• Buscar
Publicidad

¿Puede una embarazada comer jamón serrano? A partir de ahora, sí

¿Puede una embarazada comer jamón serrano? A partir de ahora, sí

Hasta ahora, a todas aquellas embarazadas que no hubieran pasado la toxoplasmosis se les prohibía comer todo tipo de embutidos crudos, incluido el jamón serrano, para evitar contraer este parásito. Pero diversos estudios demuestran que el proceso de curación de un jamón ibérico mata el toxoplasma gondii, por lo que su consumo está permitido en la gestación.

Publicidad

Índice

 

Toxoplasmosis en el embarazo

La toxoplasmosis es una enfermedad que si se contrae normalmente, no produce graves síntomas, a veces incluso pasa desapercibida como un resfriado normal. Sin embargo, durante el embarazo es muy grave su contagio ya que puede provocar malformaciones congénitas graves en el feto, abortos espontáneos o partos prematuros.

El parásito que causa esta enfermedad, el toxoplasma gondii, se puede contraer al comer carne cruda contaminada, verduras o frutas infectadas sin lavar, tierra contaminada, etc. Por eso, a las embarazadas que no han pasado la toxoplasmosis se les recomienda no comer carne cruda (ni siquiera embutido) y lavar bien las frutas y verduras que se coman sin cocinar.
 

¿Se puede o no comer jamón serrano en la gestación?

Dentro de los embutidos prohibidos, hasta ahora, estaba el jamón serrano. Sin embargo, diversos estudios hechos en los últimos años revelan que el proceso de curación que pasa cualquier jamón ibérico mata este parásito, por lo que no tiene riesgo en el embarazo.

Así, un estudio de la Universidad de Zaragoza analizó la presencia de este parásito en unos jamones curados. Primero, seleccionaron cerdos naturalmente infectados en los que el parásito estaba presente en el jamón fresco. Después de un proceso de curación de entre 7 y 14 meses los volvieron a analizar, viendo que no se encontraba ya ningún rastro del parásito, por lo que se deduce que el proceso de curación lo había eliminado.

Otro estudio elaborado por el Centro Tecnológico Andaluz del Sector Cárnico (Teica) demuestra que el jamón ibérico curado, debido precisamente a su largo proceso de curación, no puede portar el parásito ‘Toxoplasma gondii’. Por lo tanto, puede ser consumido por las embarazadas sin riesgo para el feto.

Teica ha firmado un acuerdo marco de colaboración científica y técnica con la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) para dar a conocer los resultados de sus investigaciones entre los profesionales de toda España y elaborar un protocolo de información a las mujeres sobre el consumo de jamón durante el embarazo.

Eso sí, solo se puede consumir jamón serrano con un largo proceso de curación. Por eso, si no estás segura del proceso de curación del jamón que compras y te da miedo si puede tener toxoplasmosis o no, lo mejor es que congeles el jamón unas 48 horas a -20 grados para asegurarte de que matas el toxoplasma.

Si en la etiqueta del jamón pone el tiempo de curación y es largo, como ocurre con los jamones ibéricos, puedes consumirlo sin miedo.

También puedes comer jamón y otros productos similares si ya has pasado la toxoplasmosis y tienes anticuerpos de la enfermedad, ya que te protegerán de contraerla de nuevo.


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×