×
  • Buscar
Publicidad

Los beneficios del cobre en el embarazo

Los beneficios del cobre en el embarazo

Durante el embarazo y en el periodo de lactancia, los huesos de las mujeres pierden densidad ósea debido al gran aporte de calcio que la mujer debe realizar para el desarrollo del bebé. Este hecho puede llevar aparejado consecuencias de la osteoporosis como las fracturas óseas o el aplastamiento vertebral. La falta de calcio y de minerales en la dieta es una de las principales causas de este tipo de lesiones.

Publicidad

Indice

 

Papel del cobre en la nutrición humana

El cobre es un mineral esencial para el cuerpo humano. Asegura el normal funcionamiento del cerebro, del sistema nervioso y del sistema cardiovascular, y además transporta el hierro, ayuda al crecimiento de los huesos y fortalece el sistema inmunitario. Una dieta rica en cobre puede ayudar a prevenir los efectos de la osteoporosis, así como de otro tipo de enfermedades como la anemia, que afecta seriamente a las mujeres después del embarazo. Es además especialmente importante en el tercer trimestre cuando el bebé almacena grandes reservas de este mineral que necesitará después de nacer, hasta la alimentación complementaria, pues la leche materna es baja en cobre.

No te puedes perder ...

Complicaciones en el embarazo y la tiroides

Complicaciones en el embarazo y la tiroides

¿Problemas de tiroides? Los cambios hormonales y ciertas enfermedades pueden dar lugar a desórdenes de la glándula tiroidea en el embarazo, que provocan graves complicaciones tanto para la madre como para el feto si no se lleva un control adecuado

Y tambien:

Según diversos estudios, alrededor del 30% de las dietas occidentales son deficientes en cobre, lo cual es perjudicial para nuestro sistema óseo. Seguir una dieta rica en cobre no es difícil, ya que este mineral se encuentra en el agua potable y en numerosos alimentos que consumimos a diario.

 

Enfermedades relacionadas con la carencia de cobre

Los problemas óseos no son los únicos que pueden surgir ante la falta de cobre. La anemia (enfermedad muy común entre las mujeres que acaban de dar a luz), neutropenia (reducción del recuento de neutrófilos en los leucocitos) o cambios anatómicos perjudiciales para la salud como la degeneración muscular o la artrosis.

La falta de cobre perjudica asimismo la metabolización del colesterol: un déficit de este mineral incrementa los niveles de LDL (el colesterol malo) y reduce los niveles de HDL (el colesterol bueno).

Los niveles bajos de cobre también conllevan efectos negativos en el proceso de metabolización de la glucosa y en la circulación sanguínea.

Otro de los problemas relacionados con el déficit de cobre en el organismo es la enfermedad de Menkes, un trastorno hereditario del metabolismo del cobre que produce una falta de este mineral en el organismo, ocasionando finalmente un daño irreversible. El problema radica en el defecto de uno de los genes encargados de transportar cobre, que impide que las células del intestino dispongan del cobre necesario para el funcionamiento correcto del cuerpo.
 

¿Cómo comer cobre?

Entre las fuentes ricas en cobre encontramos el chocolate, los cereales, las legumbres, el marisco, las nueces o el hígado.

Siguiendo una dieta equilibrada con este tipo de alimentos, siempre reduciremos el riesgo de sufrir problemas óseos o fracturas.

La Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta de cobre de 1,3-1,5 miligramos al día para adultos y también establece que una ingesta diaria de cobre de entre 1 y 11 mg, es segura para las personas adultas. La ingesta real de cobre oscila entre 0,6 y 2 mg al día, lo que sugiere que una deficiencia de cobre en la dieta habitual puede resultar preocupante para la salud, especialmente durante el embarazo.


Fuentes:

CEDIC (Centro Español de Información del Cobre)

OMS (Organización Mundial de la Salud)

Fecha de actualización: 03-06-2020

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.