómo la azúcar alta puede afectar al bebé y a la mujer embarazada

 

Los niveles altos de glucosa en sangre antes del embarazo y durante este, pueden aumentar la probabilidad de que el bebé presente algunos problemas, como nacer de forma prematura, tener exceso de peso, problemas respiratorios o presentar un nivel bajo de glucosa en sangre inmediatamente después de nacer.

 

Suplementos de vitaminas y minerales

 

Muchas mujeres embarazadas necesitan suplementos porque sus dietas no aportan suficiente cantidad de las siguientes vitaminas y minerales:

 

-Hierro: para ayudar a producir sangre adicional para el embarazo y para el suministro de hierro del bebé.

-Ácido fólico: para prevenir defectos de nacimiento en el cerebro y en la médula espinal.

-Calcio: para desarrollar huesos fuertes.

 

El ácido fólico es una vitamina importante para tomar antes y después de quedar embarazada, a fin de proteger la salud del bebé. Se deberá comenzar a tomar un suplemento de ácido fólico, al menos un mes antes de quedar embarazada.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×